Por Enrique Hernández

 

BUENOS AIRES.- Un misterioso mexicano, del que poco se conoce públicamente incluso en su país natal, está a punto de controlar más de 70% del negocio de los medios, internet y telecomunicaciones de Argentina.

“Yo me dedico a hacer negocios, no a aparecer en revistas sobre celebridades”, responde David Martínez Guzmán a Forbes México cuando se le solicita una entrevista para conocer más de su vida, sus negocios y sus planes.

PUBLICIDAD

Hace unos días, Martínez Guzmán recibió la autorización para cerrar la adquisición de Telecom Argentina y continuar con la compra de Nextel del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), un organismo creado por el presidente Mauricio Macri para regular el sector de las telecomunicaciones.

Estas operaciones ponen al dueño de Fintech Advisory en una posición estratégica dentro de la economía argentina, en donde participa Carlos Slim a través de Claro; así como César Alierta, de Telefónica, y Héctor Magnetto, dueño de Grupo Clarín (Magnetto y Martínez son socios en Cablevisión).

El fondo de inversión invierte en diferentes industrias, particularmente en mercados emergentes y en la Eurozona. La empresa de Martínez firmó un acuerdo con Telecom Italia para que, a cambio de 960 millones de dólares, se quede con los activos, con más de 20 millones de clientes de telefonía móvil, con cuatro millones de líneas fijas y con 1.7 millones de clientes de internet en Argentina. Además, la firma emplea a más de 15 mil personas.

Actualmente es propietario del 25% de las acciones de Genneia en Argentina, una proveedora y generadora de energía eléctrica que rescató durante la administración de Néstor Kirchner, y también es propietario del 40% de Cablevisión, el holding de televisión, datos y voz por cable de Grupo Clarín. Este grupo fue enemigo público y rival de los Kirchner durante la última década.

Su rostro no está incluido en la lista de los millonarios de México, pero siempre hace jugadas a su favor con operaciones financieras como lo fue la compra de deuda en Argentina —donde negoció con el gobierno de Néstor Kirchner y después con Cristina Fernández Kirchner, lo que lo llevó a ser el “fondo buitre amigo”—, y en Brasil.

Su relación con el poder político argentino comenzó a partir de 1994, año en que adquirió bonos de deuda con vencimientos a 8 y 37 años por un valor de 834 millones de dólares. En 2005, Fintech fue uno de los impulsores más fuertes del canje de deuda, el cual fue propuesto por el gobierno de Néstor Kirchner. El empresario mexicano intercambió el resto de sus bonos cinco años más tarde.

Le gustan las instituciones bancarias al desembarcar a través del Banco Sabadell en España —esa institución financiera opera en México, donde su apuesta es financiar pymes y proyectos energéticos—, y del Monte dei Paschi en Italia.

Forma parte del consejo de Administración de Grupo Alfa y Vitro —empresas emblema del Grupo Monterrey—, y fue uno de los que apostó a la revolución energética en México, al fondear y ponerse detrás de las operaciones de la naviera sueca Seadrill.

Guzmán Martínez se graduó como ingeniero eléctrico en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), perteneció a los Legionarios de Cristo, cursó filosofía en Roma, incluso quiso ser sacerdote.

Pero el Dios dinero pudo más, cuando lo descubrió a través de la escuela de negocios de Harvard, donde cursó un máster, y en la oficina de mercados emergentes de Citigroup en Nueva York. Es ahí donde conoció todas las necesidades de financiamiento de los países latinoamericanos, que caían en crisis en la década de los 80, 90 y principios del 2000.

En 1987 usó 300,000 dólares que le prestó su abuela para fundar Fintech Advisory, una empresa que se dedicó a comprar deuda de países en apuros y a rescatar compañías en problemas, como la vidriera Vitro y el conglomerado de productos químicos Cydsa. En este momento también opera Fintech Energy y Fintech Telecom, dos consorcios dueños de acciones de firmas argentinas.

David Martínez, titular de Fintech, saluda a Néstor Kirchner (Foto: Gobierno de Argentina)

David Martínez, titular de Fintech, saluda a Néstor Kirchner. (Foto: Gobierno de Argentina)

“El señor David Martínez realizó una oferta muy válida y en 2013 (año en que firmó el acuerdo vigente) nos ganó, también nosotros habíamos hecho una postura anterior a la de él; y en buena ley ganó”, explica Carlos Joost Newbery, presidente de Inversiones Cóndor.

