La compañía de renta de scooters eléctricos Movo reveló que se encuentra analizando las acciones legales que emprenderán para poder seguir operando en la Ciudad de México, esto luego de que decidieran no participar en el proceso de entrega de permisos anuales que para este tipo de transportes realizó la Secretaría de Movilidad (Semovi).

En entrevista con Forbes México, Miguel Abad, director global de Asuntos Públicos de Movo, explicó que la razón por la cual no entraron en la última fase de este proceso de aval de la secretaria fue porque no consideraron que el método que se siguió para decidir los permisos fuera justo y equitativo con todos los participantes.

“Desde que Movo empezó a operar en México a principios del año siempre cumplió con cada una de las reglas nuevas y solicitudes de entrega de información que se le fueron solicitando, sin embargo, cuando la Semovi nos anunció que realizaría un proceso de subasta, donde el único criterio que existía para entregar los permisos era el ofrecer más dinero, nosotros preferimos no participar”, explica el ejecutivo.

Desde su perspectiva, el modelo que se siguió para poder entregar estos avales de operación incumplió con la competencia, debido a que fortalece los monopolios, permitiendo adueñarse del mercado a quien ofrezca más.

“Nosotros creímos que no debíamos consentir un acto de esta naturaleza, que consideramos arbitrario e ilegal, además de que el mismo día en que se realizó prácticamente tuvimos conocimiento sobre él”, dice Abad.

¿Proceso inválido?

De acuerdo con el ejecutivo, la realización de este procedimiento que concretó la Secretaría de Movilidad para la entrega de los permisos anuales a las empresas de micro movilidad vía scooters eléctricos y bicicletas no tendría efecto hasta este momento, debido a que a la fecha se encuentra en curso un proceso legal que lo invalidaría.

“Lo que sucede es que hoy la secretaría no tiene facultades para entregar estos permisos porque está vigente un proceso legal impulsado por otra compañía, mismo que podría durar hasta meses en lo que se desahoga todo, entonces lo que vamos a hacer es no quedarnos de brazos cruzados con todo esto”, comenta.

La compañía señala que el objetivo que tienen hoy es impulsar el que se trabaje en la construcción de una regulación justa para este tipo de medios de transporte. Las acciones legales de la empresa de scooters eléctricos llegarían antes del 28 de junio, fecha en que culmina su permiso temporal de operación.

“Nosotros creemos aún que podemos apoyar en este tema compartiendo la experiencia ya tenemos encima, sin embargo, más allá de tener puertas abiertas cuando se realizaban las reuniones con la autoridad la mayoría de las veces la comunicación era unidireccional”, dice Miguel Abad.

Según el documento emitido por la Semovi, en total fueron 10 las empresas de micro movilidad que recibieron su aval de operación, seis de ellas que brindan el servicio de bicicletas, entre ellas Jump (Uber), Dezba y Mobike, y cuatro que lo dan de scooters eléctricos, dentro de las que están Lime y Grin.

A través de estos permisos de operación, la secretaría señaló que obtendrán un total de 46.7 millones de pesos (mdp), que servirán para poder dar mantenimiento, según explican, a la infraestructura de las zonas donde operarán las 4,800 bicicletas y los 3,500 scooters autorizados.

Además de México, la empresa de patines propiedad de Cabify también cuenta con operación en otros cuatro países: España, Chile, Colombia y Perú.

También te puede interesar: 

Startups de movilidad: patines, bicis y motonetas, a la orden… de quien pueda pagar

 

Siguientes artículos

Los millonarios prefieren a Joe Biden como rival de Trump en EU, según encuestas
Por

La élite estadounidense ya se decantó por el exvicepresidente del periodo Obama, Joe Biden, para enfrentar a Trump en la...