Por Matthew Herper

Kenneth C. Frazier, el director general de la farmacéutica estadounidense Merck, renunció como mimebro del consejo manufacturero del presidente Donald Trump la mañana de lunes, al argumentar en una declaración “como CEO de Merck y como un asunto de conciencia personal, me siento una responsabilidad de tomar una postura en contra de la intolerancia y el extremismo”.

La decisión fue claramente en referencia a los comentarios apagados sobre la violencia este fin de semana en Charlottesville, Virgina, provocados por una protesta por un grupo de blancos nacionalistas y neonazis de extrema derecha.

Trump condenó violencia en “muchos bandos”, pero no denunció específicamente grupos blancos nacionaistas. “Los líderes estadounidenses deben honrar nuestros valores fundamentales al claramente rechazar expresiones de odio, fanatismo y supremacia, que va en contra del ideal amerciano en el que toda la gente es igual”, dijo Frazier en un tuit publicado desde la cuenta de Merck.

PUBLICIDAD

El político republicano, quien ha suavizado su postura en contra de las compañías farmacéuticas desde enero, cuando la acusó de “salirse con la suya en asesinatos”, en los precios elevados que cargan al gobierno, respondió rápido con un tuit propio:

El intercambio es sorprendente, no sólo porque es una guerra sin precedentes de llama de Twitter entre un presidente y un CEO sentado, sino también porque Frazier es uno de sólo un puñado de afroamericanos que dirigen grandes empresas con fines de lucro. Pero tampoco es una sorpresa para cualquiera que haya seguido la carrera de Frazier: tiene récord de tomar posiciones morales y participar en grandes peleas. Ejemplo de ello: En sus primeros años de trabajo como abogado de Merck y como jefe de la empresa de asuntos públicos, defendió a un hombre en el corredor de la muerte que fue finalmente liberado.

Frazier creció en el centro de Filadelfia. Su padre era un conserje con una educación limitada y, dice Frazier, “uno de los hombres más inteligentes que he conocido en mi vida”. El padre de Frazier devoraba dos diarios al día y, más tarde, los libros de texto de sus tres hijos.

El joven Frazier idolatraba a Thurgood Marshall y fue a Penn State ya la Harvard Law School, con becas. Se unió a la firma de abogados Drinker Biddle & Reath en Filadelfia en 1978, y comenzó a trabajar con Merck con una victoria legal que involucró a una compañía que vendía grandes unidades de aire acondicionado para las cimas de los edificios, un negocio que la empresa ya no posee.

En 1991, Frazier tomó el caso de James Willie “Bo” Cochran. Cochran había sido arrestado y acusado de asesinar a un subgerente en una tienda de ultramarinos de Birmingham en 1976. Mientras Frazier trabajaba en el caso en 1992, fue contratado como consejero general de Astra Merck Group, una empresa conjunta que vendía el superproducto Prilosec. Fue trasladado a la nave nodriza Merck para dirigir los asuntos públicos en 1994. La condena de Cochran fue anulada en 1995, después de haber pasado 19 años en el pabellón de los condenados a muerte y fue juzgado de nuevo y declarado inocente en 1997.

Frazier fue nombrado consejero corporativo de Merck, el principal abogado de la compañía. Su tarea más importante fue defender a Merck de una avalancha de demandas relacionadas con su manejo del analgésico Vioxx, que fue retirado del mercado en 2004 después de estudios sobre ataques. Algunos analistas de Wall Street pronosticaron que Merck podría enfrentar una factura legal de 50,000 millones de dólares de la droga, pero Frazier insistió en luchar caso por caso, resultando en una responsabilidad total de menos de 5,000 millones de dólares.

Frazier tuvo éxito al defender la empresa contra Vioxx, caso que lo puso como CEO en 2011. Inicialmente, Frazier se enfrentó a muchos problemas: los medicamentos experimentales desarrollados como Merck, así como los que habían llegado desde sus 41,000 millones de dólares en 2009. La compra del rival Schering-Plough, estaba en duda, pero Frazier reclutó a un nuevo jefe de Investigación y Desarrollo (i+D), Roger Perlmutter, anteriormente de Amgen. Juntos trajeron el foco financiero a un nuevo medicamento contra el cáncer, Keytruda, que tenía un efecto dramático en algunos pacientes con melanoma y cáncer de pulmón. (Es la droga que parece haber salvado la vida del ex presidente Jimmy Carter).

Frazier nunca se ha encogido ante una pelea. También ha sabido estudiar el lugar de Merck en la historia. Fue reclutado a Merck por su legendario CEO, Roy Vagelos, quien, junto con Carter, ejecutó un plan para obtener medicamentos para tratar una enfermedad grave llamada ceguera de los ríos (oncocercosis) para las personas en países tercermundistas.

“Soy el último ejecutivo senior que fue contratado por Roy Vagelos”, me dijo Frazier en 2013. “Es un honor, pero también me impone la obligación no solo de pensar en su legado, sino también en el legado de esta empresa”.

 

Siguientes artículos

panamá
Panamá concentró 44% de la IED de Centroamérica en 2016
Por

En total el país canalero atrajo más de 5,200 millones de dólares (mdd) en flujos de inversión durante el año pasado, se...