Este empresario argentino puso sobre la mesa el pasado 26 de febrero una nueva oferta de 1,100 millones de dólares para quedarse con Telecom Argentina. Pero fue demasiado tarde.

En 2013, cuando Telecom Italia cerró el acuerdo con David Martínez, “teníamos un equipo de gente en las oficina de Citibank en Londres, estábamos negociando por el mismo precio y se dio la abrupta decisión”, recuerda Carlos Joost en entrevista.

“Telecom Italia tiene un acuerdo firmado con David Martínez hasta 2017 y uno podría preguntarse ¿Cómo es posible que la empresa haya firmado un acuerdo que dure hasta ese año con un precio fijo?”, cuestiona el fundador de Movicom (Movistar) y CTI (Claro), empresas que terminó vendiendo, cuando tenía en mente apoderarse de la filial de Telecom Argentina.

El empresario, quien fue socio de la familia de Mauricio Macri en la fundación de Movicom en 1987, dice que ellos no especularían comprando barato y vendiendo caro, querían Telecom para hacerla líder.

“No somos un fondo de inversión, somos una empresa de telecomunicaciones“, manifiesta en entrevista con Forbes México desde sus oficinas del piso 11. Parece que estamos en una cabina de buque, la sensación crece más a medida que uno se acerca a las ventanas, desde donde se mira la llegada de los cruceros al puerto de Buenos Aires.

A Newbery también le gusta mantener un perfil bajo, pero acepta hablar de las pocas libertades para moverse en la economía de Argentina que tuvieron durante los últimos 14 años. Mira con mucho optimismo la llegada de Mauricio Macri al poder, a quien le pide reglas claras y seguridad jurídica para jugar en el mundo empresarial.

Newbery advierte que el mexicano podría crear en Argentina un cártel que controlaría más del 70% de los medios, internet y telecomunicaciones.

 

El contrincante argentino busca otros horizontes

Carlos Joost Newbery, presidente de Inversiones Cóndor, acaba de abrir su empresa de telefonía, internet y medios en Pakistán y Turquía, algo que no imaginaba y se dio por la presión de parte de la ex presidenta Cristina Fernández Kirchner, quien creó una máquina para perseguir a las empresas argentinas.

“Por la máquina para impedir nuevos negocios en Argentina buscamos nuevos horizontes y hoy estamos operando una empresa pequeña en Pakistán de telecomunicaciones y desde hace un año y medio en Turquía”, manifesta a Forbes México.

“Probablemente seamos una de las pocas operadoras argentinas que está fuera del país, lo cual lleva un gran esfuerzo por las diferencias horarias y por estar al otro lado del mundo”, dice.

Los negocios en el extranjero se los debo agradecer al gobierno de Cristina Fernández Kirchner, quien “no nos dejaba hacer nada en Argentina, a nosotros y a la mayoría de las empresas”.

Al ser una compañía de origen argentino no tienen conflictos ni problemas de odio ideológico como sí pasa con las empresas de Estados Unidos y Europa.

Según el empresario hay un enorme potencial para ir creciendo año tras año en Pakistán con su marca conocida como Rayo. En esa nación de Asia viven más de 200 millones de habitantes, mientras la penetración de internet asciende a 3%.

“Tenemos instaladas 500 antenas en Pakistán”. Pero el plan de inversión es contar con 50 millones de suscriptores, por lo cual estamos obligados a instalar más de 260,000 sitios.

—¿Esos 50 millones de clientes son la población de Argentina?

—Sí es es toda la población de Argentina. Actualmente, estamos en 8 ciudades de Pakistán, iniciamos en Islamabad. Hay potencial por crecer y me encantaría realizar una inversión similar en mi país.

Su llegada a las telecomunicaciones fue casual y de la mano de importantes inversionistas argentinos y extranjeros.

“Un amigo que trabajaba en A&T en los laboratorios hace muchos años en Nueva York y me dijo: Este es el futuro y me mostró un teléfono gigante… A partir de ahí compré la idea y caramba este negocio es bueno”, describe.

“Después regresé a Argentina y monte el primer negocio de telefonía en América Latina”.

