Sector-automotriz-México boton-enero-forbes-2020

Suscríbete a Forbes

La industria automotriz no vivió sus mejores momentos el año pasado. Durante 2020, las empresas del sector podrían mantener encendidas las “luces intermitentes” frente a los retos que les impone la economía en México y el mundo, pero no detendrán su avance.

Entre enero y noviembre de 2019, se produjeron 3,542,768 automóviles en el país, lo que representa una caída de 3.5%, en comparación con el mismo periodo del año previo, mientras que, en noviembre pasado, tan sólo se produjeron 300,292 vehículos, lo que representó una baja de 13%, en comparación con el mismo mes del año anterior.

Pero no sólo la exportación de autos ha frenado su paso, sino también las ventas en el mercado interno. De enero a noviembre del año pasado, la cifra acumulada de autos nuevos vendidos en México fue de 1,187,284 autos, una reducción de 7.6%, si se le compara con el mismo periodo de 2018, mientras que, en el penúltimo mes del año pasado, el volumen de producción sufrió un retroceso de 7%, en comparación con el mismo periodo de 2018.

A pesar de que la industria avanza lentamente, el tratado suscrito por México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) podría mandar señales positivas al mundo para sumar inversiones en el país y robustecer la capacidad productiva.

“Se reduce un poco la incertidumbre con la última confirmación tripartita del T-MEC. Se puede mantener una perspectiva de que las cosas van para adelante, a pesar de todo el ruido que se ha generado por el tema de los agregados comerciales [de Estados Unidos], pero creo que el panorama es positivo”, dice Alberto Torrijos, socio líder de Industria Automotriz de la consultora Deloitte.

Te puede interesar: Sector automotriz busca apoyo de AMLO para reactivar mercado y salir de crisis

El especialista espera que la producción de autos en México tenga una perspectiva positiva en cuanto a la atracción de inversiones foráneas, ya que, el año pasado, la llegada de más capitales no se logró materializar por la incertidumbre imperante en la economía.

Producción

La producción de autos podría mostrar una mejora, aunque no sustancial, que permita concretar las proyecciones que la industria había generado en el pasado.

Deloitte considera que la meta de producir 5 millones de autos en México, misma que se esperaba lograr este año, podría alcanzarse hasta 2021 o quizá 2022, por las afectaciones que trajo la incertidumbre de los meses pasados ante la ratificación del T-MEC, así como la cancelación de la planta de Ford en el estado de San Luis Potosí.

Industria-automotriz

Doble semirremolque transportando automóviles en la carretera México-Querétaro. (Foto: Angélica Escobar / Forbes México)

Sin embargo, hay nuevos retos en el camino de las armadoras.

Este año, los precios de las materias primas parecen encender una luz ámbar para la industria, de modo que las armadoras tendrán que estar atentas.

“La capacidad del mercado mexicano debe estar enfocada en satisfacer la demanda. Los costos de materiales van a tener cierto incremento, lo que, lamentablemente, afectará las utilidades que tienen las marcas, y seguirá impactando tanto al mercado externo como al interno”, dice Torrijos.

Te puede interesar: Integración de sector automotriz y obligaciones laborales, retos del T-MEC: CCE

El T-MEC obliga a la industria automotriz a utilizar más planchón de acero proveniente de la región (un 70%), el cual podría llegar a ser más caro. En este sentido, Eduardo Solís, presidente de
la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), aseguró, en su última conferencia de prensa de 2019, que esta consideración será sometida a revisión antes de su entrada en vigor, que se daría hasta dentro de siete años.

Por otro lado, el aumento en el costo de la mano de obra, dictado por las nuevas reglas comerciales del T-MEC, reta a la industria para que cumpla en tiempo y forma con los incrementos de sueldo en puestos especializados.

En este sentido, las empresas deberán implementar estrategias para la generación de componentes con mayor innovación para satisfacer la demanda durante los próximos cinco años, frente al desarrollo tecnológico de los propios automóviles, como es el caso de los vehículos híbridos y eléctricos.

“El reto de la proveeduría mexicana radica en la inversión que debe ejercer para poder estar en el mercado y [a la altura de] la competencia. Si no, el riesgo es que el sector mexicano se quede obsoleto”, dice Torrijos.

El sureste asiático se muestra atractivo para los inversionistas y atrae inversiones en el desarrollo de plantas para cubrir la demanda de naciones como China, un mercado que compite con el país.

“México debe tener mucho cuidado en este sentido. Tenemos que seguir siendo competitivos en este sector; si no, el sureste asiático tendrá la oportunidad de ir ganando en el mercado de exportación”, dice el socio de Deloitte.

Hoy, México es el sexto productor de vehículos en el mundo y el primero en América Latina, de acuerdo con la Organización Internacional de Constructores de Automóviles.

Durante 2020 y los años por venir, será importante apuntalar la integración del país con sus socios comerciales y ser competitivo frente a China y Europa. “[Debemos] tener un sistema fiscal eficiente y atractivo, cuya tasa de ISR sea competitiva en comparación con las de nuestros principales socios comerciales y de las regiones con las que competimos.

A partir del año 2018, el gobierno de Estados Unidos bajó la tasa federal de ISR aplicable a compañías, lo cual originó que la suma de la tasa federal y estatal en ese país bajara a un promedio de 25.7%, que es mucho más competitiva que la tasa de ISR aplicable en México (30%), a la cual habría que agregarle un 10% de participación de los trabajadores en las utilidades (PTU).

Adicionalmente, por si fuera poco, en México se paga un ISR del 10% sobre los dividendos que las compañías pagan a sus accionistas (personas físicas y extranjeros)”, dice, en un artículo, Fabián Gómez, socio de Auditoría de Deloitte.

Ventas en México

“Llevamos dos años muy malos en cuanto a las ventas internas, y esto es debido a que el mexicano cuida su bolsillo. Esta tendencia repercutirá en 2020 y, eventualmente, no se podrá hablar de que exista una mejora, sino que puede haber un incremento en el precio de los vehículos”, dice Alberto Torrijos.

Venta-industria-automotriz

Un elemento que también podría verse afectado es el costo de los créditos auto- motrices, porque pueden volverse caros ante la baja demanda del consumidor. “Quizá hasta el tercer cuarto del próximo año puede haber una recuperación gradual”, dice el especialista.

La venta de autos durante 2018 registró un total de 1,421,548 unidades colocadas en el mercado mexicano, lo cual, por lo tanto, muestra una caída si se le compara con los 1,530,317 vehículos vendidos en 2017.

Produccion-autos-Mexico

La industria automotriz establecida en el país genera cerca de 824,000 empleos directos. Además, representa 20% de las actividades enfocadas en manufactura, con un superávit de 71,000 mdd.
Un 83% de las exportaciones de automóviles y autopartes de México tiene como destino Estados Unidos.

El boom automotriz nacional sigue vivo. “México es, y seguirá siendo, un jugador muy relevante en la pasarela del sector automotriz, ya que tenemos acuerdos internacionales, una estructura y plataformas de tecnología muy importantes; es un sector que está muy preocupado por mantener una estrategia de exportación clara”, dice el experto.

 

Siguientes artículos

Mexico-mercados
México sale del top 10 de los mercados más atractivos para los CEO del mundo
Por

México estaba en la novena posición de los mercados, con un 4.0 por ciento por encima de Japón. Sin embargo, este año no...