Nada como el uso racional de internet. Pero el sentido común, la información, la educación y la comunicación son las principales herramientas para navegar de manera segura en la red.

 

 

Abre el buscador de tu preferencia y escribe tu nombre. Luego hazlo con otro dispositivo y con otro buscador. En cada uno encontrarás algo diferente acerca de ti. Seguramente variarán los resultados en función de la herramienta y aparato que más utilices y para qué lo utilices. Plantéate los usos que le das a internet en tu vida: académico, personal, profesional o entretenimiento. Con base en los resultados y las respuestas que encuentres en este ejercicio, reflexiona sobre la privacidad y seguridad de tus datos.

Los algoritmos de los buscadores, permiten conocer todo acerca de nosotros.  La forma de navegar y consumir contenidos habla de nosotros. Las marcas tienen información de ti y seguro si estás planeando un viaje y buscaste información durante las últimas dos semanas, las siguientes ocho te aparecerá información por donde quiera que navegues. Este es un ejemplo sencillo, pero volviendo al planteamiento de qué otros usos le das a red, piensa en cuentas bancarias, fotos, lugares que frecuentas, redes sociales, suscripción a boletines y  toda la información que compartes de ti.

 

Revisa este video para dimensionar más el poder de la red:

[youtube id=”F7pYHN9iC9I” width=”620″ height=”360″]

 

Este video fue parte de una campaña de publicidad en Bélgica enfocada a datos bancarios. Sin embargo se presta a la reflexión de lo vulnerables que somos en la red en todos los sentidos. Se torna peligroso cuando perdemos el control del uso que le damos a la red. ¿Cuántas redes sociales usas? ¿Quiénes son tus contactos? ¿A quién le has proporcionado tus datos?  ¿Qué compras por internet? ¿Te has inscrito a redes para conocer gente? Si la gente curiosa que se prestó para este “experimento” quedó impresionada  ante el poder del vidente, quedó más impactada aún ante el método de éste. No es necesario ser adivino, tu vida está en la red.

No solo nuestra forma de consumir contenidos habla de nosotros, también incluye lo que nosotros publicamos en la web  a voluntad propia. La mayoría de las veces es con un grupo “delimitado”,  pero si no sabes usar las herramientas de privacidad de la red, tu vida termina por ser más pública de lo que quisieras. Hoy se ha vuelto incluso una herramienta de apoyo para reclutadores, y no hablo de Linkedin (cuya función es para justo para eso). Éstos revisan otras redes que reflejen tu estilo de vida y que por supuesto va más allá de lo que plasmas en tu CV; la foto de la “fiesta” puede ser un factor para no ser contratado, la web revela todo de ti.

Esto se presta a la reflexión personal, pero también es un foco rojo para que maestros y padres de familia, sepan concientizar a niños y jóvenes sobre el uso inteligente de internet. ¿Cómo explicarle a un joven que la popularidad no la da Facebook? ¿Cómo explicarle a un niño sobre falsas identidades? El estudio “Kids of today and tomorrow” encabezado por la empresa de entretenimiento Nickelodeon, entrevistó a 6200 niños de 32 países incluido México de entre 9 y 14 años de edad acerca del uso de la tecnología en sus vidas. El estudio es revelador; 43% tiene una computadora propia y el 28% un Smartphone. Pese que a la edad estipulada por la mayoría de las redes sociales para acceder a éstas es de 11 años, el 61% ya tiene su cuenta en una red social; del total de sus “amigos”, a 39 de estos jamás los han visto en persona.

La falta de medidas de privacidad y seguridad abre las puertas al acoso, bullying, extorsión o del uso incorrecto de nuestra información. Esta vida tan pública que consecuentemente brinda internet, nos vuelve vulnerables si no fijamos límites y nos informamos.

Afortunadamente internet también nos ofrece herramientas valiosas para proteger nuestra privacidad. Nada como las precauciones habituales de las redes más populares que cuentan con funcionalidades de privacidad, basta con tomarse cinco minutos. Uno puede controlar las funcionalidades del buscador y determinar el nivel de privacidad.  Por otro lado, existen aplicaciones orientadas a navegar de manera segura y cuidar tus datos personales; otras tantas orientadas a padres de familia para el cuidado de sus hijos en la web. La banca por internet se encuentra en constante actualización en medidas de seguridad, uso de token y cambio constante de contraseñas.

Más allá de las precauciones ya mencionadas, nada como el uso racional de internet. No podemos prescindir de éste, ya es parte de nuestras vidas. Pero el sentido común, la información, la educación y la comunicación, son las principales herramientas para navegar de manera segura en la red.

 

 

Contacto:

Twitter: @SoyYoLucy

Facebook: Lucía Zamora

Semántik

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Tecnología y deporte
Por

El análisis de datos e información no se limita únicamente al ramo empresarial; éste ha permeado en el deporte con casos...