Los productos, las marcas y la publicidad deben reaccionar ya, antes que los 33 millones de mexicanos Gen Z los olviden por siempre.

 

 

Por BigFoot

PUBLICIDAD

 

La investigación de mercado y estrategia avanzada surge como un compromiso para innovar la industria en nuestro país. Es decir, el objetivo es dibujar, de acuerdo con el interés de cada cliente, el futuro de sus marcas a través de cruzar el marco generacional que define cualquier estrategia con base en las tendencias de consumo-creación-mindset de los mexicanos.

Para ser más claros, uno de los casos poco estudiados por el mercado es la poco sonada, pero importante, Generación Z, un segmento más joven cuya edad no pasa de los 20 años, lo que hace imprescindible comprender cómo llegar a esta generación de manera orgánica, y así lograr entenderla a fin de eliminar como a poco el foco en los Millennials y tomar en cuenta la nueva oleada de influenciadores.

 

¿Quiénes son?

A nivel global reciben el nombre de Generación Z por autores como Mark McCrindle y Emily Wolfinger. Ellos basan el cambio de nombre en la teoría generacional que sostiene que cada segmento puede abarcar no más de 15 años. Otros más, en el pragmatismo de la mercadotecnia, los llaman Late Millennials, buscando coincidencias provenientes del compartir un inicio de siglo y de milenio. Sin embargo, nuestras investigaciones dejan claro que en México los jóvenes de entre 5 y 20 años de edad vivieron acontecimientos drásticamente diferentes de los Millennials y hoy presentan muchas características totalmente opuestas a la generación que los antecede en estilo de vida, motivaciones, estéticas, ideología y formas de comunicación.

En nuestro país representan aproximadamente 33 millones de habitantes [datos del INEGI 2010], un número dominante que exige a las industrias prestar más atención a su comportamiento. Es decir, resulta imperativo conocerlos para desarrollar contenidos y campañas que les hablen directamente y, por consiguiente, capitalizar la oportunidad.

 

¿Cuáles son sus características?

Son consumistas, emprendedores, crudamente realistas, pragmáticos, los motivan los logros más que el camino o el viaje para llegar a ellos, gracias a la tecnología nada es imposible, reactivos, dinámicos y extremadamente sociales.

Estos jóvenes son parte de la primera generación que tiene un futuro menos prometedor que el de sus padres. Esta visión les da un pragmatismo característico que puede confundirse con cinismo, pero esta actitud los llevará a reaccionar y solucionar los problemas cuando lo necesiten.

El bono poblacional de la Gen Z nos indica que se encontrarán con pocas oportunidades para insertarse en el mundo laboral. Ante esta realidad prevemos que el emprendimiento de esta generación será mayor comparada con los Millennials.

A diferencia de los Millennials, quienes son idealistas, optimistas y quieren disfrutar del viaje: #YOLO (You Only Live Once), la Generación Z, con un legado de padres Generación X y un aprendizaje innato de superar niveles gracias a los videojuegos, aprenden a ir paso a paso y celebrar la satisfacción del logro: son reactivos y achievers.

Estamos en la transición generacional y aunque presentan diferencias con otras generaciones, algunas características continúan con una línea que pasa por todas: la evolutiva.

Esta generación integra nuevas formas de estructura de pensamiento. Las aptitudes cambian y esta transformación es un signo evolutivo. El autor Daniel H. Pink nos habla de una era conceptual –que ellos dominan–, donde el lenguaje visual impera, mientras que la habilidad verbal y escrita disminuyen considerablemente. No por nada el año pasado el diccionario Oxford concedió el título de palabra del año al término “selfie”. Estos cambios demuestran el impacto que tiene el mundo de la tecnología en la actividad humana, especialmente la imagen y la actividad social.

La imagen es la representación de este cambio en la comunicación. Redes sociales como Instagram, Vine o Snapchat son las que se encuentran al alza por ser una herramienta ideal para esta generación. Encontramos que es el lenguaje de nuestro tiempo: universal, incluyente y comunicador de conceptos.

Los Gen Z buscan todo lo que se adapte a su lenguaje y ritmo de vida. Lo mismo pasa con las marcas: la lealtad es difícil de construir con ellos. Les importa la innovación, deben ir cambiando dinámicamente con ellos y adaptarse a sus necesidades de manera funcional.

 

En un futuro no muy lejano…

Estamos ante una generación que es reactiva, son consumidores que buscan innovación constante en productos y entretenimiento, prefieren las historias congruentes con la realidad: un exigente panorama, incluso para ellos mismos. Por su parte, las empresas en México requieren evaluar estos nuevos nichos de mercado, a fin de estar preparadas para este inquietante segmento que hoy ya es su target.

Y como consecuencia, los productos, las marcas y la publicidad deben reaccionar en este momento, antes de que estos 33 millones de mexicanos los olviden por siempre.

 

BigFoot es una agencia de investigación de mercados y estrategia independiente que cuenta con una perspectiva evolucionada hacia el posicionamiento a futuro de sus clientes.

 

 

Contacto:

Twitter: @BigFootMex

Facebook: Bigfoot México

Página web: BigFoot

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

5 razones laborales por las que un mexicano migraría
Por

En México, el desarrollo de carrera y un sueldo atractivo son los factores más relevantes cuando se considera migrar por...