Por Germán Ortiz*

Desde hace más de tres décadas las redes inalámbricas revolucionaron la industria de las telecomunicaciones, pero no sólo eso, también modificaron la manera en el que se transfería información y las personas se comunicaban. Hoy en día, estar conectados a la red es fundamental para llevar a cabo nuestras actividades diarias, por lo que mejorar la conexión inalámbrica es el reto de los próximos años.

La llegada de la red 5G promete cambios notables que sin lugar a dudas harán frente a los retos de la conectividad. De acuerdo con nuestro “Technology, Media, and Telecomunications Predictions for 2019”, es posible que a partir de este año 5G tenga un impacto a una mayor escala. En 2018 había 72 operadores a nivel mundial haciendo pruebas en 5G, se espera que a finales de 2019 al menos 25 de ellos lancen oficialmente el servicio en sus territorios y 26 lo harán para el 2020. Se espera que al menos cerca de 20 proveedores de teléfonos móviles a nivel mundial comercializarán dispositivos listos para esta red en 2019 – el primero disponible a partir del 2º Trimestre – proyectando una venta de aproximada de 1 millón de dispositivos.

Pero, ¿cuáles son los beneficios de esta nueva generación de red? El más notable para los usuarios será la velocidad en comparación con la actual tecnología 4G, ya que tendrá velocidades máximas de gigabits por segundo (Gbps) y velocidades sostenibles estimadas en cientos de megabits por segundo (Mbps); además de tener una menor latencia, es decir, el tiempo que lleva enviar un mensaje desde un dispositivo a la red y obtener la respuesta.

PUBLICIDAD

Puede que la latencia no tenga relevancia para el usuario promedio e incluso para el empresarial, sin embargo, con el tiempo, la latencia ultra baja puede ser muy importante para las aplicaciones habilitadas para el Internet de las Cosas (IoT) o vehículos autónomos, aunque es más probable que estas aplicaciones se materialicen en 2021.

Por lo pronto para este y el próximo año la tecnología inalámbrica 5G tendrá tres grandes aplicaciones: primero se utilizará para lograr una conectividad verdaderamente móvil, sobre todo para dispositivos como los teléfonos inteligentes (Smartphones); segundo, también se utilizará para conectar dispositivos menos móviles como módems y hotspots, que deberán ser los suficientemente pequeños para poderse conectar a la red 5G y luego se conectarán a otros dispositivos a través de WiFi. Por último, pero no menos importante, habrá dispositivos de acceso inalámbrico fijo (FWA) 5G, a través de antenas colocadas en los edificios o en ventanas de manera permanente, que proporcionarán a los hogares o empresas banda ancha en lugar de una conexión por cable.

Y ¿cuándo podemos empezar a ver estos beneficios? Como toda transformación llevará su proceso de adopción, si tomamos en cuenta que la red 4G apenas superará el 50% de usuarios hasta 2023 – 14 años después de su lanzamiento – es probable que 5G seguirá siendo una tecnología relativamente especializada incluso en 2025, puesto que sólo el 14% del número total de conexiones móviles en todo el mundo estarán en esta red.

En 2025 se espera que el 49% de todos los suscriptores estadounidenses sean 5G, 45% en Japón, 31% en Europa y el 25% en China. Las perspectivas para América Latina varían puesto que se esperan porcentajes de sólo un dígito, así como en Medio Este y África. Lo que es seguro es que esta red seguirá implementándose en los próximos diez años.

En definitiva, 5G es la tecnología de conectividad del futuro inmediato. Aunque su curva de adopción pueda ser relativamente superficial en los próximos dos años y lleve varios años replicar el dominio del mercado de 4G, elementos como la velocidad, latencia, penetración y especialmente la capacidad están incentivando a múltiples operadores a subirse al tren de la red 5G y cuando eso suceda el mundo mutará para convertirse en uno mucho más rápido.

*Socio Líder de la industria de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones, Deloitte México.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Coordinadora de maestros: sucursal del dinero
Por

La CNTE, además, está lejos de ser una organización de mando único ya que conviven múltiples expresiones y entre ellas l...