“Llegar juntos es el principio; mantenerse juntos es el progreso; trabajar juntos es el éxito.”

Henry Ford

Tras casi 400 días de negociaciones desde la instalación de la primera ronda de negociaciones el 16 de agosto de 2017 y después de más de 500 reuniones internas de trabajo, en el que el sector privado trabajó de la mano con el gobierno mexicano vía el Cuarto de Junto, finalmente llegaron las buenas noticias. Alcanzamos un nuevo acuerdo respecto al entonces Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ahora conocido como Acuerdo Estados Unidos México Canadá (USMCA por sus siglas en inglés).

Por supuesto aún falta que se lleven a cabo determinados procesos al interior de cada uno de los países miembros; actualmente corre un periodo para su revisión legal, posteriormente se enviaría al Senado para su aprobación y finalmente se ratificaría por parte del Ejecutivo.

PUBLICIDAD

Lo que es cierto es que el panorama desde que comenzaron las negociaciones ha cambiado 180 grados al día de hoy; y es que se pasó de la descalificación total del anterior Tratado, al reconocimiento de la necesidad de colaborar entre estos tres países altamente integrados a nivel comercial.

Entre los temas más sensibles que finalmente se lograron transitar estuvieron los siguientes: primero, en lo que refiere al sector automotriz se acordó que, para que un vehículo se exporte sin aranceles, 75% del vehículo debe ser producido en la región, y entre 40% y 45% de éste debe ser producido por fábricas en las que el salario promedio sea de 16 dólares por hora.

Segundo, en lo que refiere a agricultura, los negociadores mexicanos lograron detener la idea inicial de limitar la entrada de determinados productos mexicanos cuando fuera época de cosecha de éstos en Estados Unidos; y tercero, en cuanto a la cláusula de revisión que se tenía prevista fuera cada cinco años con expiración automática, finalmente se acordó que el Acuerdo tendrá una duración de 16 años, aunque se revisará cada seis años.

Entre los temas que se modernizaron destaca la facilitación del comercio, reglas de origen, comercio digital, materia anticorrupción, y medidas sanitarias y fitosanitarias. De igual modo, destacan los anexos sectoriales entre los que se encuentra el de “Licores destilados, vino, cerveza y otras bebidas alcohólicas “.

Recordemos que cerca del 80% de la cerveza mexicana exportada va a Estados Unidos, mientras que Canadá es el quinto país destino de nuestra cerveza. Este Acuerdo trae buenas noticias para el sector cervecero, y es que con este anexo se logra distinguir a la cerveza del resto de las bebidas alcohólicas, y se asegura un trato no discriminatorio a la cerveza mexicana en el mercado estadounidense y canadiense.

A final de cuentas, ya tenemos Acuerdo, y todo parece indicar que el balance resultó positivo. México se fortalece en su posición exportadora y se blinda ante potenciales medidas arancelarias del gobierno estadounidense.

En todo este proceso debe reconocerse la labor del gobierno mexicano, del equipo negociador y su cercana colaboración con el sector privado para sacar adelante las negociaciones; el trabajo colaborativo y franco entre ambas partes resultó fundamental.

En tanto esperamos a que las buenas noticias sigan fluyendo, hagamos lo que nos corresponde.

Hasta el próximo martes…

 

Contacto:

Twitter: @maribelquirogaf / @CervecerosdeMex

Facebook: Maribel Quiroga / Cerveceros de México

Página web: Cerveceros de México

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

fmi
FMI recorta previsión de crecimiento mundial para 2018 y 2019
Por

El Fondo dijo en una actualización de sus Perspectivas de la Economía Mundial que ahora pronosticaba un crecimiento glob...