La tendencia así lo determina: los márgenes de ganancia para los jugadores empiezan a caer, en tiempos en los que se necesitan más inversiones para ampliar la cobertura. Frente a eso, se prefigura un sector de telecomunicaciones controlado por pocas manos.

 

 Por Jorge Bravo

 

PUBLICIDAD

¿Por qué Carlos Slim es uno de los perso­najes más ricos del planeta?La respuesta se encuentra en las economías de escala de uno de sus negocios insignia: las telecomu­nicaciones móviles y fijas.

A diferencia de otras industrias, las telecomunicaciones requieren prerrequi­sitos para crecer: fuertes inversiones de capital en infraestructura, un acelerado desarrollo tecnológico, sustitución de tec­nología basada en Internet, consolidación soportada en la convergencia y la expan­sión de servicios a nuevos territorios.

Las tres palabras clave para el desarrollo de las telecomunicaciones son inversión, innovación y cobertura. Inversión para modernizar y desplegar redes 4G para In­ternet móvil; innovación en los modelos de negocio para monetizar los servicios ante un entorno más competitivo y cobertura para llegar a más usuarios hasta comuni­dades apartadas. Otras dos palabras vinculadas al desarrollo eficiente de las telecomunica­ciones son la consolidación de empresas y la reducción de costos.

¿Hacia dónde caminará el sector?

 

Inversiones, en vilo

América Móvil (AMX) tiene presencia en 18 países, incluido Estados Unidos, donde es el quinto operador más importante con 23.7 millones de suscriptores. En 2013, inició su expansión por Europa, con participación accionaria en KPN de Ho­landa y Telekom Austria.

El OECD Communications Outlook 2013 indica que América Móvil es el noveno operador mundial con más ingresos (48,800 mdd). Con 158,000 empleados, en promedio cada trabajador de AMX contribuyó con 309,000 dólares, mientras que cada empleado de Telefónica lo hizo con 296,000 dólares. Así, los otros conceptos clave para incrementar la rentabi­lidad es la “eficiencia operativa”.

AMX terminó 2013 con 270 millones de suscriptores móviles, contra 255 millones de su competidor regional, Telefónica de España. El total de accesos (telefonía fija, móvil, banda ancha y tv de paga) de América Móvil fue de 339 millones versus 323 millones del corporativo ibérico.

El mercado de mayor crecimiento de América Móvil es Brasil pero el más impor­tante sigue siendo México, con 73.5 millones de usuarios e ingresos totales (móviles y fijos) por 275,500 mdp (2013). No obstante, la participación de México en sus opera­ciones regionales ha decrecido: antes era de 80% y a finales de 2013 de 32%. México representa 27.2% de la base de clientes mó­viles de América Móvil, mientras que Brasil constituye 25.5% (68.7 millones de usuarios).

La pregunta que se hace el Consejo de Administración de América Móvil, los in­versionistas y los analistas, es si la reforma constitucional a las telecomunicaciones y la legislación secundaria generarán la sufi­ciente certidumbre jurídica para realizar las inversiones que el sector necesita.

Entre otras restricciones, la ley secun­daria que señaló a Telmex y Telcel como agentes económicos preponderantes por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), los obliga a suspender el cobro de tarifas de interconexión (el costo por terminar una llamada en la red de otro operador).

Así, una regulación claramente telediri­gida contra Telmex-Telcel podría detener la inversión en infraestructura y com­prometer la modernización de las redes existentes, pues se carecería de incentivos ante el acceso gratuito a la red. Un esque­ma similar a las rentas congeladas en el sector inmobiliario.

Algunos operadores utilizan las tarifas de interconexión como negocio, pero en realidad sirven para financiar el despliegue de infraestructura. En 2009, las tarifas de interconexión en México eran de ocho centavos de dólar y al terminar 2013, México tenía una penetración de telefonía móvil de89 por cada 100 sólo superior a la de Cuba y Haití.

De ese tamaño, es el gran impacto regulatorio.

Sin descuidar su territorio base, las in­versiones de América Móvil podrían migrar a Brasil (bajo las marcas Claro, Embratel y Net), donde el marco regulatorio y el cre­cimiento del país han generado un entorno competitivo más propicio para los negocios y la inversión. Durante diciembre de 2013, Claro de AMX fue el principal ganador de líneas móviles por encima de sus competi­dores Vivo de Telefónica, TIM Brasil y OI.

