“El pueblo estadounidense ha elegido a su próximo presidente”, se leía en un primer tuit de la cuenta oficial del presidente Enrique Peña Nieto, después de una victoria sorpresiva de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos.

En otro mensaje, el mandatario felicitó al pueblo estadounidense “por su proceso electoral” y le reitero le reiteró a @realDonaldTrump “la disposición de trabajar juntos en favor de la relación bilateral”.

El presidente recalcó en un tercer tuit, que “México y Estados Unidos son amigos, socios y aliados que deben seguir colaborando por la competitividad y el desarrollo de América del Norte”.

En un último mensaje, el presidente de México se mostró confiado en que ambos países “seguirán estrechando sus lazos de cooperación y respeto mutuo”.

PUBLICIDAD

También puedes leer: Hacienda y Banxico prometen ajustes para combatir volatilidad por Trump 

El gobierno de Enrique Peña Nieto invitó en agosto al entonces candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos a visitar México.

Donald Trump vino a México a hacer campaña desde Los Pinos. Si bien el candidato “suavizó” el tono de los ataques hacia su país vecino, sus exigencias y propuestas fueron las mismas desde que inició su búsqueda de la nominación republicana, como la construcción de un muro en la frontera y la renegociación del acuerdo comercial.

Varios personajes de la política, empresarios y la población en general, vieron como un error la visita de Trump a suelo nacional.

“Es un error que el gobierno de Enrique Peña Nieto invitara a Donald Trump a México, ya que no hay un beneficio para el país, aunque sí representa un alto riesgo de que algo salga mal”, dijo el embajador emérito mexicano Andrés Rozental.

Para Trump el encuentro en México es “oro molido”, aseguró el ex canciller Jorge Castañeda, en entrevista con Ciro Gómez Leyva, sobre todo en una visita en la que no se tiene claridad o “no se domina la agenda de medios” posterior a la charla entre el mandatario y el aspirante republicano.

Este acontecimiento le costo la salida a Luis Videgaray de la Secretaria de Hacienda y Crédito Pública (SHCP) el siete de septiembre, en un hecho que al principio el presidente Enrique Peña Nieto negó, pero que días después terminó por aceptar.

El mandatario explicó que el ahora ex responsable de las finanzas públicas tuvo un gran desgaste en el marco de la visita que Trump realizó a finales de agosto, ya que sí estuvo involucrado por instrucciones suyas en el proceso para concretar la reunión con aspirante republicano.

“Creo que ese desgaste fue lo que le llevó a presentar su renuncia y a mí a aceptarla”, indicó Peña Nieto.

 

Siguientes artículos

Putin felicita a Trump tras victoria y busca restaurar relación con EU
Por

Putin recordó que la relación con Estados Unidos se ha degradado y no ha sido culpa del gobierno ruso que la comunicació...