Movicom fue una compañía que creó de la mano con BellSouth, Motorola y  Grupo Macri en 1987. Se desprendió de la firma en 2005, al ser vendida a Telefónica.

El empresario participó en el desarrollo de la televisión por cable en Brasil, al  constituir el grupo que formó Telemar. También Fundó Movicom en Uruguay en 1988 y Porthable Paraguay (Claro) en el 2000.

Newbery estuvo en la creación de Compañía de Teléfonos del Interior (CTI) aliándose con GTE (Verizon), AT&T, AGEA (Grupo Clarín), Compañía Austral de Inversiones (ICondor), Benito Roggio e Hijos, Morgan Grenfell / Deutsche Bank Group y TCW Américas. Esta compañía pasó a América Móvil (Claro).

Desde 1999 a la fecha, es accionista y presidente de Trixco, una compañía que opera la banda de 900 Mhz prestando servicios de telefonía básica inalámbrica, servicios de valor agregado y desarrollo del negocio de coubicación de empresas prestadoras de servicios de comunicaciones en su red de torres ubicadas en el AMBA y en varias zonas de la Ciudad de Buenos Aires. También es director de Southern Towers.

En América Latina, explora realizar negocios en el sector de telecomunicaciones en Brasil y Uruguay. “Chile es el mercado más desarrollado en América Latina y hay mucha competencia genuina, ágil y muy buena, entonces no tiene mucho sentido por apostarle a ese país”.

Newbery aclara que no peleará con el mexicano.

 

El otro Slim

El mexicano, conocido como “El otro Slim” o “El Señor Martínez”, presionó a través de la Bolsa y clasificados para que le aprobaran la compra de Telecom Argentina, algo que el jueves 3 de marzo de 2016 se concretó.

También le autorizaron a Cablevisión —otra firma donde tiene intereses Martínez— quedarse con Nextel por 178 millones de dólares (esa firma tiene sólo 2% del mercado de telefonía móvil en Argentina).

“La terminación de la venta de Telecom Argentina” es clave para este año, dijo Marco Patuano, presidente de Ejecutivo de Telecom Italia, a sus inversionistas a mediados de febrero.

Ahora a David Martínez sólo le falta que el ente antimonopolios le prenda la luz verde.

La oferta presentada por David Martínez para quedarse con el control de Telecom Argentina debe seguirse de cerca, porque actualmente también es socio de Cablevisión, el principal jugador de banda ancha y televisión por cable en el país, señala Enrique Carrier, director general de la consultora Carrier & Asociados.

“Genera dudas en cuanto a cómo será la aprobación”, explica el consultor argentino, quien realiza investigaciones desde hace dos décadas sobre internet, informática y telecomunicaciones.

La nueva regulación de telecomunicaciones y medios presentada por el gobierno de Macri impide a las empresas de telefonía y servicios móviles ofrecer también servicios de televisión por cable, explica Carrier.

“Enacom, al autorizar el ingreso de Fintech a Telecom, está violentando lo dispuesto por el DNU (decreto de necesidad y urgencia o acuerdos usados para gobernar en Argentina) que creó el organismo, precisamente, en sus artículos 10 y 12”, advierte Martín Becerra, especialista en política de medios y profesor universitario.

“El DNU explica en su artículo 10, que los concesionarios de Servicio Básico Telefónico, que son Telefónica y Telecom, no pueden prestar servicios de televisión por cable sino hasta 2018, que puede extenderse a 2019”, comenta el especialista.

Martínez Guzmán tendrá férrea competencia, una vez que tenga en su poder todos los todos los permisos, especialmente de empresarios conocedores de las telecomunicaciones en Argentina y el mundo. Incluso se espera un mano a mano entre mexicanos.

“Carlos Slim en Argentina tiene telefonía móvil con Claro, en lo que son redes fijas es un negocio chico y para el segmento corporativo. Cuenta con algunas operaciones de banda ancha fija en el Gran Buenos Aires”, explica Carrier. “David Martínez saldrá victorioso en Argentina de este juego de las telecomunicaciones”.

 

Siguientes artículos

Así ha ganado Sharapova 285 mdd durante su carrera
Por

Aunque la tenista rusa ha sido un éxito dentro de la cancha, donde en realidad ha dominado es fuera de ella, en el mundo...