Germán Larrea, Alberto Bailléres —el segundo y tercer hombre más rico del México respectivamente— y otros empresarios han advertido a sus empleados los peligros del populismo que merodean a la elección presidencial de 2018. Indirectamente, se refieren al puntero Andrés Manuel López Obrador.

El líder de las encuestas presidenciales ha librado una guerra de declaraciones con el sector empresarial debido a su proyecto de nación, enfocado en la producción nacional e impulsada por el Estado, y distante del libre mercado. En el camino, a algunos hombres de negocio los ha calificado de “minoría rapaz” por sentirse “dueños de México”.

A López Obrador la reforma energética no le gusta. Ha prometido una consulta pública para revertirla, además de revisar los contratos petroleros entregados por el gobierno de Enrique Peña Nieto. Incluso, congelar los precios de las gasolinas.

La postura del sector energético ha sido más diplomática y conciliadora con él. En juego está un compromiso de inversión por más de 160,000 millones de dólares (mdd) de la iniciativa privada con el gobierno mexicano, cifra que podría cerrar en 200,000 mdd este año.

PUBLICIDAD

Incluso la industria energética lanzó una campaña: México con Energía. A través de ella, 340 empresas afiliadas al gremio petrolero, de gas, solar y eólico invitaron a los candidatos a analizar y discutir sus principios presentados en su decálogo.

Aquí la nota completa: Asociaciones energéticas piden a candidatos garantizar competitividad

Forbes México ha preguntado y recopilado los comentarios de los principales actores del sector sobre sus preocupaciones respecto al candidato y sus propuestas. Te compartimos sus respuestas a continuación.

 

Capricorn Energy

La empresa de origen inglés, ganadora de dos campos en la ronda 3.1, confía en las instituciones y el marco jurídico de México, pues considera que los golpes de timón en la industria no son fáciles.

“Viendo lo que ocurre en otras geografías del mundo, es difícil tener cambios bruscos. Quienes lo han intentado, han encontrado realidades difíciles, sorpresas negativas. No creemos que haya espacio para sorpresas muy desagradables,”, comentó Luis Suárez, gerente general de Cairn Energy, holding de Capricorn.

Shell

La empresa ganadora de nueve campos  en aguas profundas durante la ronda 2.4 considera que, independientemente de quién gane la presidencia, se crearán más empleos e ingresos fiscales para el país.

“Estamos listos para trabajar con el gobierno que sea electo el primero de julio”, respondió Alberto de la Fuente, presidente y director general de Shell México, tras recordarle la promesa de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) sobre una consulta pública para revertir la reforma energética.

Exxon

Tras haber ganado un campo en aguas profundas en asociación con Total durante la ronda 1.4, el presidente de ExxonMobil Exploración y Producción, Enrique Hidalgo respondió a los comentarios del candidato:

“Ya veremos qué es lo que al final proponen, pero las leyes mexicanas son muy claras sobre cómo se pueden cambiar las reglas del juego, que es a través del Congreso y, en este caso, cambios a la Constitución”.

Pemex

Para el director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), la propuesta de AMLO de cancelar la reforma energética sería un terrible error y se le antoja imposible este escenario.

“Si alguien quisiera cancelar estos contratos, que fue la pregunta que me hicieron en Londres, y si alguien me instruye ahorita o más adelante, ‘quiero que hagas cancelación de los contratos’, ¿lo podría hacer? La verdad es que no. No tendría manera de pagar la indemnización a mis contrapartes”, advirtió Carlos Treviño, titular de la empresa productiva del Estado.

Statoil

Su directora general en México, Monica Bøe, recuerda que, en primer lugar se trata de una elección de los mexicanos. La visión de su empresa es transexenal, pues los campos en aguas profundas que ganó en la ronda 1.4 van a desarrollarse no antes de cuatro años.

“Estamos muy contentos de estar en México desde 2001. Nosotros queremos colaborar y tener un diálogo constructivo con cualquier gobierno que esté en el país”.

Total

Total tiene tres bloques en aguas profundas derivados de la ronda 1.4, además de un plan de 200 gasolineras en México.  Cuestionada por el futuro de la empresa ante las elecciones presidenciales en México, Isabelle Gildraud, directora global de marketing y servicios de la empresa con  respondió:

“Es una pregunta difícil. Estamos aquí por una estrategia de plazo largo, sin importar quién sea electo”.

BP

Con más de 200 estaciones operando en el país, Álvaro Granada, director general de combustibles de la firma británica, dijo que si el gobierno decide congelar los precios de la gasolina, la compañía respetará la decisión y cumplirá con la orden gubernamental.

“Sea cual fuere la ley o la regulación aplicable en cada momento, BP la cumplirá escrupulosamente”.

G500

Para la empresa G500, con un plan de 1,300 gasolineras bajo su bandera y una sociedad con el gigante Glencore para abastecerlas con combustible importado, jugar con el precio de la gasolina tiene costos que el gobierno mexicano tendría que pagar.

Si la próxima administración quiere reducir el precio de los combustibles, la única forma de hacerlo será bajando impuestos, declaró Emilio Estrada, director general de la empresa gasolinera.

Engie

La principal productora independiente de electricidad del mundo confía en la certeza jurídica de la reforma energética frente al proceso electoral que vivirá México en julio de 2018.

“Confiamos en la estabilidad que México necesita para esos proyectos, también en la estabilidad jurídica para seguir invirtiendo”, comentó Fernando Tovar, director general para México de la firma productora de energía limpia.

 

Siguientes artículos

Estos sectores serían los afectados en una guerra comercial con EU
Por

Sectores como el de construcción, automotriz, de maquinaria mecánica y equipo eléctrico verían afectaciones por los aran...