México es, a partir de hoy, un país inevitable cuando hablamos de lujo y premium. Es el mercado de mayor crecimiento para este sector en Latinoamérica.

 

 

La semana pasada tuvo lugar en la Ciudad de México la conferencia anual sobre el sector del lujo que organiza desde hace 10 años Financial TimesFT Business of Luxury Summit”. El nivel de los ponentes, la calidad de la organización, el atractivo de los lugares de celebración y la calidez de los mexicanos contribuyeron a que fuera un acontecimiento memorable.

PUBLICIDAD

Dos días de reflexión, diversión y descubrimiento que confirman el dinamismo del sector del lujo, luego de los cuales destacaría 10 conclusiones y aprendizajes que he extraído de este foro:

 

  • México es el mercado de mayor crecimiento para el sector lujo en Latinoamérica. En el 2013 el mercado de productos de lujo en México alcanzó un 13% de incremento. Esto supone duplicar el crecimiento de China, aunque el tamaño es todavía muy inferior, tanto por el mercado local como por su importancia en emisión de turistas.
  • Brasil ha dejado de ser la promesa de Latinoamérica para el lujo, y es una realidad que preocupa. La inflación creciente, junto con el freno al crecimiento, se unen a las trabas regulatorias para alimentar el creciente desinterés del sector del lujo por este mercado. Sin embargo permanece el interés por servir a clientes brasileños fuera de sus fronteras, ávidos compradores de lujo durante sus viajes. Es importante recordar que el 80% de las compras de lujo de los brasileños se hacen en el extranjero.
  • El destino número uno de los ingresos de los individuos de alta renta (HNWI) es el gasto en viajes. El lujo experiencial que incluye las categorías de hoteles, gastronomía, vinos y licores tiene previsto en el mundo un crecimiento del 23% anual. La facturación acumulada de estas categorías en el sector lujo suma unos 200,000 millones de euros en el mundo. Nos lo contó Stuart Foster, VP Marketing Hilton Worldwide Luxury Brands, que tiene previsto abrir en 2014 otros 12 hoteles Waldorf y 16 hoteles Conran para incorporarse a los 29 y 23 existentes de ambas marcas, respectivamente.
  • Algunos datos sobre turismo y viajes. Hoy suman ya 100 millones de turistas chinos que viajan cada año. El 80% de la población mundial reside a ocho horas de vuelo de Dubai y el 40% a cuatro horas de vuelo de Dubai. Un gran aeropuerto allí y la vitalidad de las tienda Duty Free en la terminal aérea no son casualidad.
  • Las barreras entre arte y expresión y comunicación digital se emborronan. Nuevos valores como Yi Zhou navegan ambos mundos con soltura. La relación entre artistas y lujo es un “win-win”. Las marcas de lujo necesitan a los artistas para estimular su creatividad. A estos nuevos artistas multidisciplinares les encanta trabajar con marcas de lujo porque además de darles visibilidad, les abren puertas y les brindan impulsos creativos.
  • Los grandes almacenes pueden ser innovadores. Lane Crawford en Asia ha desarrollado el modelo de referencia de “retail digital”. Han hecho de la exigencia de los clientes más conectados del mundo, una virtud. Al otro lado del mundo, El Palacio de Hierro se consolida como la puerta de entrada de las marcas de lujo personal (moda, accesorios, joyería, relojería, cosmética y fragancias) en México.
  • Después de los BRICS, los nuevos mercados promesa para el sector del lujo son Nigeria y Turquía. Lo confirmó William Hutchings, Global Investment Research Luxury Goods, Goldman Sachs.
  • Christian Louboutin, la marca del creador del mismo nombre, quien se confiesa obsesionado del “music hall” y el cabaret, fabrica 850,000 pares de zapatos al año. ¡Impresionante número de suelas rojas que pisan sobre el planeta!
  • Podemos esperar que los consumidores de moda sean tremendamente leales a dos marcas: dos marcas de moda, dos de zapatos… nos lo confiesa Sarah Quinlan, senior VP, Market Insights de Mastercard.
  • La nueva directora de moda en FT, tras la renuncia de Vanessa Friedman para unirse a New York Times, será Jo Ellison, ex Vogue. La carambola de los cambios se inicia con la marcha de Suzy Menkes de NY Times a Condé Nast. Se cierra con la llegada de Jo Ellison desde este grupo al Financial Times.

 

Después de reuniones así, apunto en mi libreta el valor extraído del tiempo invertido. México es, a partir de hoy, un país inevitable cuando hablamos de lujo y premium.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]
Twitter

 

(*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.)

 

Siguientes artículos

Auditorías fiscales, ¿cuándo impugnarlas?
Por

Las Revisiones Electrónicas fiscales pueden ser ilegales y violatorias de diversas garantías individuales, ya que si el...