La economía familiar se ve afectada por la devaluación de la moneda y ciertos factores que impactan al bolsillo de la mayoría de las familias mexicanas. Los índices internacionales que estiman el crecimiento económico del país han bajado y lo que más nos debe de importar es la alimentación, salud, abrigo y bienestar familiar. Pero al mismo tiempo sabemos que gran parte del crecimiento depende del consumo.

Uno de los mensajes que en los últimos años nos han estado contando de forma repetida las personas en la industria de los medios digitales ha sido sobre el crecimiento en su industria a través de:

  • La inversión en publicidad de plataformas digitales.
  • El comercio electrónico.

La mayoría de nosotros nos beneficiamos del acceso a la información, y cierta diversión, gracias a los anunciantes. Sin embargo, también hay momentos en las que los juegos o aplicaciones que utilizamos hacen la lucha por pedirnos dinero directamente a nosotros.

De ahí vino el golpe a corto plazo hacia mi presupuesto personal (ya ajustado para el 2017, y después del gasolinazo) que más abrió mis ojos en estos días: las compras in-app (dentro de la aplicación) de dos juegos utilizando Android Games (ando probando el procesador Kirin 6655 y el 960). Aclaro que no he utilizado un iPhone desde hace tiempo y trataré de corroborar la experiencia en iOS después. Pero lo que he leído en ambos sitios para desarrolladores de las compañías en cuestión deja claro por qué fue tan notorio.

PUBLICIDAD

Voy a analizar rápidamente el fluir de un juego: entro y me da un arma gratis, empiezo a realizar mi misión, la termino y ¡sorpresa! Aparece publicidad que no muestra la X para cerrarlo sino hasta pasados 2 a 3 segundos, al lograr cerrarla y las otras 4 ventanas de Chrome y Google Play logro regresar al juego, para ver que ahora me ofrecen cientos de diamantitos virtuales por: ¡81 baros! (perdón 81.34 pesos) y si quiero aprovechar la ganga por 1,629.80 baritos me puedo llevar 4,800 diamantes (toda la caja fuerte virtual) y esto ya incluye ¡el 38% de descuento! Así es, jugar nunca ha sido barato pero no hace mucho esos 81.34 pesos eran más cercanos a los 64.00 pesos, así que los diamantes virtuales también entraron al juego de la depreciación.

Me puse a leer algunos sitios oficiales para desarrolladores sobre el fijar precios a las ofertas in-app, esto mientras el dinero convertido en gasolina se quemaba en un motor encendido dentro del tráfico/estacionamiento de la CDMX (yo no iba manejando). Resulta que sí, lo sencillo es fijar un precio local del país donde desarrollas, suena lógico, y luego ese se ve reflejado en cada país y listo: 4 dólares son 4 dólares. Pero ahí entra una visión interesante de Apple respecto a los Tiers (niveles) de países que utilizan para poner precios a las aplicaciones.

Me gusta su visión porque incluye factores más allá del tipo de cambio y puede ayudar a fijar mejores tarifas para que, aunque sea menos dinero para un desarrollador de Inglaterra, su juego o aplicación sea siendo interesante para alguien en México. Y si es un desarrollador en México también que vea el valor de vender su app en diferentes mercados. Obvio hay varias cosas que ir ajustando para que el entretenimiento pueda seguir estando en el presupuesto anual de la casa, muchos de estos ajustes los tiene que hacer el desarrollador y no la plataforma, lamentablemente.

Hoy en México la octava actividad que se realiza en línea, de acuerdo al estudio de hábitos de usuarios de Internet de AMIPCI, es jugar (sí, por arriba de ecommerce, aunque quién sabe por cuánto tiempo). Para los interesados, uno puede reunir diamantes sin pagar, tan solo tienes que utilizar 30 segundos de tu tiempo para obtener un diamante (si la app está de buenas a veces te suelta 2). Eso es lo que te dan por ver un anuncio de esa duración: 1 diamante virtual. Entonces si 150 diamantes salen 81.34 ahora sabemos que 1 minuto de nuestro tiempo vale 3.68 pesos para el desarrollador, y tal vez él no sepa que el salario mínimo son 0.16 pesos el minuto).

Aunque varios intentaron ligar el salario mínimo con el gasolinazo, no intentaré hacer lo mismo aquí (la gente que gana el salario mínimo no suele llenar el tanque) pero tampoco creo que sea un sector que, aunque con smartphone, pueda consumir para activar al sector de juegos o eCommerce. Me había emocionado que ya empezaban a pagar por obtener contenidos de manera más formal gracias a plataformas como Google Play Music, pero creo que regresaremos a que siga siendo mejor que lo paguen los anunciantes y escuchar la rola en YouTube.

Finalmente, opté por no pagar por moneditas o diamantitos, sigo disfrutando del juego, pero la experiencia se rompe con tanto anuncio (que, claro, te ofrecen quitarlos si compras diamantitos o moneditas). Sí que es cansado que te pongan tanto corte comercial y te estén tratando de vender upgrades 2 veces después de cada misión. Por supuesto que entiendo que no son 190 pesos para recorrer 100 kilómetros, o más de 53 pesos diarios por estar una hora y media en el tráfico (Encuesta ¿Cómo vamos Ciudad de México? 2015). Muchas veces es mejor alejarse de la realidad en un lindo juego.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ricardoblanco

G+: ricardoblanco

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

Siguientes artículos

EPN reconoce el apoyo de Maseca a la economía familiar
Por

GIMSA se sumó al Acuerdo para contribuir a la estabilidad de precios en beneficio de la población de México, firmado el...