Las discusiones en torno de la fusión entre la Bolsa de Valores de Londres y el Deutsche Börse, y más recientemente los rumores de una adquisición total por el ICE Exchange en Estados Unidos, crearía una megabolsa europea, una de las proveedoras líderes de plataformas bursátiles, gestión de riesgos e información financiera. Esta discusión me hizo recordar otras muy similares en América Latina.

Además de los esfuerzos del MILA (Mercado Integrado Latinoamericano) por vincular cuatro bolsas de la región (inicialmente Chile, Perú y Colombia, y posteriormente México) se ha especulado mucho sobre las adquisiciones de bolsas. Edemir Punto, CEO de la bolsa de valores de Brasil (BVMF), fue citado en 2014 con relación a que estaba planeando adquirir 15% de cada bolsa, desde México hasta Argentina, aun cuando cada una de las bolsas negaba dicha compra y algunas de sus normas lo prohibían absolutamente.

Da la impresión de que México sería el más adecuado para tomar el rol de agrupador, particularmente porque es el único país latinoamericano que ha dado inicio a un flujo constante de las OPI y emisiones secundarias durante los últimos dos años. Las acciones son sólo una parte del negocio bursátil, y si se considera la combinación de Londres y Alemania, sólo 10% de los ingresos provienen de acciones.

Sin embargo, un mercado latinoamericano único es una idea muy atractiva, dado que en este negocio existen economías de escala, y aunar fuerzas potenciaría tanto la amplitud como la profundidad del mercado. Con Perú tambaleándose al borde de ser relegado al índice fronterizo por el MSCI dada su baja liquidez, esta discusión se torna importante.

PUBLICIDAD

Pero, ¿qué pasa con el MILA ampliamente criticado por haber producido muy poco desde su creación? Los inversionistas institucionales se han beneficiado durante años gracias al costo decreciente de hacer negocios, particularmente en Colombia y Perú. Los inversionistas al por menor se vieron forzados a esperar que la liquidación de divisas y los diferentes regímenes tributarios fueran compatibles. Pero el MILA está avanzando discretamente y debería abarcar desde acciones a bonos en 2016 antes de que incluya derivados y fondos mutuos en el mediano plazo.

Una bolsa latinoamericana más profunda y líquida sería una buena noticia para todos los emisores y compradores, sean institucionales o al por menor.

 

Contacto:

Facebook: PineBridge Investments

Twitter: @PineBridge

Página web: PineBridge Investments

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Apple
Apple dará a conocer su nuevo iPhone el 21 de marzo
Por

Algunos analistas de Wall Street creen que Apple aprovechará la ocasión para dar a conocer un teléfono con una pantalla...