Si las mujeres quieren ser parte del mundo laboral del futuro y, con ello, acabar con la brecha de género tendrán que especializarse en alguna de las CTIM: ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

Esto es lo que aconsejó la CEO de Google México, Mariate Arnal, en su plática “La educación que necesitamos”, en el marco del Foro Forbes Mujeres Poderosas 2018, celebrado este martes en la Ciudad de México.

Lee también Mariate Arnal deja Twitter para dirigir Google México

“En América Latina, en los próximos 8 años habrá mas de un millón 200,000 oportunidades de empleo en puestos que tienen que ver con programación y más del 70% de oportunidades laborales en los próximo diez y veinte años serán en ciencia y tecnología”, explicó al auditorio del Westin de Santa Fe.

PUBLICIDAD

El camino es la educación, no solo la que imparte en universidades, sino que la se transmite en casa desde nuestra infancia.

La dirigente de Google comentó que al 70% de las niñas les interesa la ciencia desde bien chiquitas pero por presión social, a partir de los 11-15 años empiezan a desencantarse de ella.

“Siete de cada diez de nosotras podríamos ser científicas y, al final, optamos por no serlo. Desde pequeñas tenemos que inculcar a nuestras hijas que las ciencias son divertidas y que resuelven problemas”, dijo.

En el ámbito académico, al futuro, dentro y fuera de la ciencia y la tecnología, pasa por un programa de enseñanza que poco tiene que ver con el que conocemos hoy.

“El foco de la educación ha estado en las carreras, pero tiene que cambiar a habilidades”, comentó. Y esto es así porque desconocemos el 60% de los trabajos del futuro.

Según Mariate Arnal, Google identificó un ranking de las principales habilidades que se van a necesitar en las profesiones futuras: capacidad de resolver problemas, trabajo en equipo y habilidades de comunicación.

Pero ¿cómo debería ser un modelo educativo que potenciara estas aptitudes?, la CEO del buscador de Internet dió los cuatro pilares sobre los cuales construirlo:

Primero, proporcionar una educación personalizada y medible, es decir, acabar con programas educativos que el sistema o el maestro decide que va a impartir al conjunto de la clase.

“Desde la Secretaría de Educación Pública estamos lanzando un proyecto para el próximo ciclo escolar para que cada alumno tenga un dispositivo con aplicaciones que les darán clases personalizadas y permitirán medir el avance de cada uno”, anunció.

Segundo, colaboración y diversidad. También, una educación basada en proyectos y autogestión: “el profesor ser converte en un coach”, comentó Arnal. Como ejemplo, puso el sistema que se imparte en Khan Academy.

Finalmente, la educación de mañana tendrá que ser auténtica y experiencial.

Este cambio de paradigma requiere de un cambio de mentalidad. Porque si hasta ahora veíamos la educación y formación como una etapa de nuestra vida, Arnal aseguró que deberíamos empezar a entender que somos life-long learners, es decir, estudiantes de por vida.

Mariate Arnal, que lleva 19 años en el mundo de las tecnológicas, aseguró que los hardwares y softwares son una herramienta, pero que dar una tableta a cada alumno no va a mejorar la calidad educativa del país. “Ya parezco una candidata”, bromeó.

El reto es aumentar hasta los tres dígitos el porcentaje de alumnos que llegan a la universidad, pues la empresaria afirmó que el 80% de que ingresaron en el sistema educativo en 1999 desertaron en algún punto del sistema escolar.

Por eso, Mariate Arnal se dirigió al auditorio del Foro Forbes Mujeres Poderosas para preguntarles: “¿Qué valor le estamos dando a la educación?”.

 

Siguientes artículos

google-1
Google y Apple, las tecnológicas más valiosas del mundo
Por

Por primera vez, las marcas no estadounidenses también están creciendo, con 14 marcas chinas en el top 100, frente a una...