Por Andrés Bayona*

No es una sorpresa que, recientemente, en las plataformas digitales estemos experimentando cambios con relación al suministro de noticias, los cuales representan un profundo impacto en los medios tradicionales, particularmente en los periódicos. Entre las iniciativas se encuentran: reducir significativamente las noticias y otros contenidos publicitarios; iniciar encuestas de confiabilidad para suministrar contenido de fuentes creíbles; y destacar las noticias locales sobre las nacionales.

Como resultado de estos cambios, los periódicos seguramente verán una disminución considerable en el tráfico de referidos, lo que a su vez conducirá a un menor tráfico al sitio web. Así mismo, y según mediciones de Facebook, el tiempo dedicado a dicha plataforma digital disminuyó en un total de 50 millones de horas al día en el cuarto trimestre de 2017. Casi la mitad de los usuarios en línea reciben noticias de Facebook en forma de FB articles o enlaces a sitios web, que generan tanto tráfico digital como ingresos publicitarios para los periódicos.

A medida que los usuarios de Facebook pasan menos tiempo en la plataforma y ven menos contenido de los editores en su feed de noticias, es probable que los periódicos vean una disminución del tráfico e ingresos. Dichos descensos deberán compensarse con un aumento en el tráfico directo o de búsqueda, lo cual no será fácil. Y dado que la mayoría de los periódicos ya han maximizado sus esfuerzos en el alcance del tráfico directo, la pérdida del tráfico referido puede ser irremplazable.

Para muchos periódicos que dirigen el tráfico de Facebook a sus propios sitios web, estos cambios pueden tener un impacto importante en sus ingresos, ya que será difícil evitar las implicaciones ante la reducción de tráfico, el cual afectará directamente a las ventas prospectas.

Este último cambio de Facebook podría ser otro golpe a los ingresos publicitarios digitales de los periódicos porque la visualización y la búsqueda pueden continuar disminuyendo. Facebook se ha beneficiado, por mucho tiempo, del uso de contenido periodístico para impulsar el compromiso social, la inclusión y el activismo. En esa medida, es posible que Facebook tenga que revertir su táctica de priorización de noticias si el tiempo que pasan los usuarios continúa disminuyendo. Pero al final de día, esto realmente no importa, ya que los precios de los anuncios seguirán disminuyendo. Quizás es comprensible que Facebook haya demostrado poco interés en formar asociaciones fuertes con editores de periódicos y revistas para fortalecer el papel del periodismo de cara a diferentes audiencias digitales.

Este tipo de plataformas digitales son, indudablemente, un canal poderoso que contribuye a la visibilización del contenido y a fortalecer agendas mediáticas robustas. Indiscutiblemente el rol de los principales periódicos es proporcionar contenido creíble y que pueda traducirse en una cooperación mutua beneficiosa que beneficie al medio y a la esfera digital.

En esa medida es una responsabilidad de los periódicos, y muy pronto de las revistas, mirar más allá de la publicidad digital como su caballo de batalla y líder en la estrategia de generación de ingresos digitales y, más bien, establecer un relación con sus usuarios como suscriptores pagos.

*Comunicador social y periodista de la Universidad de La Sabana.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

LinkedIn: Andrés Bayona

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Alfabetización, una de las prioridades globales
Por

Está probado que los proyectos educativos que buscan propiciar momentos de aprendizaje a lo largo de la vida son más efe...