El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador alista el proyecto de reestructura de cinco subsidiarias y una filial de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El acuerdo por el que se modifican los términos para la estricta separación legal de la CFE, definidos el 11 de enero de 2016, fue publicado este lunes 25 de enero en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Firmado por la titular de la Secretaría de Energía (Sener), Rocío Nahle, el acuerdo modifica los términos para dicha separación en los númerales 2.3.1 inciso; 2.4.2 primer párrafo, 2.4.3; 3.1.1; 4.1.1; 8.4.3 inciso c; 8.4.5 incisos b,c y d; y 8.52. inciso a.

Entre los nuevos términos, la CFE se abstendrá de estrategias que coordinen la instalación u operación de las centrales eléctricas que impacten negativamente en los resultados del Mercado Eléctrico Mayorista, es decir, “que induzcan intencionalmente el incremento de los costos marginales de la energía en el mediano y largo plazo”.

En las directrices, prioridades, políticas generales y aprobaciones relacionales con inversiones de las empresas de CFE, cada proyecto será evaluado considerando su impacto para la empresa y el beneficio en conjunto para esta empresa del Estado y que contribuya a menores precios para el cliente final, con la excepción de aquellos que beneficien a la transmisión y distribución.

Asimismo, ninguna estrategia, directriz, política, procedimiento o lineamiento podrá requerir que cualquier empresa de CFE realice actos en beneficio de una empresa distinta, ni establecer cualquier otro acto contrario a los principios de eficiencia establecidos por el acuerdo.

La empresa productiva del Estado comentó a Forbes México que esta iniciativa derivó de los señalamientos de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) que consideraron que la paraestatal no estuvo en condiciones de ser rentable, ni generar valor económico, mientras que los costos se incrementaron y generaron un déficit financiero.

“Se hace necesaria esta reunificación. Además, era absurdo tener a una CFE dividida, donde seis subsidiarias no se podían hablar entre ellas”, declaró el coordinador de Comunicación Corporativa de la empresa, Luis Bravo.

El supuesto deterioro a la compañía eléctrica considera que, derivado de complejos procesos administrativos, la disponibilidad de centrales eléctricas pasó de 86.6% a 76.8% durante 2018, situación que obligó a despachar a centrales más costosas, mientras que la eficiencia térmica neta pasó de 33.9% a 33.4% en el mismo periodo, lo que incrementa directamente el costo variable de kilowatt-hora (kWh).

A partir del 26 de marzo, CFE tendrá 60 días naturales para presentar a la Sener su propuesta de reasignación de activos y contratos de generación en las subsidiarias y filiales de la compañía.

La dependencia que encabeza Rocío Nahle publicará la versión definitiva en el DOF.

Te puede interesar:

CFE pedirá 360,000 toneladas de carbón para generar electricidad

 

Siguientes artículos

Apple TV+, así es la apuesta de Apple para luchar contra Netflix
Por

Apple apostará por contenidos con la participación de directores y actores de Hollywood en la guerra del streaming.