Notimex. – El sistema antiaéreo ruso S-300 desplegado por el régimen del presidente Nicolás Maduro alrededor de Caracas, fue desarrollada en tiempos de la Unión Soviética, y es hasta el momento el escudo defensivo más avanzado de América Latina.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) desplegó la víspera una batería de misiles antiaéreos S-300 en torno a la ciudad de Caracas, en medio de la crisis económica y política que se vive en Venezuela.

Estas armas se presentan como el escudo antimisiles más avanzado de América Latina y fueron instaladas mientras se discute en todo el mundo una posible intervención militar de tropas extranjeras, presuntamente lideradas por Estados Unidos, en el país sudamericano.

Normalmente una batería de S-300 cuenta con un número variable de lanzadores de misiles, un sistema de radar y un centro de comando automatizado.

Se suele desplegar para proteger bases militares e infraestructura estratégica

Aunque existen sistemas más capaces y modernos en los arsenales ruso y estadunidense, el S-300 se ha mantenido actualizado y en la región no tiene comparación alguna.

Venezuela compró las baterías de S-300, en su versión VM, en 2009 y las recibió en julio de 2013. Hasta el momento el S-300VM es utilizado sólo por Rusia y Egipto, además de Venezuela, aunque otras versiones se encuentran operativas en otros países del mundo, como Siria, donde han servido como elemento disuasivo para los ataques israelíes.

El domingo dos aeronaves de transporte de la Fuerza Aérea de Rusia aterrizaron en Caracas con 100 militares rusos y 35 toneladas de equipo, aunque no se conoce en detalle su misión. No se había reportado el despliegue operacional de estas armas en Venezuela.

El sistema antimisiles de fabricación rusa S-300VM llegó a Venezuela en 2013, aunque no se había reportado su uso operativo hasta ahora, informó este lunes el portal de noticias Infobae.

En el arsenal venezolano, el S-300 funciona junto a los cañones Zu-23, los misiles Buk-2M y Pechora-2M, en un sistema escalonado de defensa antiaérea. Todo el equipo es de origen ruso, dado que Moscú se ha convertido en los últimos años en el principal proveedor de material bélico de Venezuela y uno de sus aliados más leales.

Los misiles disparados por el S-300 VM tienen un alcance máximo de 200 kilómetros para aeronaves y 40 kilómetros para misiles balísticos. La altitud máxima a la que pueden dar con estos blancos es 30 mil y 25 mil metros, respectivamente. En tanto una batería puede rastrear hasta 100 objetivos distintos y disparar contra un máximo de 24 al mismo tiempo.

Aunque ha sido superado por otros sistemas de armas, el S-300 es el escudo antimisiles más avanzado en América Latina

Emplazado en la base Capitán Manuel Ríos, unos 100 kilómetros al sur de Caracas, el sistema puede proteger el espacio aéreo de la capital y el centro norte del país, donde existen numerosas bases aéreas de la FANB.

Fabricante: Fue desarrollado en la Unión Soviética

Diseño: Su primera versión entró en servicio en 1978 y fue desarrollada en tiempos de la Unión Soviética, aunque Moscú continuó actualizándola desde entonces

Prueba: Las primeras versiones entraron en servicio en 1978. Son un sistema de defensa contra aeronaves, misiles balísticos y misiles de crucero que pueden funcionar en cualquier clima.

Puedes leer: Prosur, nuevo frente contra régimen de Nicolás Maduro

 

Siguientes artículos

Venezuela dice que se presentó “ataque” en principal hidroeléctrica
Por

Venezuela sufrió su peor apagón en décadas el 7 de marzo y por casi cinco días el país estuvo a oscuras. El lunes se pro...