Por Jorge Alor*

¿Qué pasaría si pudiéramos vivir otras realidades, en cuerpos que no son los nuestros, con capacidades y habilidades que sobrepasan las que tenemos? Estamos ante un tema recurrente del imaginario colectivo: la posibilidad de cambiar de cuerpo, de transportarnos a nuevos mundos, de experimentar otras vidas… Hasta hoy, solamente hemos podido conocer, a través de nuestros sentidos, una realidad. Si bien la imaginación humana ha probado ser capaz de transportarnos a través del tiempo y del espacio, esto sólo lo conseguimos “cerrando los ojos”. Sin embargo, se acerca un cambio radical en las posibilidades de nuestra consciencia: la Realidad Virtual (VR).

No es coincidencia que le llamemos Realidad Virtual: la VR, una forma de realidad, con sus propios parámetros, pero con toda la congruencia y experiencia que la realidad exige. Apenas hace unos días, fui a un concierto en VR. Digo fui, porque esa es la sensación, la de haber estado ahí. El límite entre lo real y lo virtual era tan delgado, que podías ver a la gente entrando al recinto, formada para pedir cervezas y coreando las canciones. Lo más interesante fue el componente social: no sólo compartimos la experiencia con miles de asistentes en el recinto real, sino que también la compartimos con las cientos de personas que lo vivieron a través de dispositivos de realidad virtual. Resultaba increíble poder ver una luneta preferencial llena de avatares interactuando unos con otros. Platiqué con gente que trabajaba en Facebook, gente de Austin y con amigos, early adopters, de Guadalajara y Monterrey mientras esperaba a que diera inicio el concierto y una vez que empezó, el ruido dificultó la conversación y tenías que hablar más fuerte, como en un establecimiento real.

Los estudios también lo prueban, las neuronas de nuestros cerebros registran las experiencias vividas a través de un sistema de realidad virtual como algo similar a las “reales”. Por sus características, esta tecnología podría ser tan revolucionaria como las computadoras personales y apenas está dando sus primeros pasos. Goldman Sachs, en el 2016, pronosticó que para el 2025 los ingresos de VR y AR ascenderán a 80 mil millones de dólares anuales (el mercado de las laptops es de 111 mil millones de dólares). Como ha dicho Elon Musk, más pronto de lo que creen será imposible distinguir la realidad de la simulación.

PUBLICIDAD

Más allá del escenario más obvio, los videojuegos y el entretenimiento en video, hay muchos casos en las que la VR será clave: salud, eventos en vivo, ingeniería, retail (e-commerce), relaciones sociales, bienes raíces, milicia y educación. Hoy ya se están probando tratamientos psicológicos en Realidad Virtual y se han transmitido partidos del mundial vía eventos de Oculus. El factor del precio, que hoy ha puesto una barrera a la adopción generalizada, muy pronto dejará de ser un problema, cada año los precios bajan y la competencia sube, dando pie a versiones más económicas. En este momento la lista de compañías que han invertido en realidad virtual incluye a Google, Sony, HP, Facebook, Samsung, Apple, Intel, Disney, Microsoft, Time Warner y Fox.

Sin embargo, hay otras barreras, además del precio que podrían impedir la masificación de esta tecnología: por un lado será clave obtener los derechos para la transmisión en vivo de eventos masivos y por el otro lograr que las experiencias sean compartidas por

¿Hasta dónde podríamos llegar? El hardware se volverá cada vez más ligero y portátil haciendo de esta tecnología algo del día a día, que indiscutiblemente sustituirá a los smartphones. Ahora sólo es cuestión de esperar a que los miles de creyentes en la VR evangelicen al resto del mundo o a que los desarrolladores de software de las compañías en cuestión creen aplicaciones lo suficientemente atractivas como para evangelizar al mundo por sí mismas. Sea como sea, el VR viene a transformar decenas de industrias con presupuestos millonarios y, no sólo eso, sino a transformar nuestra percepción de la realidad.

*Fundador y CEO BNN

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Samsung indaga envío de fotos en celular sin aval del usuario
Por

'Mi Galaxy S9 Plus ha enviado toda mi colección de fotos a mi novia mientras dormía', acusó un usuario de Reddit.