El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, otorgó este miércoles un permiso a la empresa NuStar Logistics para construir y operar un ducto que pretende exportar petróleo crudo a México.

La autorización del político republicano también contempla la conexión, operación y mantenimiento de dicha infraestructura que irá de McAllen a Reynosa.

“Por la presente, se otorga permiso al tenedor del permiso para el transporte entre los Estados Unidos y México de todos los hidrocarburos y productos derivados del petróleo de cualquier descripción, refinados o sin refinar (incluidos, entre otros, petróleo crudo, nafta, gas licuado de petróleo, líquidos de gas natural, combustible para reactores, gasolina, queroseno y diesel), pero sin incluir el gas natural”, señaló un comunicado de la Casa Blanca.

Lee: AMLO presume explotación racional de petróleo con nueva política

NuStar Energy L.P., es una empresa que cotiza en la Bolsa con sede en San Antonio, Texas, y desde hace un par de años ha mostrado su interés por exportar crudo y otros derivados a México.

El término “instalaciones fronterizas”, como se usa en este permiso, significa aquellas partes de las instalaciones que consisten en una tubería de 8 pulgadas de diámetro en existencia al momento de la emisión de este permiso que se extiende desde la frontera internacional entre los Estados Unidos y México debajo del Río Grande en un punto al sureste de Peñitas, Texas, hasta la primera válvula de cierre de la línea principal en los Estados Unidos, ubicada en el Condado de Hidalgo, Texas, aproximadamente a 1.6 millas de la frontera internacional, y cualquier terreno, estructura, instalación o equipo accesorio a la misma, especifica el documento.

Este anuncio ocurrió este miércoles mientras el magnate inmobiliario estaba en una gira por el estado de Texas, donde anunció cuatro nuevos permisos para la construcción de ductos en la Cuenca Pérmica desde una plataforma propiedad de Double Eagle Energy , así como para la recaudación de dinero de su campaña.

No es la primera vez que llegaría petróleo estadounidense a nuestro país. En octubre de 2018, Pemex compró 1.5 millones de barriles de crudo ligero “Bakken” a la empresa estadounidense Phillip 66.

Mientras que Texas produce aceite ligero derivado de la fractura hidráulica, México extrae aceite pesado, que proviene mayoritariamente de las aguas superficiales del Golfo de México.

Durante junio de este año, Pemex extrajo 1.02 millones de barriles diarios de aceite pesado; 431,000 barriles por día de crudo ligero y 149,000 toneles más de aceite superligero.

Las seis refinerías de Pemex fueron diseñadas para procesar crudo ligero, y aunque el gobierno del presidente López Obrador está intentando rehabilitarlas, aún operan por debajo del 40% de su capacidad total.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

Con información de Arturo Solís

 

Siguientes artículos

Kanye West presidencia de Estados Unidos
Kanye West continúa sus esfuerzos para ser candidato presidencial de EU
Por

El rapero se reunió recientemente con el asesor de la Casa Blanca mientras cotinúa sus esfuerzo para estar en la papelet...