Dos adjetivos definen las capacidades de la Clase GLC: funcionalidad y agilidad; acordes a la vida moderna, al tiempo incesante que no para en su afán de ir por más, y por supuesto, en consonancia con los hombres y las mujeres versátiles que aprecian el lujo y el confort para sus actividades del día a día, pero también para aquellos momentos reservados para el ocio y las actividades de fin de semana.

SUV hay muchas pero pocos con los genes y la atracción que despierta una Mercedes-Benz. La marca creó la Clase G para nombrar a sus todoterreno hace más de 39 años y, desde esa fecha hasta el día de hoy, ha encumbrado a todos y cada uno de sus modelos más allá de los caminos habituales.

Una SUV contundente a la vista y al volante

En el interior se aprecia un diseño de alta calidad del habitáculo que pocos pueden presumir. La combinación de materiales auténticos en todas las superficies recrea lujo y ligereza, destacando las molduras de fresno negro de poros abiertos.

PUBLICIDAD

En cuanto a diseño exterior, el cuerpo del vehículo alterna superficies angulosas con formas atléticas, basadas en tendencias deportivas y progresistas. El frente de la GLC expresa actitud y rasgos poderosos que emanan de la gran estrella Mercedes-Benz, así como de las luces diurnas de diodos luminosos.

Así como los individuos modernos, la GLC aspira a dominar a la perfección cualquier terreno; una multitalento, atractiva para clientes que desean una SUV de lujo de tamaño mediano con numerosos campos de aplicación.

Principales características:

Transmisión 9G-TRONIC

El cambio automático de 9 velocidades entusiasma con cambios rápidos de relación y transiciones suaves con tracción integral. Al mismo tiempo, el cambio 9G-TRONIC contribuye a reducir el consumo de combustible.

Panel táctil con controlador

Las funciones del sistema multimedia pueden manejarse de forma intuitiva con el panel táctil, utilizando gestos de un dedo o varios dedos. Esta posibilidad de manejo complementa el sistema de mandos de voz y el controlador.

Piloto automático con PARKTRONIC

El piloto automático para estacionar facilita tanto la búsqueda de un espacio como para las maniobras necesarias en el proceso; ya sea en línea o en batería, este asistente se acciona de forma autónoma, operando el volante y los frenos de la GLC.

Espacio de sobra

La GLC representa una combinación inteligente de funcionalidad y agilidad con un moderno diseño de SUV. El aumento patente del tamaño del interior y un volumen del espacio de carga de 550 a 1600 litros suponen un incremento considerable del confort y de la funcionalidad en comparación con el modelo antecesor.

Galería:

Te puede interesar: La SUV de Mercedes-Benz con propulsión híbrida enchufable.

 

Siguientes artículos

Primer ministro palestino sobrevive a atentado en Gaza
Por

La Autoridad Palestina no acusó directamente a Hamas del asalto pero sugirió que no había provisto seguridad adecuada. H...