Frases como “para nuestra empresa el cliente es lo más importante”, “cuidamos lo que hacemos”, “el cliente es primero”, “ofrecemos servicio, calidad y rapidez”, o “servicio 100% profesional”, las encontramos en miles de sitios web, presentaciones y aplicaciones publicitarias de todo tipo.

Las vemos tan frecuentemente que nos resultan demasiado familiares, pero son un error que suena bonito, y eso hace que pensemos que “están bien”. Si tu publicidad o presentaciones las tienen, te tengo noticias: tu comunicación es débil y estas en medio de la gran masa de los que se dedican a tu rubro de negocio o categoría. Perdiéndote entre los miles. Estas frases que pueden comunicar lo que todos comunican, te mantienen inmerso como un diminuto arroz adentro de un saco de veinte kilos.

La realidad es que la mayor parte de estas frases podrían ser utilizadas por tu competencia en sus aplicaciones comunicativas, sólo falta que les cambiemos el logo a tu publicidad o presentaciones y ya está.

Nadie escribirá nunca “Aquí el cliente no es importante” o  “Descuidamos lo que hacemos”.

PUBLICIDAD

Sincerándonos, la verdad al cliente “le vale gorro” que le digas que ofreces “servicio”, pues mientras pague “todos se lo ofrecerán”. Que digas que eres 100% profesional, cuando la realidad es que lo eres o no lo eres (no estará pensando en 64.3% de profesionalismo cierto) pues tampoco le dices cómo verdaderamente se ve reflejado esto en un beneficio para él; o hables de “calidad y rapidez”, en tanto no le digas, el cómo, lo que tú haces, verdaderamente le garantizará “calidad y rapidez” ¿me explico?

Un diferenciador de marca, funciona como distintivo particular, y al utilizarse correctamente nos hace saltar de entre el resto. Y si el negocio, está bien construido en sí mismo, este debería venir desde la raíz de tu producto o servicio.

Lograr un distintivo así, no es sólo vestirse de verde fluorescente o plateado y salir al mercado, sino tener así la piel. De cualquier forma, ya sea enraizado en el mismo producto o servicio, o sólo por encimita, ese color plateado es el diferenciador.

Para encontrar cómo vestir tu marca de plateado o hacerte plateado, te comparto estas preguntas poderosas que te abran el camino:

¿Qué es lo que yo hago diferente del resto de mis competidores?

Y cuando hago esta pregunta quiero que pienses en ti, en tu producto, en tu servicio y en lo que brindas en todos los aspectos.

Te sugiero hagas una lista por área. Piensa más allá, piensa en tus procesos, en tu tecnología, en tus empaques, en tu publicidad, en el local, en el entorno, en la forma de consumo y en lo que brindas  de manera general a la hora de prestar servicio o beneficiar al consumidor con tu producto. Recuerda: ¿qué tengo yo, que no tienen los demás? Y llevando la pregunta al siguiente nivel:

¿Qué podría hacer que tuviera, mis productos y servicios para que fueran verdaderamente diferentes del resto?

No te quedes en lo obvio, no es “hacer más ricos los tacos” necesariamente Ve más allá.

¿Cómo mi producto, servicio o empaque pudiera ofrecer un plus tan llamativo para el consumidor que lo recordara para siempre? ¿Y cómo ese beneficio, o diferenciador se convierte en la pintura plateada al salir a la calle, o mejor aún en la piel de mi producto o servicio?

Desde una taquería con las tortillas cuadradas, hasta el espectáculo que hace el taquero para servirte podrían resultar diferenciadores.

Ve más allá si lo tuyo es comida podría esta servirse de una forma poco usual y tan distinta que ello podría ser el diferenciador de tu marca.

Si tu negocio brinda soluciones en temas de servicio, decir que el servicio es importantísimo para ti, es muy poca cosa. Debes ir más allá.

Tip de negocios: Deja de pensar en el qué y comienza a pensar en el cómo.

Recientemente apoye en una sesión a una nutrióloga cuya imagen visual caía en lo mismo de siempre frutas y verduras. Además de ayudar a bajar de peso a la gente, también vende sus productos. En una imagen visual decía que los vendía. Y jugos verdes, como sabemos hay en todas la juguerías de la esquina.

Cuando nos preguntamos por el cómo, reconocimos un diferenciador clave, sus jugos son prensados y no triturados, lo que hace que se mantengan de mucha mejor manera sus propiedades.

Al saber esto pudimos pensar en una imagen visual distinta y en cómo comunicar de manera poderosa que el beneficio de sus jugos. A eso me refiero, esto debe impactar de ser posible hasta el logotipo que utilizas.

Si lo tuyo es ser un profesionista independiente o brindas algún tipo de servicio, quizá podrías pensar en el proceso, y generar con ello un sistema efectivo que pudiera darte la oportunidad de potencializar los resultados y beneficios en tu cliente potencial. En ese caso si puedes hablar de garantías y hacer que ello resulte en un diferenciador.

Y ya que distingues eso pregúntate:

¿Cómo puedo comunicar esto de manera mucho más clara, e interesante a nivel visual y no necesariamente explicativo?

A qué me refiero con ello, no necesitas explicar demasiado, es mejor que una vez interesados los clientes potenciales generes una conversación con ellos o llevarlos a un segundo espacio (ejemplo, sitio web o enviarles una presentación) que intentar alargar explicaciones con texto en una misma imagen visual, se claro y contundente con cómo ofreces tu servicio, con que hace tu producto distinto en los beneficios y con cómo ello puede resultar como un gran distintivo y después de ello, comunícalo creativamente.

Muchos consultores recomiendan utilizar tres, con la finalidad de buscar la recordación mediante la idea de triada de características particulares, en mi opinión personal pienso que no importa la cantidad sino el poder de tus diferenciadores para provocar que tu presencia de marca sea brutal.

“Somos el único restaurante en México donde comes mientras te columpias”

Ejemplo de imagen visual: Un taco en un columpio.

“El proceso de (pon tu marca) garantiza el 94% por encima de nuestro competidor más cercano”

Ejemplo de imagen visual: El número 94% rodeado de flechas que indican proceso, al lado de una imagen a manera de sello de tu marca.

Piensa pues que podrías hacer tu sin olvidar que puedes ser diferenciador en:

  • Tú producto y lo que contiene transfiriéndolo a beneficios al cliente.
  • Tú empaque y cómo se consume el producto.
  • Tú publicidad en sí. (Recuerda los famosos espectaculares de reconocida marca de huevo.
  • El proceso de servicio y cómo este ayuda o beneficia al cliente.
  • La tecnología que utilizas y puede brindar satisfactores o beneficios.
  • Todos los plus, que hacen del producto o servicio algo tan llamativo que nadie pueda dejar de ir a comprarlo, por el placer que conlleva, el verlo, consumirlo, o comprarlo y en ese sentido abre cualquier posibilidad (Puedes leer mi artículo: Negocios increíbles y memorables).

Todo esto te llevara a mostrar algo único y hacer que todo el mundo se fije en lo que vendes. Si aún o te queda claro cómo hacerlo acércate a los profesionales en la materia.

 

Contacto:

Correo: [email protected] / [email protected]

Twitter: @coachalexmeza

Facebook: ImpulsoHumanoMexico

Página web: Impulso Coaching

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Los bancos más solventes de México y el mundo
Por

Javier Foncerrada Izquierdo, de Inbursa; Ernesto Torres Cantú, de Citibanamex; y Enrique Zorrilla, de Scotiabank, son lo...