En un futuro muy cercano podremos conectarnos vía inalámbrica con nuestros vehículos; ése será el primer paso para comunicarnos con nuestras casas inteligentes y más.

 

Por Alex Konrad

 

PUBLICIDAD

Si tienes la suerte de conducir un coche de lujo nuevo, probablemente estás acostumbrado a la idea de conectar el coche a tu iPhone para reproducir música y a los tableros de instrumentos conectados a internet que te ofrecen mapas y datos sobre el clima. Pero ése es sólo el comienzo para los coches conectados que continuarán haciéndose más cómodos y seguros en los próximos años.

Puede que no hayas oído el ruido de los motores, pero la carrera por tener el auto inteligente conectado comenzó hace tiempo. IBM y Sprint dieron un paso adelante la semana pasada con el anuncio de una nueva alianza que unirá la experiencia del gigante de la tecnología en el manejo de datos a la plataforma de conexión automovilística de Sprint a través de un nuevo sistema denominado Sprint Velocity Service Bus.

Sprint no es nuevo en el juego de los autos conectados, en Estados Unidos ya ofrece ‘infotainment’, que incluye navegación, clima y conectividad a Internet para escuchar música a través de Sprint Velocity, el programa que puso en marcha en 2012. Sin embargo, la integración con IBM a través de la oferta mejorada de Velocity permite que muchos más datos fluyan hacia y desde los vehículos y que además se mantengan a la mano a través de una conexión a la nube.

Para IBM, éste es el primer operador de telefonía móvil con el cual firma un acuerdo basado en su solución MessageSight, que incluye desde estacionamientos inteligentes hasta lavavajillas, termostatos y dispositivos médicos.

Los coches que funcionan con el nuevo servicio de Sprint pueden enviar datos en paquetes más pequeños (6 kilobytes por paquete de datos en comparación con 60) en un menor ancho de banda, además requieren una pequeña cantidad de energía de la batería para funcionar con eficacia cuando el auto está apagado. Eso permite que el coche recuerde la ubicación, la posición del asiento, y otras preferencias personales a la vez que mantiene un registro de diagnóstico del automóvil.

El almacenamiento en la nube de IBM recordaría sus preferencias y otras preferencias de arranque. Por ejemplo, si desea encender el vehículo desde el teléfono o poner en marcha el aire acondicionado de forma remota desde el momento en que entre en el estacionamiento. “Si a su esposa le gustan diferentes estaciones de radio o un ajuste de temperatura diferente, el auto puede recordarlo”, dice Bob Johnson, director de desarrollo de Sprint Velocity. “Incluso puede transferir los datos de un coche a otro.”

Donde las cosas se pondrán muy interesantes para los conductores y con seguridad levantarán más de una ceja será cuando tales sistemas pueden verificar las condiciones meteorológicas en tiempo real para redirigirlos a través del GPS para evitar una tormenta o avisen cuando los frenos reacciones lentamente ante cualquier signo externo que necesitan servicio, dice Mike Riegel, vicepresidente de soluciones móviles y WebSphere de IBM.

Sprint Velocity ya se ha asociado con Chrysler en el pasado y la compañía dice que está en conversaciones con otros fabricantes de automóviles sobre su nuevo producto. IBM, por su parte, tiene una larga relación con Ford, que dijo en un comunicado que continúa evaluando la tecnología de soluciones de conectividad de IBM.

Prácticamente todos los fabricantes de automóviles, operadores de telefonía móvil y empresas tecnológicas está tratando de entrar en el mercado de automóvil conectado, dice Roger Lanctot, de Strategy Analytics. La GSMA, una organización de operadores de telefonía móvil, ha pronosticado que en 2018 se vendieron 35 millones de coches con conectividad móvil integrada, lo que representa un mercado de 50,000 millones.

Cisco y Microsoft se han metido en ese mercado, pero Oracle, SAP y Xerox también están en la pelea, y Amazon podría tener una extensión de sus servicios en la nube allí. Los fabricantes de automóviles aún están pensando si desean o no asociarse o competir con Google y Apple para ofrecer una interfaz de experiencia conectada al conducir, mientras que todas las compañías de telefonía móvil buscan todo tipo de alianzas con todas las marcas de coches. “Las compañías van por todo, pelean con uñas y dientes cómo las compañías por cada negocio”, dijo Lanctot.

La carrera puede avanzar y retroceder con cada asociación y adquisición. Verizon apostó fuertemente a los coches conectados el año pasado cuando adquirió Hughes Telematics por alrededor de 600 millones de dólares (mdd), luego sufrió una pérdida importante cuando GM y OnStar cambiaron a AT&T para un ecosistema de aplicaciones basado en tecnología LTE, según el analista automotriz  de Gartner, Thilo Koslowski.

En Estados Unidos y Europa la batalla será por el mercado de los autos conectados, pero en el resto del mundo hay mucho terreno por pelear, sin embargo, la verdadera oportunidad para IBM y Sprint está en llevar su sociedad a otras arquitecturas de conectividad máquina a máquina, tales como ciudades inteligentes y casas inteligentes, dice el analista de información y entretenimiento Marcar Boyadjis, de IHS Automotive.

“Queremos pasar de una metodología ‘M a M’ (máquina a máquina) a ‘M a X’, así que podría tratarse de todo lo que quieras”, dice Johnson de Sprint. “Puedes hacer que tu teléfono hable con tu casa y tu coche, tu coche con tu garaje, y puede ir mucho más allá.”

Ese objetivo se hace más factible al trabajar con los protocolos MQTT (Message Queuing Telemetry Transport) de IBM para la oferta de Sprint. MQTT se especializa en el manejo de grandes cantidades de datos de sensores y dispositivos de seguimiento de un millón de sensores y 13 millones de mensajes cada segundo utilizando muy poco ancho de banda y consumo de la batería. Eso hace que sea un paso natural para las funciones habituales de los aparatos electrodomésticos y vehículos.

El frenesí inicial, sin embargo, es para los coches conectados, y los expertos coinciden en que las características básicas que pronto serán comunes incluirán conectividad básica y segura con el teléfono, pero queda por ver cómo los sistemas avanzados de coches conectados afectarán al precio de los modelos.

[youtube id=”wueIdlaLc2s” width=”620″ height=”360″]

 

Siguientes artículos

La lluvia dice las cosas precipitadamente
Por

Mientras la lluvia cae, una conversación ajena y una voz portuguesa en un café son las puertas que se abren para hablar...