Las tendencias son bastante claras en cuanto a consumo de entretenimiento: los videojuegos móviles siguen creciendo en popularidad y demanda. Desde estudios pequeños de una persona, hasta de categoría AAA que por años han hecho juegos ambiciosos para consolas y PC están produciendo juegos móviles. Y aunque la popularidad de los juegos para smartphones y tablets es innegable, existe cierto prejuicio no sólo en cuanto a la calidad de estos juegos, sino acerca del tipo de experiencia que proporcionan.

Sin embargo, cada tiempo llegan excepciones memorables que demuestran que las buenas ideas pueden ser superadas por las buenas ideas y la creatividad aplicada. Uno de los mejores ejemplos de los últimos años ha sido Monument Valley, desarrollado por el estudio Ustwo Games y que llegó a Android y iOS en la primavera de 2014. Se trataba de una aventura mística de puzzles visuales que usan paradojas geométricas e ilusiones ópticas, donde controlas a una pequeña princesa que vive en un mundo que parece salido de una ilustración de M. C. Escher: cada nivel es una estructura de vista isométrica iluminada con bellos colores pasteles donde necesitas mover a la princesa a través de puentes, pasillos y puertas para que llegue a la salida.

La idea básica del juego ya había sido explorada anteriormente. Por ejemplo, Echochrome, desarrollado por Sony Computer Entertainment Japan en 2008 para el PlayStation 3 y el PlayStation Portable, basaba su sistema de juego en la resolución de puzzles escherianos. Sin embargo, el gran éxito de Monument Valley estaba en varios factores más allá del diseño de un sistema de juego. Su gran atractivo se desprendía de su sensibilidad estética, y potencial emocional.

Cada nivel es una preciosa ilustración interactiva que hace suspirar al jugador sólo de verla. Incluso, los creadores del juego pusieron a la venta posters con los niveles del juego. Esto sonaría absurdo en el contexto de prácticamente cualquier otro videojuego, no importando qué tan icónico pudiera ser. Algunos niveles estaban en medio del mar, otros eran torres que se elevaban con fondos iluminados dramáticamente.

PUBLICIDAD

 

El elemento emocional se construía a partir de las demás propuestas sensoriales: el sobrio y minimalista diseño de audio, con sonidos estéreos y reverberantes que acompañaban a la princesa en un viaje de descubrimiento, que a la vez contaba una esotérica historia que no requería de mucha interpretación para disfrutarse.

Todas estas piezas se conjuntaban a mediante un sistema de juego simple e intuitivo, que lo hizo accesible para cualquier público. En su momento Monument Valley logró capturar la atención de propios y extraños; cualquier con un menor entusiasmo en la arquitectura o la ilustración terminaba atrapado. A lo largo de sus diez niveles, el juego exploraba pequeñas variaciones en sus mecánicas básicas, aumentando considerablemente la dificultad hasta el último par de niveles, donde se requería además del uso de la memoria para encontrar el camino de salida.

Luego de tres años de espera, Ustwo Games publicó de forma bastante discreta la secuela de este querido juego. Monument Valley 2 fue diseñado bajo el racional de “¿Para qué reparar lo que no está roto?”, explotando los elementos que funcionaron en el primer juego, sin preocuparse por traer un cambio significativo. La mayor novedad de esta segunda parte es que ahora, controlas a dos personajes en vez de uno, a los cuales el usuario da instrucciones para moverse. Esto crea varias situaciones bastante interesantes, y un poco más inesperadas en algunos momentos, sin embargo, esto podría sin problema haberse puesto en cualquier nivel del juego original.

 

Hay varios elementos que se refinaron en la secuela, desde la interfaz de usuario, los brillantes colores de los escenarios, la variedad de la arquitectura con toques arabescos, y los efectos de la animación. Todo esto es parte de una progresión lógica que se agradece, pero lo más importante de Momument Valley 2 está presente desde su primera entrega, y el hecho de que la secuela lo mantenga de manera fiel es fundamental.

Ustwo Games sigue haciendo excelentemente lo que hasta el día de hoy sólo ellos lograron hacer en una plataforma tan variable como los smartphones, y eso está bien. Monument Valley 2 es un poco más de esa experiencia tan relajante y significativa que hace algunos años dejó a sus fans con ganas de más. Si bien, ahora tenemos 14 niveles, que igualmente se pueden resolver en una hora, su precio de cinco dólares lo hace una opción imperdible para incluso para los menos aficionados a los videojuegos.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Conoce Hincha Film Fest, el festival mexicano de cine deportivo
Por

El periodista Antonio Rosique es el creador de esta muestra que celebra su segunda edición y promete llenarnos los ojos...