El control de un automóvil que recorre las pistas de carreras a velocidades que alcanzan cientos de kilómetros por hora, sin duda son mérito de todo un equipo que está detrás de esta destreza. Sin embargo la tecnología cada vez juega un papel importante para adecuar y afinar detalles que difícilmente podría realizar el humano sin su ayuda.

Esta oportunidad de desarrollo ha llevado a tecnológicas como TIBCO a profundizar en estas necesidades ya que cuenta proporciona una base de análisis avanzado, ayudando al equipo a identificar anomalías, tomar decisiones más rápidas y explotar todo el potencial de sus automóviles.

TAMBIÉN LEE: Data para personalizar tratamientos anticáncer

En entrevista con Forbes México, Alejandro Couce, director general para Latinoamérica y El Caribe de TIBCO, señala cómo tanto el combustible que ocupa un automóvil como los microsegundos de tiempo en una carrera, se han convertido en data importante para que una escudería pueda para ganar en un evento como la Fórmula 1.

“La cantidad de ingenieros de datos, de tecnología para poner a un carro a 30o kms por hora es inmenso. Así como ocurre con cualquier otra industria, así como quien tiene el mejor manejo de datos es quién puede lograr una diferencia y eso fue lo que entendió Mercedes que ahora ya no solo es piloto y carro, sino ahora es piloto, carro y datos”, señala Couce.

A través de esta tecnología el equipo de Mercedes-AMG Petronas Motorsport ha ejecutado millones de simulaciones de carrera con plataformas como la de TIBCO, examinando diferentes variables para evaluar los resultados de cambios menores.

Con esta solución permite al equipo un acceso fácil y sin problemas a varios tipos de datos y visualizaciones avanzadas, mientras que los análisis de transmisión en tiempo real de la tecnológica ofrecen visibilidad instantánea de las métricas durante las fases críticas, además de notificaciones instantáneas de amenazas.

“Imagínate ver que de un carro provienen 400 sensores, de 50,000 canales, 250 gigas de datos transmitidos desde los dos carros que tiene Mercedes que son conducidos por Lewis Hamilton y Valtteri Bottas, con redes wireless, por supuesto, en esto no ves ningún cable. Cuando el coche está en la pista a 13.5 ghz es como si pudieras pintar toda esa información como una nube, que va de la pista al equipo de Fórmula 1 que está monitoreando absolutamente todo lo que está pasando con el carro, lo que está pasando fuera del carro, con el piloto, pero también lo que pasa con sus competidores”, dice el directivo.

2019 Australian Grand Prix, Saturday – Wolfgang Wilhelm

Intervención de los datos para la carrera

Al permitir decisiones más rápidas y ayudar a explotar todo el potencial tanto del automóvil como del conductor, la tecnología proporciona una ventaja competitiva, aprovechando ideas únicas y tomando decisiones críticas que mejoran todos los aspectos de la operación.

Los equipo de F1, como los de Mercedes-AMG Petronas Motorsport, invierten en tecnologías que van desde simuladores que imitan la experiencia que se tiene en una pista real y maximizan los beneficios del tiempo de prueba limitado en las pistas.

“Ayudamos  en el antes y durante y después de la carrera. En el antes hay una etapa de planificación de entender justamente a través de los datos recogidos de las carreras previas, cómo mejorar y trabajar con el carro según las circunstancias. Sabemos que en esta carrera, en la de México, la altura juega un papel fundamental y los carros reaccionan de manera muy diferente”, señal.

El directivo dice que todo este tipo de información va cambiando según la región, el clima, la temperatura, ya que este tipo de características hacen que cada carrera sea diferente al momento de trabajar en los autos.

“Durante la carrera es en donde está el mayor juego, porque tienes que conocer todo pero en tiempo real. Entonces todos los 400 sensores que están trasmitiendo información a través de 50,000 canales, el primer trabajo que hay que hacer es que cuando llega toda esta información es ponerlos a hablar entre ellos, comunicarse, y llega a un a gran bolsa de datos que hay que virtualizarla para que todo hable con todo y se pueda visualizar“, detalla.

Y el caso de las preguntas que se hacen al momento en el que se conduce un vehículo, sin dudad un instante de milisegundos en donde el piloto no tiene tiempo u oportunidad de formular siquiera un planteamiento, Couce señala que también es con base en códigos.

“Por ejemplo en el caso del piloto cuando pregunta cuándo tiene que parar para cambiar neumáticos o abastecer de combustible. Estas respuestas son importantes porque definen el sentido de la carrera, pero más interesante es cuando el piloto pregunta cuándo va a tener oportunidad de pasar a su competidor. La respuesta en ese caso tiene que llegar casi en formato de comando diciéndole que la oportunidad que tiene de pasar a su contrincante que tiene a 2.3 segundos por delante, va a ser en la vuelta 35 en la curva 14 con una trayectoria izquierda a derecha frenando a 30 centimetros ante la curva. Ahí es donde ya estamos haciendo Predictive Analytics“, dice.

 

Siguientes artículos

Exclusiva Forbes | Motorola, de los números rojos al regreso de una tecnológica rentable
Por

Fabio Oliveira, director General de Motorola, platicó con Forbes sobre cómo con una atinada estrategia de negocios, la t...