Por Jhon Cisnero*

La incertidumbre en el mercado petrolero ha sido la principal característica que se ha manifestado últimamente. La preocupación de los inversionistas más conservadores no ha pasado desapercibida ante la caída del mercado de renta fija, incluso el de los activos con duración más corta, no es de extrañarse que, para los perfiles más equilibrados y agresivos de inversión, se vivan escenarios de fuerte volatilidad desde que el presidente Trump decidió salir del acuerdo nuclear con Irán, y manifestó la implementación de fuertes sanciones.

Hace pocas semanas la cotización del crudo tocó máximos en tres años, desde entonces, en las últimas semanas, la cotización del crudo ha ido disminuyendo, agregando la reciente caída de los precios del crudo debido a la disminución de la demanda de petróleo en China, la cual disminuyó el mes pasado, después de haber alcanzado el nivel máximo en abril, pasando de 9,6 millones a 9,2 millones de barriles por día (bpd), a esto se le agrega el aumento de la producción en Estados Unidos, que llegó a los 10,8 millones (bpd), y como si fuera poco,  también se sumó el anuncio por parte de JP Morgan (NYSE:JPM) del recorte de 3 dólares de su pronóstico con respecto al valor del barril, sin embargo,  considero que en el tablero siguen existiendo muchas variables geopolíticas que claramente involucran diversos riesgos que podrían desencadenar un incremento de los precios durante este año. El factor que determinará gran parte del desenvolvimiento de este escenario, será la decisión que tomen el 22 de junio, en la reunión de la OPEP, en donde seguramente no pasará bajo la mesa el caso de Irán y Venezuela.

Ahora, ¿Por qué Venezuela no se beneficia del aumento del precio del petróleo?, según GlobalData “La producción de petróleo crudo en Venezuela está prácticamente cayendo a un promedio del 10% cada trimestre y ha sido desde mediados de 2017. Un escenario con producción de petróleo en el país perdiendo al menos otros 500,000 barriles por día antes de fin de año no es poco realista.”

PUBLICIDAD

Claramente un país que presenta una caída en su producción a esta escala, es muy difícil que se beneficie de algún incremento en la cotización del crudo, además, a este deterioro se le debe agregar la intensificación de las sanciones por parte de Estados Unidos, y de la Unión Europea, justo después de llevar a cabo unas elecciones que a nivel internacional no eran reconocidas. Lo que me preocupa de este escenario para Venezuela, es que las economías no tienen fondo, siempre se puede estar peor, claramente siempre existe un punto de quiebre, sin embargo, a estas alturas habría que evaluar hasta qué punto seguiría siendo conveniente para Rusia y China el apoyar al gobierno de Venezuela, quien advirtió a sus clientes internacionales que no podría cumplir con sus compromisos de petróleo crudo para este mes, y que según las proyecciones para finales de año, las exportaciones podrían llegar a cero.

El asunto ahora es ¿Qué decidirán en la reunión de la OPEP? Claramente consideraran el caso de Irán y Venezuela, países con sanciones por parte de los Estados Unidos, sin embargo, en este juego de ajedrez es menester saber mover las piezas con precaución, debido a que este último país sigilosamente ha estado presionando a Arabia Saudita, y a otros miembros, con la finalidad de incrementar el suministro de petróleo en aproximadamente 1 millón de barriles diarios. ¿Qué podría hacer la OPEP con el caso Irán-Venezuela? Considero que darles un mensaje de aliento e incrementar el suministro de petróleo con la finalidad de cubrir la cuota de estos dos países, este es el escenario más probable, aunque los países sancionados han solicitado el apoyo de la OPEP en contra de las sanciones por partes de los Estados Unidos. Definitivamente a los países sancionados les conviene continuar teniendo altas cotizaciones del crudo, pero considero que, bajo este escenario, ni Rusia podrá salvarlos de un incremento en la producción, la cuestión es ¿En cuánto se incrementará la cuota? Definitivamente un incremento de aproximadamente 1 millón de barriles diarios como sugirió Estados Unidos, afectaría negativamente a Irán y Venezuela.

*Economista egresado de la Universidad Central de Venezuela, Profesor de la Universidad Católica Andrés Bello y Consultor financiero en Kapital Consultores.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @jcisnero92

Instagram: jhoncisnero

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El verdadero atajo al desarrollo de nuestro país
Por

Los sectores farmacéutico, aeroespacial, químico, automotriz, electrónico, en alguna medida, para no perder competitivid...