La tarde del 27 de febrero, el gobierno mexicano anunció formalmente la llegada de la pandemia de coronavirus al país. Esto, luego de que un hombre de mediana edad, proveniente de Italia, diera positivo a una prueba de laboratorio.

Apenas habían pasado unos días del hecho, cuando vino la ruptura de la cotidianidad. Para evitar contagiarse de la enfermedad, la mayor parte de la población mexicana se confinó en sus casas, comenzando una dinámica de vida que llevó a las personas a salir lo menos posible de su territorio.

Mujeres poderosas 2020: descarga gratis la edición impresa de Forbes México

Fue así como este hecho acabó por ser, sin querer, un momento de júbilo para el negocio del comercio electrónico, el cual ha registrado, durante las últimas semanas, un flujo de compras como nunca antes lo había tenido en su historia.

Así lo señalan datos de la plataforma global de tecnología de pagos Adyen, la cual indica que el e-commerce en el país ha crecido, durante la expansión de la enfermedad Covid-19 (de la última semana de febrero pasado a la primera semana de marzo), hasta un 40% en su volumen de transacciones.

“La razón de este crecimiento es que la pandemia generó un cambio en los hábitos de consumo de las personas, quienes, para no salir de sus casas, incrementaron su volumen de compras en línea. Mucha gente que nunca había adquirido cosas por internet comenzó a hacerlo”, explica Erick McKinney, manager de Adyen en el país.

Con él concuerda Eric Pérez-Grovas, presidente de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), quien destaca, precisamente, este primer acercamiento que muchas personas han tenido con el comercio electrónico a partir de la pandemia.

“Lo que estamos viviendo hoy, con el encuentro inicial que muchas personas están teniendo con la venta en línea, es muy importante. Un ejemplo: Antes de esta situación, era impensable que mi mamá comprara en línea: hoy lo está haciendo. De ese tamaño es el cambio”, dice, en entrevista.

Hoy, de acuerdo un estudio que realizó la AMVO, 51% de los consumidores mexicanos ya se encuentra abierto, de manera indistinta, a realizar sus compras en tiendas físicas o electrónicas.

Lee: El e-commerce en México, ¿qué esperar?

Dificultades por delante

El e-commerce no sólo se ha fortalecido por el lado de los consumidores, sino también por el de la oferta. Para subsanar la baja en las ventas por esta cuarentena, todo tipo de negocios ha alzado la mano.

“Hoy, estamos viendo un interés como nunca antes por vender en línea, tanto por el lado de las grandes compañías, como por el de las Pymes; todos están, de una u otra manera queriendo entrar, pero la realidad es que esto no es algo sencillo de hacer”, expone Pérez-Grovas.

Lo mismo señala Erick McKinney, de Ayden, quien advierte que, en su búsqueda por montarse cuanto antes a este barco, muchas empresas han incrementado sus operaciones.

Foto: Shopify.

“Todos quieren ser parte de este pico, y los comercios batallan para adaptarse a eso. Inclusive aquellos que ya ofrecían el servicio, están estresando sus procesos para cubrir la demanda, porque los canales digitales pasaron de representar el 5% de las ventas de una compañía, a ser, en algunos casos, hasta el 100%, derivado de esta situación”, dice.

Por otra parte, el tema que más ha retado a las empresas en este camino por digitalizarse ha sido, en particular, la logística. Así lo comenta Eric Pérez-Grovas, quien señala que la industria no estaba preparada para hacer frente a una situación como la de hoy. “La realidad es que la capacidad logística no estaba lista para aguantar lo que hoy está pasando, por lo que está teniendo que avanzar rapidamente, para poder transportar los pedidos”, destaca.

Alexis Patjane, fundador de la startup de delivery 99 Minutos, ha vivido en carne propia esta situación. “Nosotros, cada semana, tenemos un alza exponencial en [la demanda de] nuestros servicios. Esto [la venta en línea durante la pandemia] ha sido una exigencia bastante grande, y nos hemos tenido que fortalecer para avanzar”, comenta en entrevista.

La compañía del emprendedor, la cual tiene hoy 2,800 colaboradores, registró en su demanda un crecimiento del 120% hasta finales de abril, situación que la llevó a contratar 150 trabajadores más.

Todo este cambio se da previo a la entrada en vigor del nuevo T-MEC, el próximo primero de julio, normativa que ya considera al comercio electrónico y que advierte, entre otras cosas, que no existan mayores pagos de aranceles para este tipo de compras.

Los ganadores

El crecimiento en los hábitos de compra en línea, sin embargo, no ha sido parejo, sino que se ha registrado más en algunas categorías de tiendas y productos. Entre las indiscutibles ganadoras están, de acuerdo con la AMVO, supermercados, departamentales y comida a domicilio.

Por ejemplo, en el caso de las ventas en supermercados, la asociación ubica, durante la pandemia (específicamente en las semanas posteriores a la entrada en vigor de la fase dos de la crisis), un crecimiento del 28% en las compras, con un 8% de nuevos consumidores.

Categorías como moda, que subió 30%, con 6% de nuevos compradores; o la ya citada comida a domicilio, cuyos pedidos se elevaron 40%, con 5% de adquirientes inéditos, demuestran estos incrementos.

Mercado Libre es una de las empresas que han experimentado positivamente este desarrollo del e-commerce. De acuerdo con su reporte del primer trimestre de este año, la compañía incrementó 81% su volumen de pedidos en México, por la crisis sanitaria.

“Estamos viviendo los crecimientos más pronunciados que hemos visto en México, pero lo mejor es que se generó un cambio de hábitos, que acercó a nuevos consumidores. Seguro, habrá ajustes al terminar la cuarentena; pero, en definitiva, no volveremos al nivel de antes”, dice David Geisen, Country Manager de Marketplace en el país.

Lee también: 10 tendencias en comunicación digital y tecnología para el 2020

 

Siguientes artículos

LOS “ISMOS”
Por

¿Se justifican las palabras “fifismo” o “chairismo”, entre otras muchas, como parte del lenguaje común en países como Mé...