La reforma energética ofrece más oportunidades para aumentar el crecimiento del país que la fiscal. Sin embargo, su discusión ofrece también los mayores retos.

 

 

El Pacto por México dejó  claro que el país requería cambios estructurales para elevar el potencial de crecimiento económico y la calidad de vida de los mexicanos. Las principales fuerzas políticas acordaron trabajar en conjunto para lograr las reformas, sin embargo, la discusión y aprobación  de estos cambios aún enfrenta retos.

PUBLICIDAD

En la antesala de la presentación de la reforma fiscal, la discusión que preocupa más a los mercados es la de la reforma energética. Así lo considera Marco Oviedo, Economista en Jefe de Barclays.

En entrevista con Forbes.com.mx, el analista explica que la reforma energética tiene el mayor potencial de aumentar el ritmo de crecimiento económico,  pues la reforma fiscal se dará en un momento en el que buscar mayores ingresos tributarios puede traducirse en una recesión ante la desaceleración de la economía.

“Los mercados siguen a México con detenimiento, el riesgo se ajusta a la realidad de un retiro de estímulos de la Reserva Federal, que puede tener repercusiones para el tipo de cambio y las tasas de referencia. Las protestas que se han dado por la aprobación de reformas han puesto incómodos a los mercados por lo que es necesario que las reformas clave (la fiscal y la energética) se discutan y aprueben como primer paso a un mayor crecimiento”, señala el analista.

Para Barclays, la aprobación de la reforma energética implica un aumento de 1.5% en el potencial de crecimiento, es decir, el potencial actual de la economía (que se calcula en 3.5% de acuerdo a los fundamentales) podría alcanzar 5%, tan sólo con este cambio.

Crecimiento potencial

Sin embargo, es la reforma fiscal la que contendrá el nuevo régimen tributario para Pemex, también se prevé que incluya cambios en el esquema tributario. A continuación te presentamos los puntos más relevantes en las iniciativas y también los mayores retos para su aprobación.

 

Reforma energética

¿Qué propone?

* Contratos de utilidad compartida, que celebraría el Gobierno con Pemex  y/o particulares para exploración y extracción; y permisos del gobierno con Pemex y/o particulares para refinación petroquímica, transporte y almacenamiento, esto representa un punto crucial de apertura del sector y requiere un cambio constitucional que termine con el monopolio estatal.

* Un nuevo régimen fiscal para Pemex que le permitiría ser plenamente competitivo

* Participación de particulares en la generación de electricidad

Los mayores retos

La apertura del sector a la inversión privada ha sido siempre un tema controvertido. Pese a que el gobierno ha presentado una iniciativa en tono neutral que plantea los principios básicos de apertura del sector energético, es probable encontrar una reacción negativa por parte de la oposición.

“El PAN proponía una reforma incluso más agresiva, por ese lado el PRI cuenta con el respaldo de parte importante de la oposición, es probable que haya una reforma aún más profunda si se mantiene el consenso. Sin embargo, el PAN busca también una reforma electoral que de cierto modo, implica un costo político para el PRI, por el otro lado, el PRD no apoya los cambios constitucionales, la política no es una ciencia exacta por lo que aún queda por ver qué de la propuesta realmente se pondrá en marcha y cómo se desarrollará la discusión”, detalla Marco Oviedo.

Por otro lado, tanto la reforma energética como fiscal se deberán discutir en un congreso con una apretada agenda.

“Todavía queda por discutir las leyes secundarias de la reforma en telecomunicaciones y la reforma financiera, el reto en tiempo para el legislativo es muy grande”.

 

Reforma fiscal

 

¿Qué se espera?

Una reforma fiscal con objetivos de aumentar la recaudación entre 4 y 6% del PIB generaría un ambiente recesivo en el país, así lo advierte un análisis económico de Banamex.

De acuerdo con el banco, la propuesta será más modesta, de un aumento en la recaudación de entre 0.5% y 1.5% del PIB en nuevos ingresos.

Marco Oviedo coincide: “Es probable que se vean cambios en las tasas de ISR y en los esquemas de tratamiento especial, 2014 es un año que se vislumbra como un periodo de recuperación por lo que no se buscará una reforma agresiva, es probable incluso ver regímenes y tasas escalonadas que vayan aumentando con el paso del tiempo”.

Los mayores retos

* Los esquemas de seguridad social universal figuraron como parte de las promesas de campaña del presidente Peña Nieto, los recursos para ejecutarlos deberán figurar en el paquete económico, sin margen para aumentar los ingresos tributarios, el esquema de cobertura universal puede reducirse a la ampliación de los programas ya existentes de asistencia pública.

* El rechazo popular. En opinión de Marco Oviedo, las personas se rehúsan a pagar más impuestos porque no consideran que exista una correcta utilización de los recursos, para combatir esta percepción el gobierno debe no sólo proponer un nuevo esquema de impuestos sino reconfigurar el gasto, eliminar las áreas redundantes y  canalizar los mayores recursos a infraestructura.

En general, el mayor reto que enfrentan las reformas clave es perder el momento político y económico.

“México está en el momento propicio para discutir y realizar cambios, sin embargo es necesario que estos se concreten, si las presiones aumentan y si a nivel global se da una reconfiguración de las condiciones se corre el riesgo de ver impactos en el tipo de cambio y los tipos de interés, es importante ver que los acuerdos políticos se mantengan”, añade Marco Oviedo.

 

Siguientes artículos

El arte de reconstruir el tiempo
Por

La pasión por las piezas y complicaciones de antaño dieron origen a Parmigiani Fleurier, una de las firmas relojeras más...