La productividad de una empresa se incrementa cuando hay diversidad de ideas entre los que forman parte de la misma. La forma más clara de generar esa diversidad de ideas es promover la participación de mujeres en la operación y toma de decisiones de la compañía.

El exitoso inversionista Warren Buffett tiene una fuerte opinión al respecto: “Una de las razones de mi éxito es que sólo tengo que competir contra la mitad de la población.”

Según un estudio del Global Leadership Forecast, mediante el cual se entrevistó a más de 13,000 líderes alrededor del mundo, las compañías que estaban entre el mejor 20% de desempeño financiero tenían el doble de mujeres en roles de liderazgo que aquellas en el 20% de peor desempeño.

En repetidas ocasiones me he encontrado con esfuerzos serios de compañías que reconocen la importancia de fomentar la participación de mujeres, pero que se quedan cortas en generar un cambio significativo. Muchas de estas iniciativas comprenden a un grupo de mujeres dentro de la compañía, con el “sponsorship” de alguna ejecutiva senior, que realizan una serie de actividades como talleres, pláticas, etc., que tienen por objetivo promover la agenda de temas relevantes para las mismas mujeres.

PUBLICIDAD

Sin duda, estos esfuerzos deben ser aplaudidos y deben continuar, ya que sirven para generar diálogo y entendimiento de los temas que una mujer que trabaja enfrenta. Pero dada la necesidad de generar un cambio hacia mayor inclusión más rápido dentro de las empresas (según un estudio de McKinsey & Co., tardaríamos más de 100 años al ritmo actual en tener paridad de género en puestos de nivel CEO, CFO, CIO, etc.), estos esfuerzos deben incluir sí o sí a la otra parte de la ecuación: a los hombres. Estos esfuerzos continuarán quedándose cortos si no son incluyentes.

 

¿Qué puede hacer una compañía para incluir a más hombres en estos esfuerzos?

  1. Ayudar a los hombres a entender que el éxito en el mercado de la compañía en la que trabajan está directamente relacionado con su habilidad para generar diversidad.
  2. Buscar “champions” de estas iniciativas que sean hombres, que crean en la importancia del tema.
  3. Generar contenido relevante para todos.
  4. Crear conciencia de que cualquier mejora los beneficia de forma personal, generando oportunidades para sus parejas, hijas, madres, etc. Tengo una hija de 3 años y no me imagino que crezca en un mundo en el que si decidiera perseguir una carrera empresarial, no tendría las mismas oportunidades que sus hermanos.
  5. Implementar políticas que promuevan diversidad, como flexibilidad de horarios para todos, igualdad en ausencias por paternidad, etc.

Según Clayton M. Christensen, autor del libro The Innovator´s Dilemma, la innovación radical ocurre cuando se da una intersección de diferentes disciplinas y áreas, misma que es posible sólo si existe mayor diversidad de pensamiento. No es difícil, entonces, llegar a la conclusión de que el éxito futuro de una empresa depende en gran medida de lograr mayores niveles de diversidad y que debemos acelerar el cambio en esta dirección.

 

Contacto:

Blog: Global Corporate Payments de American Express

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Por qué no debes precipitarte al aceptar tu primer empleo?
Por

Dos de cada 3 graduados lamentan haber aceptado el primer empleo que se les ofreció. Hay 5 errores en que podrías estar...