El gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, firmó una ley de emergencia que le da poderes especiales para decretar una moratoria unilateral, lo cual le permite detener el pago de una deuda de 72,000 millones de dólares de la isla, de acuerdo con agencias internacionales.

Luego de una larga sesión en la Cámara de Representantes, la ley fue avalada el martes en el Senado.

La ley permite declarar en emergencia fiscal a la isla, con lo que le da facultades al Banco Gubernamental de Fomento (BGF) para decretar una moratoria unilateral, mientras se realizan negociaciones con los acreedores para mejorar la situación fiscal.

La legislación también da paso a reorganizar y liquidar el BGF, al tiempo en que establece las bases para armar un banco puente que se quede con algunas funciones de dicho organismo financiero

PUBLICIDAD
 

Siguientes artículos

Pemex, el bolsillo roto
Por

Por más que se reniegue, todos los caminos de Pemex pasan por alguna forma de impago a acreedores, despido masivo de per...