Existe un producto de lujo que no aparece en ningún ranking: el cabello. En el Paseo de la Reforma, a la altura del bosque de Chapultepec, se ven cabelleras de este calibre cada día. Salen de Stars Extensiones, el salón de Daniel Urquiza. Sus espejos en forma de estrella han reflejado a “las mujeres más poderosas de México”, cuenta. Algunas, desembolsan hasta 500,000 pesos.

Este empresario mexicano lleva 20 años dedicándose a este negocio. Empezó justo cuando las extensiones eran tendencia, pero el tiempo ha demostrado que la moda de las melenas instantáneas llegó para quedarse. Según un estudio de Arizton, los ingresos procedentes del mercado de pelucas y extensiones de cabello llegarán a los 10,000 millones de dólares en 2023.

En México, la belleza y cuidado personal representan el 1% del PIB, según datos de 2017 de la Cámara Nacional de la Industria de Productos Cosméticos. Y uno de los mercados clave del sector son las extensiones, explica el portal Export.gov, del departamento de Administración del Comercio Internacional del Gobierno de Estados Unidos.

En éstas dos décadas de oficio, Urquiza se ha ganado el título de “El rey de las extensiones”. Pero hace unos meses, descubrió que la vida de extensionista tenía tanto éxito que las extensiones en sí.

“Yo no apostaba por las redes sociales, pero me di cuenta de que las historias que se van desenvolviendo (en el salón) son maravillosas, así que decidí hacerlo público en Youtube”, afirma en entrevista para Forbes México.

Hair Empire es el reality show que muestra la vida y el día a día de Daniel Urquiza en su salón, ubicado en la Torre Mayor de la Ciudad de México. Lo que empezó como un juego en Youtube, este jueves estrenará su segunda temporada, conducida por la presentadora de televisión Mónica Noguera.

Foto: Cortesía Aminne Nino para Stars Extensiones.

 

El marketing que se convirtió en producto

Daniel Urquiza hoy afirma que “la tele está muerta”, pero parte de su éxito la debe a los platós de televisión: “Durante 18 años fui cliente de Televisa, pagaba para colaborar en programas matutinos y hablar de mis extensiones”, afirma.

Los medios de comunicación de masas permitían presentar una marca al público general. Pero las redes sociales han demostrado ser una herramienta de mercadotecnia más eficaz, porque se dirigen en los usuarios con los que la marca tiene más chances de transformar clics en ventas.

Los video blogs y las plataformas sociales, de hecho, han sido dos factores indiscutibles en el aumento del consumo de productos de belleza y cuidado personal en México, según explica Export.gov.

Lo curioso del caso de Hair Empire es que, tras el éxito de la primera temporada – con capítulos lograron audiencias de hasta 4.6 millones de espectadores –, el marketing es ya otro producto en el “imperio” Urquiza, como él lo llama. De hecho, hoy ya emplea a más personas en producción audiovisual que en belleza.

Google México lo contactó en octubre de 2018 para darle más visibilidad en Youtube, especialmente ahora que está planeando celebrar en vivo el 20º aniversario de Stars a través de esa red: “Yo puedo decir que soy el extensionista más rápido del mundo, pero quiero que se demuestre y que se sepa que soy mexicano”, afirma.

Urquiza está preparando batir un récord Guinness colocando una cabellera de extensiones en el menor tiempo posible. Y para ello, va a utilizar la cabeza de Kim Kardashian o Jennifer López. La primera dice que le pide dos millones de dólares por un año de contrato y un viaje a México; la segunda, todavía lo está negociando.

Foto: Cortesía Aminne Nino para Stars Extensiones.

Innovación es eficiencia, también en belleza

Si hoy Urquiza coloca un mazo de extensiones en menos de 15 minutos se debe a que, en la industria de la imagen y la belleza, innovación y desarrollo también es eficiencia. En Stars Extensiones, se trata de la técnica de colocación y del adhesivo para pegar los mechones.

“El chiste es tener siempre lo mejor del mercado. Trabajo con dermatólogos y laboratorios en Estados Unidos y cada año añado ingredientes nuevos al adhesivo para que no dañe el cuero cabelludo”, explica.

Gracias al pegamento que ha desarrollado, la extensiones de Stars duran hasta un año: “La última vez fui a un salón convencional. Pagué 5,000 pesos por unas extensiones que se cayeron a los dos meses. Me dijeron que durarían seis”, afirma una clienta, luego de pagar 20,000 pesos por unas extensiones en Stars.

Los episodios de Hair Empire duran poco más de diez minutos. Se combinan declaraciones del empresario en los que narra su vida con una pequeñísima muestra de los hasta 30 servicios que puede prestar a diario en su salón de paredes de color rosa.

Hay días en los que Daniel Urquiza se pasa más horas tocando cabellos que su almohada: “Ayer me hice una liposucción y hoy ya estoy trabajando”, dice. Esto, también se ve en el reality.

Foto: Cortesía Aminne Nino para Stars Extensiones.

 

Siguientes artículos

Empecemos a ver la biodiversidad como negocio
Por

Cuando el hombre altera un ecosistema para mejorar uno de los servicios que éste proporciona, su acción suele acarrear t...