[toggle title=””]…[/toggle]Tras el daño que provocó a su imagen la crisis del 2008 debido a la gran exposición que tenía al sector financiero, GE decidió enfocar sus esfuerzos en su ala industrial.

 

Por Halah Touryalai

 

PUBLICIDAD

Los bancos no son las únicas grandes empresas deshaciéndose de activos estos días. GE se está metiendo en esa dinámica al desprenderse de su negocio de tarjetas de crédito.

General Electric, el conglomerado con sede en Fairfield, Connecticut, comenzó el trámite para realizar una oferta pública inicial de su negocio de financiamiento al por menor norteamericano, y una posterior escisión paulatina del negocio.

La medida no fue inesperada. Los ejecutivos anunciaron que venderían la unidad desde noviembre de 2013, en un esfuerzo para reducir su negocio de financiamiento (GE Capital), en particular su segmento de crédito al consumo.

¿Qué está escindiendo exactamente GE? En su mayoría, tarjetas de crédito. La cartera tiene alrededor de 53,000 millones de dólares (mdd) en cuentas por cobrar, y las tarjetas de crédito de marca propia representan alrededor 36,000 mdd. Las soluciones de pago y su tarjeta de salud (que recientemente le ha dado problemas) conforman el resto.

La unidad, que vive dentro de GE Capital, también es muy rentable. El negocio de fianzas genera más 2,000 mdd al año para GE. El ingreso neto global de la compañía en 2013 fue de 13,000 millones.

Sin embargo, la compañía y su CEO Jeffrey R. Immelt han estado ocupados alejando a la empresa de la dependencia de su brazo financiero, y en su lugar están poniendo más esfuerzo en sus segmentos industriales como energía, petróleo y gas y transporte. La estrategia: reducir GE Capital para que represente el 30% de los ingresos, mientras que las áreas industriales se harán cargo del resto.

¿Por qué el cambio? GE Capital dañó a la compañía en 2008 gracias a su exposición a los mercados de crédito. La compañía, que era mejor conocida por la mayoría de la gente por sus aparatos eléctricos, repentinamente estaba dentro de la misma canasta que el resto de los grandes bancos de Wall Street, debido a sus tenencias de riesgo y emisión de papel comercial. Incluso fue nombrada institución financiera sistémicamente riesgosa por el Consejo de Supervisión de Estabilidad Financiera de Estados Unidos.

Sin embargo, la venta del negocio de retail no significa que la compañía abandone del todo el sector financiero. GE Capital todavía existe, pero se enfocará más en los préstamos especiales para clientes del mercado medio. Piensen en préstamos para adquirir y rentar aviones, financiamiento de equipos y  préstamos inmobiliarios comerciales.

Se espera que el negocio de financiamiento al por menor salga a bolsa a finales de este año con un nuevo nombre, Synchrony Financial. GE planea vender un 20% de ella para empezar.

 

Siguientes artículos

Airbnb: de la share economy a la lista de Forbes
Por

Tras una nueva ronda de financiamiento que está a punto de cerrarse, la valuación de la compañía pasará de los 2,500 mdd...