No es ni turismo ni mercadotecnia; no cuenta con profesionales con titulaciones específicas para la profesión, y desde hace meses, la infraestructura de transportes, sobre todo aéreos, está en la agenda política. Pero aún así, México es de los 10 países del mundo con una industria de organización de eventos más potente.

En el 2017, el gasto directo de los eventos realizados en el país fue de 25,400 millones de dólares (mdd), de los que 18,100 impactaron al PIB, un 1.5% del mismo. Cada participante gastó un promedio de 810 dólares en estas actividades, según un reporte de 2017 elaborado por Event Industry Country con Oxford Economics.

Estas cifras llevan a México a la posición 10 de la lista de los 50 países del mundo cuya industria de organización de eventos es más potente, que lideran Estados Unidos, China y Alemania, por este orden.

Estos son de los pocos datos disponibles que miden el tamaño e impacto económico de este sector que va profesionalizándose y consolidándose en la mayoría de países más desarrollados. Por eso, es aún más difícil encontrar métricas de los beneficios no monetarios derivados de estas actividades.

TAMBIÉN LEE: T&C Group: La nueva forma de entender y hacer eventos

“Los congresos son la mayor fuente de conocimiento adulta, porque profesionales mexicanos pueden aprender de expertos que se desplazan a México”, afirma Hugo Rosas, socio fundador del evento de los eventos, Event Industry Show, que se celebra en la Ciudad de México este miércoles y jueves.

Una de las exposiciones que han contribuido a que México esté en esta posición es Expo Cihac, la mayor exposición de América Latina sobre construcción y “un referente obligado en el mapa mundial”, explica Rosas.

Pero si algo caracteriza el sector eventos es su versatilidad. En México, destacan congresos de negocios, como el Congreso Mundial del Sida; deportivos, como la Fórmula 1, o de arte, como Zona Maco, que cerró su última edición el año pasado con más de 62,000 visitantes y reivindicándose como feria de arte contemporáneo más importante de la región latinoamericana.

Tampoco en la naturaleza y tamaño del promotor del evento. De hecho, una de las tendencias para 2019 en esta industria son los encuentros “boutique” o “personalizados”, es decir, centrados en un tema nicho y con pocos participantes, para fomentar la interacción personal y el networking, según el proveedor de software para eventos Bizzabo.

Otra tendencia es la integración de la tecnología: “Uno de nuestros expositores, Grupo Map, va a lanzar una aplicación para analizar las reacciones faciales de los asistentes a un evento. Esto permitirá obtener datos y elaborar estadísticas, por ejemplo”, afirma Rosas.

La cuarta edición del Event Industry Show contará con la participación de 90 expositores, además de oferta de conferencias y cursos. La intención es llenar el vacío formativo que hay en México: “No hay una licenciatura como tal, la cadena de valor (en la industria de organización de eventos) se ha ido creando. Necesitamos que las nuevas generaciones ya vengan preparadas desde las aulas”, explica Rosas.

El fundador del evento de los eventos dice que en esta edición han contado con un presupuesto de 10 millones de pesos. Han empleado a 500 trabajadores en el montaje y 500 de corte comercial. Ahora, ya están trabajando en la 5ª edición.

También te puede interesar:

El brasileño Di Grassi se lleva la carrera de la Fórmula E en México

 

Siguientes artículos

KitKat sabor té verde llegará a Europa a finales de febrero
Por

KitKat Green Tea Matcha está inspirado en una de las más de 350 variedades KitKat que han estado disponibles en Japón a...