 

El capítulo México

América Móvil posee 55% de los suscrip­tores de prepago del país; en 2013 añadió un millón de clientes en esta modalidad de contratación. Al tér­mino de 2013, AMX y Telefónica Movistar tenían 87.22 y 92.77% de usuarios de pre­pago, respectivamente.

A lo anterior hay que sumar que Telcel ha sido el único beneficiado con la portabilidad numérica. La cobertura de su red y las tarifas son la clave del éxito. En cinco años, 10.8 mi­llones de usuarios han cambiado de operador. De ellos, 6.7 millones se han ido con Telcel. En el mismo lapso, Movistar recibió 3.8 millo­nes pero perdió 4.6 millones de líneas, mien­tras que Iusacell recibió 200,000 usuarios pero dejó ir a 2.4 millones de clientes.

Lo relevante es el ingreso por usuario (arpu), que en el caso de AMX era de 165 pesos, mientras que el de Telefónica de 88 pesos. Otro dato importante es que 20% del tráfico de datos de Telcel proviene de su red 4G-LTE, según Marco Quatorze, director de Servicios de Valor Agregado de AMX. A nivel regional, los datos móviles al 4T13 repre­sentaron 23.8% de los ingresos de AMX. Para el caso de Movistar, el consumo de datos móviles representa 28% de sus ingresos.

La consultora IDC calcula en 37.1 mi­llones el número de teléfonos inteligentes en el país, cifra que crecerá 43.9% en 2014 para llegar a 53.4 millones de smartphones. Se espera que en 2015 siete de cada diez usuarios posean un smartphone.

El valor de mercado de las telecomuni­caciones en México oscila los 50,000 mdd. En 2012, los ingresos por los servicios de telecomunicaciones ascendieron a 404,200 mdp. En general, los servicios de comunicaciones móviles contribuyen con más de 60% de los ingresos del sector, seguidos de los accesos fijos (32%) y la tv de paga (12%). A los 103.6 millones de teléfonos celulares, hay que considerar los 16.56 millones de accesos de banda ancha móvil al cierre de 2013, un crecimiento de 46.6% respecto al año anterior.

Hasta el momento, el crecimiento ha sido orgánico, es decir, resultado de la competencia, de estrategias comerciales y de sumar accesos en un país con bajo po­der adquisitivo, insuficiente conectividad y cobertura de servicios.

 

Inversiones a largo plazo

En cuanto a inversión, el Informe de sus­tentabilidad 2012 de América Móvil señala que la inversión en infraestructura de los últimos cinco años fue superior a los 32,000 mdd para incrementar cobertura e incorporar nuevas tecnologías y servicios. A prin­cipios de 2014, AMX anunció una inversión de capital por 10,000 mdd en sus merca­dos de América Latina, para incrementar su capacidad de datos.

 

¿Consolidar el sector?

Con la reforma a las telecomunicaciones, con la apertura a la inversión extranjera directa al 100%, el regreso del Estado como operador de servicios mayoristas inalámbricos a través de la banda de 700 mhz y los más recientes movimientos corporativos (opciones de venta de Iusa­cell y Nextel y el interés de Telefónica), la pregunta que surge es si el sector avanza hacia la consolidación del sector.

Todo parece indicar que así ocurrirá.

A pesar del discurso a favor de la com­petencia y los deseos de entrada de nuevos jugadores, desde el año 2000 el sector de las telecomunicaciones en México ha ido consolidándose. Cuando en 2002 la Comi­sión Federal de Competencia autorizó la concentración entre Telefónica y Pegaso por 1,360 mdd (65% de las acciones de Pegaso PCS), Alejandro Burillo Azcárraga, presidente de Pegaso, declaró: “No vemos más allá de tres o cuatro compañías. En el momento que comencemos a operar de forma conjunta, y a crecer junto a Telmex, las demás operadoras no van a tener más remedio que fusionarse, o bien entre ellas, o con nosotros, aunque por el momento sólo estamos casados con Telefónica”.

Doce años después, en 2014, esa pre­monición comienza a hacerse realidad ante la reforma en la materia.

Verizon es uno de los gigantes que enfrenta Slim en Estados Unidos, donde tiene a 23.7 millones de suscriptores.

kpn1

 

Siguientes artículos

Los más ricos en la meseta central
Por

En los últimos tres años, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Panamá han aumentado su riqueza a un ritmo mayo...