Bueno, los precios no, pero sí los compradores. La diferencia entre las dos ofertas más altas para hacerse de un equipo profesional se ha ampliado en los últimos años hasta alcanzar proporciones inauditas.

 

Por Mike Ozanian

 

PUBLICIDAD

Ser propietario de un equipo deportivo usualmente ha sido una labor no asociada con otros negocios. Tener el poder de sentarte en tu suite y entretener a políticos y ejecutivos de grandes empresas es parte del precio que pagas por tener un equipo.

Pero las primas que hay que pagar por esos “trofeos” se han incrementado dramáticamente en los últimos años, al menos cuando se miden por la diferencia entre la cantidad que los compradores han pagado con relación al monto que otros postores interesados estuvieron dispuestos a pagar. Terrence Peguala, recientemente se quedó con Buffalo Bills con una oferta de 1,400 millones dólares, 39% más que los 1,050 millones ofrecidos por el grupo Toronto, liderado por Jon Bon Jovi. No conozco otro caso en el que la brecha entre ofertas haya sido tan amplia.

Los banqueros deportivos dicen que históricamente la diferencia típica entre los ganadores y la segunda oferta para adquirir equipos deportivos de la NFL, MLB, NBA y NHL ha sido de 5% o menos. Ése fue el caso cuando el grupo de Nolan Ryan compró a los Texas Rangers en 2010, en el futbol  americano; cuando Woody Johnson adquirió a los NY Jets en 2000, en el baloncesto; cuando Joshua Harris y David Blitzer adquirieron a los Philadephia 76ers en 2011, y cuando True North Sports & Entertainment compró los a los Atlanta Thrashers (ahora Winnipeg Jets) en 2011.

No estoy seguro del porqué las primas han aumentado tanto en los últimos años. Tal vez se deba a que hay menos personas lo suficientemente ricas como para permitirse comprar un equipo, o quizá sea porque las grandes firmas de Wall Street —Bank of America (Los Angeles Clippers), Grupo Blackstone (Los Angeles Dodgers), Morgan Stanley (Buffalo Bills)— están teniendo un rol  más activo en la banca deportiva. Independientemente de la razón, los compradores parecen estar, una de dos: bien informados de las ofertas que hacen sus competidores, o completamente indiferentes.

Las primas más grandes pagadas por un equipo deportivo:

Equipo: Buffalo Bills
Comprador: Terrence Pegula
Fecha de compra aprobada por la liga: pendiente
Precio de compra: 1,400 mdd
Segunda oferta más elevada: 1,050 mdd
Diferencia entre las dos mejores ofertas: 39%

Equipo: Los Angeles Dodgers
Comprador: Guggenheim Baseball Management
Fecha de compra aprobada por la liga: 12 de abril
Precio de compra: 2,000 mdd
Segunda oferta más elevada: 1,500 mdd
Diferencia entre las dos mejores ofertas: 33%

Equipo: Los Angeles Clippers
Comprador: Steve Ballmer
Fecha de compra aprobada por la liga: 14 de agosto
Precio de compra: 2,000 mdd
Segunda oferta más elevada: 1,600 mdd
Diferencia entre las dos mejores ofertas: 25%

Equipo: New Jersey Devils
Comprador: Joshua Harris / David Blitzer
Fecha de compra aprobada por la liga: 13 de agosto
Precio de Compra: 320 mdd
Segunda oferta más elevada: 260 mdd
Diferencia entre las dos mejores ofertas: 23%

Equipo: Milwaukee Bucks
Comprador: Marc Lasry / Wesley Edens
Fecha de compra aprobada por la liga: 14 de mayo
Precio de Compra: 550 mdd
Segunda oferta más elevada: 500 mdd
Diferencia entre las dos mejores ofertas: 10%

 

Siguientes artículos

Éste será el nuevo departamento más caro de NY
Por

Si tienen muchas ganas de mudarse y 130 millones de dólares a la mano, pueden hacerse de este penthouse de tres pisos y...