La industria automotriz alista protocolos con medidas de sanidad e higiene para comenzar a retomar actividades y poder reactivar la producción y la economía del país.

De acuerdo con el director del Clúster Automotriz de Nuevo León, Manuel Montoya, en la red de clústers del sector se ha manejado un paquete de puntos que contempla 9 ejes para procurar las condiciones sanitarias y de higiene de los trabajadores con el fin de plantear la propuesta a las autoridades del país y que permitan su reapertura o reclasifiquen el sector como una industria esencial.

“Cada empresa tiene que realizar su propio protocolo y se tiene que ajustar a su realidad, ya se están compartiendo los suyos con sus clientes y proveedores, nosotros en la red de clusters hicimos un documento con un checklist que basamos en los protocolos de 15 empresas del Clúster de Nuevo León”, explicó Montoya.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Entre los temas que atiende el protocolo están medidas generales, como lavarse las manos frecuentemente, estornudo de etiqueta, mantener el home office, resguardar a personas de grupos vulnerables, llevar una bitácora de interacciones y restringir viajes.

Otro de los rubros son el control de acceso, cuidado del comedor y sanitización de baños y vestidores, con marcas de distancia, medición de temperatura e identificación de síntomas. Para el transporte, contemplan ampliar las unidades para transporte de empleados y asientos marcados para conservar la sana distancia.

En el caso de las juntas, se propone no realizarlas o solo convocar a encuentros virtuales. Para las líneas de producción, el plan desinfección diaria de zonas y protocolos de limpieza al inicio y fin de las actividades.

Igualmente se propone un plan de comunicación para atender crisis así como la definición de canales para reportes y difusión de las medidas; finalmente, se plantea la creación de 5 protocolos para los casos sospechosos, confirmados, descartados, contacto con riesgo y con síntomas de fiebre o enfermedad respiratoria, así como un área de aislamiento.

Sigue la información de la economía y los negocios en Forbes México

La necesidad de regresar lo más pronto posible viene luego de que la industria automotriz en EU alista su vuelta para la primera semana de mayo, mientras que muchos de los componentes que emplean tienen su origen en México. Las exportaciones de ese rubro representan alrededor de un 30% del total de los envíos a ese país.

Además, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha mostrado flexibilidad en ese sentido para emparejar la reapertura del sector con el país vecino, así como otros sectores que dependen de manufactura mexicana.

“Ellos no pueden iniciar si no inician también las empresas mexicanas que abastecen de ciertos productos. Por ejemplo, les decía que hasta la industria bélica estadounidense se abastece de partes que se fabrican en México; y desde luego la industria automotriz, y no sólo son empresas grandes, sino que de esas empresas grandes que están en México, que están relacionadas con la industria automotriz de Estados Unidos o de Canadá hay muchas empresas pequeñas.

“Todo eso requiere de planeación, requiere de hablar con los empresarios, requiere de definir protocolos, requiere de definir el calendario, el proceso de apertura, el ritmo, la profundidad, cómo se va a ir gradualmente regresando a la producción”, dijo durante su conferencia matutina este miércoles.

La tarde del miércoles, industriales convocados por el Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce) coincidieron en que es prudente establecer protocolos por industria para homologar las medidas de seguridad sectoriales a la par que llamaron a reactivar la economía nacional al menos en los sectores en los que México participa de las cadenas de suministro regional.

Espera banderazo en EU

De acuerdo con Montoya, el Gobierno de México estaría dispuesto a que la industria automotriz en el país regresa a sus actividades apenas se dé la orden oficial de reactivación en Estados Unidos.

“Nuestras empresas ya están listas, lo que hace falta es que den el banderazo”, indicó.

De acuerdo con Montoya, para retomar actividades en EU, en México tendría que comenzar la operación al menos unos días antes para abastecer de piezas a las armadoras al norte del Río Bravo.

“Nosotros tenemos que empezar ha producir ya para que tengamos los componentes listos, se vayan a Estados Unidos y lleguen a tiempo. (…) Somos una industria de just-in-time, no producimos más que lo que el cliente pide, no producimos para hacer inventarios”, explicó.

En ese sentido, Guido Vildozo, Senior Manager Americas Light Vehicles Sales Forecasting de IHS Markit, consideró que la reapertura en Estados Unidos puede llevar algunos días aún. Apenas este miércoles, empresarios de diversos sectores, entre ellos del automotor, se reunieron con el mandatario de ese país, Donald Trump, para discutir cuándo reanudar sus operaciones.

“El reinicio probablemente se va a dar en una parte de autopartes, componentes, hay muchas plantas en el sur de EU que probablemente reanuden en los próximos 5 a 7 días”, indicó durante un foro organizado por la consultora y el Instituto de Desarrollo Empresarial Anáhuac (IDEA).

Las empresas proveedoras del sector automotor en el país comenzaron a cerrar a finales de marzo y para el 30 de ese mes, cuando vino el acuerdo del Consejo General de Salubridad, el total de la cadena de suministro suspendió actividades pues a diferencia de Estados Unidos, no fue considerada como una actividad esencial.

 

Siguientes artículos

Quintana Roo se une a Forbes Media Latam hacia la reactivación
Por

Forbes Media Latam y el Idefin-Pro Quintana Roo se alían para promocionar nuevas oportunidades de inversión y negocio en...