Los países de América latina y el Caribe se muestran reacios a apoyar a Ucrania durante la cumbre que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y caribeños (CELAC) y la Unión Europea celebrarán el 17 y 18 de julio en Bruselas.

En su lugar, proponen que la declaración que se aprobará durante esa cumbre se refiera a la necesidad de “soluciones diplomáticas serias y constructivas al conflicto actual en Europa”, según figura en una contrapropuesta de 21 páginas enviada por la CELAC al Servicio Europeo de Acción Exterior a la que ha tenido acceso el medio paneuropeo Euractiv, socio de EFE.

También piden “reparaciones” por los daños causados por la ocupación colonial, según ese documento.

El texto original que los representantes de la UE remitieron hace un mes a los de la CELAC con vistas a las conclusiones de la cumbre de julio incluía varios párrafos sobre el apoyo a Ucrania, haciendo referencia a las resoluciones de la Asamblea General de la ONU.

La UE esperaba en particular que la cumbre permitiera seguir trabajando con América Latina y el Caribe para que haya una condena firme a la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

Sin embargo, los países latinoamericanos “borraron todo lo relacionado con Ucrania”, indicó un diplomático europeo tras ver la contrapropuesta latinoamericana, recoge Euractiv.

Desde el inicio de la invasión rusa, los europeos han afirmado de forma tajante que, una vez concluya la guerra, la paz debe construirse según los parámetros de Kiev, una postura que la contrapropuesta latinoamericana no menciona.

El texto de la declaración modificada indica que los miembros de la UE y la CELAC juntos “abogarían por soluciones diplomáticas serias y constructivas al conflicto actual en Europa, por medios pacíficos, que garanticen la soberanía y la seguridad de todos nosotros, así como la paz regional e internacional, la estabilidad y la seguridad”.

Los países de la CELAC piden además a la UE que pague por la reparación de los daños causados por la esclavitud.

“Reconocemos la necesidad de que se tomen medidas apropiadas para restaurar la dignidad de las víctimas (de la trata transatlántica de esclavos africanos), incluidas reparaciones y compensaciones para ayudar a sanar nuestra memoria colectiva y revertir los legados del subdesarrollo”, dice el proyecto latinoamericano de declaración.

Te puede interesar: La producción agrícola de Latinoamérica crecerá un 12% en la próxima década

Latinoamérica y el Caribe, reacios a apoyar a Ucrania en la cumbre de la UE-CELAC

“Reconocemos y lamentamos profundamente el sufrimiento incalculable infligido a millones de hombres, mujeres y niños como resultado de la trata transatlántica de esclavos africanos”, dice el texto según Euractiv.

Además, el texto de la contrapropuesta afirma, entre otras cosas, que ambas partes “esperan la futura firma y aprobación” del acuerdo comercial UE-Mercosur, al tiempo que “condena la imposición de barreras comerciales unilaterales con pretextos medioambientales”.

Las principales trabas para el texto del acuerdo UE-Mercosur consensuado en 2019 pasan por la negativa del Mercosur a aceptar un documento anexo presentado por la UE, que establece unas nuevas garantías en materia medioambiental.

En su cumbre del pasado martes en Puerto Iguazú (Argentina), los dirigentes de Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) prometieron una respuesta “contundente” a las “exigencias” de la Unión Europea para cerrar el acuerdo comercial.

Los cuatro socios del bloque suramericano ratificaron su deseo de llevar a buen puerto las negociaciones con los Veintisiete, estancadas ante las demandas de uno y otro lado, pero “no a cualquier precio”.

El texto enviado a Bruselas también subraya que la transición hacia un sistema económico más sostenible tiene que “tener en cuenta las circunstancias, planes y políticas nacionales”.

La UE ha estado trabajando para imponer un impuesto sobre el carbono a las importaciones, bajo el nombre de Mecanismo de Ajuste Fronterizo del Carbono (CBAM).

Por otra parte, el texto de la CELAC modifica la mención a la estrategia de la UE bautizada como “Global Gateway”, un programa de inversiones internacionales con el que Europa quiere competir con la creciente presencia de China en ciertas regiones.

Los países de la CELAC señalan que “toman nota del lanzamiento”, en lugar del lenguaje diplomático habitual de decir que lo “acogen”, informa Euractiv.

Se espera que los embajadores de la UE discutan la contrapropuesta de la CELAC en su reunión de este viernes 7 de julio.

Con información de EFE.

Poco texto y gran información en nuestro Twitter, ¡síguenos!  

 

Siguientes artículos

juicio-fraude-Trump-pesos-dólar
Asistente de Trump se declara no culpable por caso de manejo de documentos clasificados
Por

El asistente del expresidente Donald Trump, se declaró no culpable de los seis delitos que afronta en la acusación por e...