Por Madhav Durbha*

Actualmente, el clima de negocios evoluciona rápidamente como resultado del crecimiento de la Industria 4.0, el consumismo, el nacionalismo económico vs. la globalización; la complejidad de los canales de venta, el entorno ominicanal y los números de referencia (SKU’s); los precios dinámicos y las promociones, sin contar los desafíos geográficos, políticos o económicos. Estas variables requieren que las organizaciones actúen de manera ágil y veloz.

Ante este escenario, la Economía Digital le está permitiendo a las compañías manufactureras probar nuevos modelos operacionales. Por ejemplo, haciendo factible el canal directo al consumidor (DTC por sus siglas en inglés) en ciertos segmentos de la industria que sobrepasan el retail tradicional. Además, los segmentos de moda y electrónica específicamente están invirtiendo fuertemente en el modelo DTC.

Al diferenciar sus marcas y fidelizar su base de clientes, las compañías son capaces de promover un modelo de suscripción, el cual les proporciona un flujo predecible de ventas y cercanía con sus clientes. Los dueños de las marcas, al combinar la conveniencia de las compras online con alianzas exclusivas con los retailers, consiguen traer lo mejor del espacio digital y del mundo físico a sus clientes, permitiéndoles una experiencia omnicanal.

Respecto al segmento B2B, las manufactureras son capaces de conectarse digitalmente con sus clientes y proveedores para tener inputs más directos y en tiempo real de las órdenes y patrones de consumo. Como un ejemplo, una empresa grande de manufactura de químicos está ubicando sensores en los tanques que envía a sus usuarios para monitorear sus niveles y activar el abastecimiento basado en el consumo.

Por otra parte, en términos de los ingresos por servicios que generan al desplegar el Internet de las Cosas (IoT) y utilizar el Big Data Analytics en los datos recolectados de estos dispositivos, las empresas manufactureras en los segmentos aeroespacial, equipos industriales pesados, minería, etc., pueden predecir futuras fallas antes de que acontezcan y desplegar el personal de servicio que sea necesario. Este personal de servicio puede obtener apoyo al colaborar con expertos en la casa matriz a través de tecnologías como la realidad aumentada (AR). Esto está creando un gran potencial para modelos operativos completamente nuevos y potenciales ofertas de suscripciones.

Entre más dispositivos y objetos sean conectados, existe mayor oportunidad de ganar una visión más amplia, rápida, detallada y profunda de la cadena de suministro. La convergencia físico-espacial que forma las bases de la industria 4.0 hace esto posible. Sin embargo, la desventaja es que esto puede incrementar los niveles de ruido y puede provocar reacciones instintivas o reactivas cuando no existen las medidas adecuadas para responder a las señales recibidas mediante la digitalización de la red de abastecimiento.

En este contexto, será clave establecer una estrategia de diseño de la cadena de suministro para atender de manera puntual cada uno de los requerimientos de los eslabones que integran la red, así como mapear todas las disrupciones que impacten la red y hacer que el producto final llegue a las manos del consumidor en tiempo y forma.

*Group VP Industry Strategy de LLamasoft

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @LlamasoftLatam

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La transformación del consumo industrial B2B
Por

Consumidores B2B (Business to Business) esperan una interacción cada vez más personalizada y sin fricción, misma que ya...