Aquí no voy hablar de los problemas que ya todos conocemos sobre la jubilación, la falta de ahorro, el exceso de deudas y el consumismo, la poca educación financiera, así como los millones de personas a las cuales el Seguro Social y/o las Afores no les pagarán un beneficio suficiente para poder vivir dignamente a su retiro. Tampoco abordaré sobre los millones de mexicanos que están trabajando fuera del país, sin cotizar y que cuando regresen, no tendrán derecho a una pensión suficiente. En realidad, aquí quiero hablar de los siete pilares que pueden resolver el problema:

  1. Incentivos fiscales para empresas y para personas. En México estos prácticamente no existen; por ejemplo, a las organizaciones les conviene más pagar una indemnización (100% deducible de impuestos) que crear un fondo para las jubilaciones de sus trabajadores (deducible sólo a la mitad). Para las personas, muchos de los incentivos fiscales son sólo un diferimiento del pago de impuestos y, por lo tanto, sólo una ilusión. El gobierno necesita ofrecer más alicientes de este tipo, las empresas capitalizarlos y las personas entenderlos, así como aprovecharlos.
  2. Prevención de la salud al retiro. Parecería que en estos días todo estuviera contaminado: el aire que respiramos, el agua, los cultivos, los criaderos, los alimentos procesados, etc. Si a esto sumamos nuestros hábitos, así como los excesos y abusos que cometemos en contra de nuestro cuerpo, no es de extrañarse que las personas estén llegando a su jubilación con un cuerpo desgastado y los gastos médicos para repararlo son altísimos. No hay mejor negocio que cuidar la salud, llegar sano y con buenas costumbres al retiro, y no hay peor negocio que hacer lo contrario. Las empresas tienen que promover programas de prevención y tener incentivos para ello; los individuos tienen que adquirir conciencia y cambiar sus prácticas y el gobierno tiene que fomentar la prevención, el control y regularización de todo lo hoy nos está haciendo daño. De otra forma, todos gastaremos mucho más en temas médicos que en nuestra propia manutención al momento de jubilarnos y nadie podrá pagarlo.
  3. Fomento al emprendimiento. Las personas tienen la creencia de que poner un negocio es demasiado arriesgado y las corporaciones de que, si sus empleados emprendieran, se estarían distrayendo de sus objetivos. El gobierno quizá considere que es mejor generar empleos que emprendimiento. Mientras todos sigamos pensando así, no habrá forma de resolver el tema del retiro, puesto que sería un error confiar en que será suficiente con la Seguridad Social, más el ahorro individual y lo que nos llegue a dar la empresa. No se trata de que la gente se distraiga y sean menos productiva, sino de lo que pueden hacer en su tiempo libre y que poco a poco, con el paso de los años, se convierta en un negocio que les ayude en su jubilación. De hecho, hay diversos estudios que indican que dormir bien, trabajar sólo la jornada laboral establecida, tener calidad de vida y estar motivados con un plan de vida personal, hacen más efectivos y productivos a los individuos, contrario a tenerlas durante muchísimas horas, cansadas, estresadas, presionadas y explotadas.
  4. Hacer algo para las personas que hoy ya están llegando a su retiro. Las compañías pueden dar empleos a adultos mayores, aprovechar su enorme experiencia, contratarlos como consultores, entrenadores, líderes de proyecto, agentes comerciales. Estamos desaprovechando todo su talento y toda su experiencia por pensar en contratar a alguien más barato y ellos están sufriendo en su economía. Las personas tendrán que ir preparando su jubilación varios años antes de retirarse, tener un Plan B, saber exactamente cómo pueden capitalizar todo lo que aprendieron en beneficio de las organizaciones y de la sociedad. Al gobierno le toca poner las reglas que esto funcione e incentivarlo.
  5. Ahorro. Se ha hablado tanto de esto, que sólo diré que las firmas deberían poner los vehículos de ahorro y generación de patrimonio al alcance de los colaboradores, al gobierno le correspondería promover e incentivar el uso de estos vehículos financieros mejorando su imagen para generar confianza y, por último, las personas deberían ahorrar en esos vehículos antes que realizar cualquier otro gasto, pues esa puede ser la inversión más importante de sus vidas.
  6. MiPymes. Las pequeñas empresas hoy deberían gozar de mayores beneficios (fiscales y regulatorios) si deciden ser parte de la solución, así como participar en los esfuerzos de salud, fiscales, ocupacionales y de ahorro que ya he mencionado.
  7. Reformar los sistemas de pensiones y de salud en México. Este punto se explica por sí mismo.

Este es un llamado para las empresas, para el gobierno y para las personas. Todavía estamos a tiempo de resolverlo si trabajamos todos juntos en la misma dirección; si cada quien ve por su propio beneficio, estaremos olvidando otros puntos muy importantes. Enfocar nuestra atención sólo en el sistema de pensiones ya no es suficiente, dar una pensión a los adultos mayores no es suficiente, ahorrar ya no es suficiente.

Para la solución real tendrán que trabajar en conjunto (quizá a través de una Comisión),  la Secretaría de Hacienda (para los incentivos fiscales), la Secretaría de Salud (para la prevención de la Salud), la Secretaría de Economía (para fomentar el emprendimiento), la Secretaría del Trabajo, Iniciativa Privada y empresas Estatales y Paraestatales (para brindar ayuda profesional y ocupacional a los adultos mayores), el sistema financiero incluyendo las Afores y la Consar (Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, para los vehículos de ahorro), la Secretaría del Trabajo (para la micro y pequeña empresa), el Gobierno Federal y el Poder Legislativo (para reformar los sistemas de Salud y Pensiones de México) y los individuos: para cuidar sus hábitos de salud y financieros al igual que tomar conciencia de lo que les espera.

Llevo más de 20 años trabajando en el mundo de las jubilaciones y puedo asegurar que la solución única es la suma de por lo menos estos siete pilares que he mencionado a título personal. Cada uno, aislado, representa sólo la séptima parte de la solución. Hay que actuar de inmediato.

PUBLICIDAD

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Revolución 4.0 ¿el hombre versus la máquina?
Por

El hombre no compite contra la máquina, sino contra una fuerza laboral global. En el entorno de cambio, la sensibilidad...