¿Cómo percibo el mercado laboral actual? Complejo y dominado por el talento con un alto grado de agilidad y experiencia específica para entregar resultados en muy corto tiempo.

 

 

La semana pasada tuve el gusto de participar en un panel y platicar con los graduados de Global MBA de Thunderbird School of Global Management en Phoenix, Arizona. Apenas arrancamos y la primera pregunta que nos hicieron fue: ¿Cómo percibes el mercado laboral actual?

PUBLICIDAD

Una pregunta que quizá hace algunos años hubiera sido muy fácil contestar con algo tan sencillo como más o menos bien, o mal, basados un poco en los factores económicos que motivan a las empresas a contratar o no contratar. Hoy, la primera parte de la respuesta sigue siendo corta. El mercado laboral actual no es bueno, no es malo, es complejo. Simple y sencillamente porque el entorno económico y el mercado es complejo.

Para poner esto en perspectiva, comparemos dos innovaciones que transformaron al mundo.

Hace 126 años, nació lo que se podría discutir ha sido una de las innovaciones con más impacto económico en los últimos 200 años: el automóvil.

Alrededor de 1885, Karl Friedrich Benz fabricó lo que se puede considerar el primer automobile. Aunque el árbol genealógico de la industria automotriz tiene muchas raíces y muchas ramas, el invento de Benz fue el primero en utilizar un motor de combustión interna. En enero de 1886, se registró la patente alemana No. 37435 que pudiera considerarse su acta de nacimiento.

Aquí hacemos una pauta para considerar los dos conceptos comúnmente confundidos: creatividad e innovación. La creatividad es la generación de ideas nuevas, de una visión. Pero la creatividad puede ser ciencia ficción. La innovación implica una solución y un resultado. La brecha entre las dos está cubierta por implementación y ejecución. En el caso de Benz, la brecha entre la visión (creatividad) y el resultado (innovación) se cubrió con un taller de fundición de hierro y un taller mecánico de los hermanos Benz.

Ahora vayamos a enero 9, 2007. En esta fecha, Steve Jobs presentó en la convención Macworld el producto más reciente de Apple: el iPhone.

El mismo hombre que en 1977 construyó la primera computadora personal, junto con Steve Wozniak en la cochera de su casa, reconoció que implementar su visión del iPhone requería una secuencia de eventos mucho más compleja. Cubrir la brecha entre su idea y la implementación requirió la colaboración de proveedores especializados en diferentes componentes y una cadena de suministros altamente compleja.

La diferencia entre la brecha creatividad-innovación del automóvil y el iPhone define el mundo y la economía actual. El entorno actual exige un alto grado de conocimiento, innovación, colaboración e integración. Pero esa no es la parte compleja. La complejidad está en la velocidad.

Con tiempo suficiente todo se logra. ¿Podríamos llegar a vivir en Marte? Sí. ¿En esta década? Probablemente no.

De acuerdo a Deloitte Research, en 1998 el tiempo promedio para que un producto se lanzará al mercado era de 18.1 meses y el ingreso esperado por parte de productos nuevos era en promedio 21%. En el 2007, el promedio en el tiempo de lanzamiento había caído a 12.8 meses y las empresas esperaba que el 34% de sus ingresos viniera de productos o servicios nuevos.

El mercado laboral es complejo porque las organizaciones buscan perfiles muy específicos para poder atacar retos de manera inmediata. La tolerancia a una curva de aprendizaje es casi nula.

Regresemos a la pregunta: ¿Cómo percibes el mercado laboral actual?

Complejo y dominado por el talento con un alto grado de agilidad y experiencia específica para entregar resultados en muy corto tiempo. Ahí está la paradoja.

 

 

Contacto:

e-mail: jose@josejruiz.com

Facebook: https://www.facebook.com/joseruiz.executivesearch

Twitter: @josejorgeruiz

Página: http://www.josejruiz.com/

 

Siguientes artículos

¿Todos los huevos en la misma canasta? ¡Mucho ojo!
Por

Nuestro objetivo siempre debe ser construir un portafolio con instrumentos financieros diversificados, pero que no estén...