Los niveles de penetración financiera siguen muy por debajo de los objetivos del gobierno federal y los bancos no encuentran los estímulos para prestar más. En el marco de la 78 Convención Bancaria, el crédito parece ser una (eterna) asignatura pendiente entre bancos y gobierno. 

 

Al principio de su administración, el presidente Enrique Peña Nieto prometió que detonaría el crédito en México a través de la reforma financiera. El objetivo es lograr un índice de penetración financiera de 40% con respecto al PIB en los próximos 10 años; sin embargo, poco ha avanzado el indicador, pues actualmente la banca tiene una cartera de crédito con un valor superior a 3 billones de pesos,  y alcanza apenas 27% del PIB.

A un año de su promulgación, los objetivos de la reforma se mantienen lejanos, la penetración crediticia está por debajo de lo deseable y los canales no se han abierto totalmente. ¿Qué está falland0?

Durante la Convención Bancaria de 2014, Luis Robles, entonces vicepresidente de la Asociación de Bancos de México, afirmó que los bancos tienen capacidad adicional para nuevos préstamos por el equivalente al 40% de su cartera de crédito;  sin embargo,  dijo, la derrama de esos créditos estará sujeta a la calidad de la demanda y un mayor crecimiento económico.

José Antonio Quesada, socio de PwC, indica que el bajo otorgamiento de crédito puede estar relacionado con la estrategia de negocio de los bancos; además  sigue habiendo barreras que impiden aumentar el número de bancos, como en el caso de entidades bancarias que no pudieron seguir operando. Para muestra Banco Walmart o Banco Bicentenario.

“Esto refleja que los altos costos de regulación vuelven muy complicada la operación de un banco.” Quesada Palacios afirma que esta situación ha dado pie a que las Sociedades Financieras Populares estén cubriendo vacíos que ha dejado la banca.

Para la directora general de México ¿Cómo vamos?, Viridiana Ríos, el otorgamiento de créditos a personas que no cuentan con un historial crediticio y la generación de créditos entre empresas que no tienen un aval se mantiene como un gran reto de inclusión.

Los objetivos sexenales de la reforma pudieran no cumplirse en 2018, pues otro factor que influye es la tendencia de crecimiento económico, que aún se mantiene baja, advierte la calificadora Fitch Ratings.

El director general de Instituciones Financieras para América Latina de la calificadora, Franklin Santarelli, explicó que la banca podrá alcanzar una penetración crediticia de alrededor del 35% respecto al PIB, pero habrá que ver mayores tasas de crecimiento en la economía.

La meta del 40% es presentada por el gobierno como un gran reto; sin embargo, en países como Brasil y Chile la penetración del crédito supera el 50% del PIB.

Para Viridiana Ríos, el objetivo planteado por el gobierno es ‘poco ambicioso’ debido a que la penetración del crédito en economías emergentes es del 100%. “Decir que sólo vamos a tener un 40% todavía nos posiciona a la mitad del acceso al crédito.”

Respecto a qué falta para una mayor penetración del crédito, Ríos y Quesada coinciden en que es necesario que exista un Estado de derecho que dé certidumbre a los bancos para que tengan garantías y puedan recuperar el capital que prestaron si la persona o empresa no les paga.

Algunos analistas han señalado que los efectos de la reforma no se han sentido debido a que las tasas a la que prestan los bancos siguen siendo altas.

Los efectos de la reforma financiera se podrán observar hasta el 2016, dice BBVA Research, siempre y cuando la reforma sea bien implementada.

Por su parte, Ríos comenta que el mayor incremento del crédito observado por México ¿Cómo Vamos? se dio en 2010. A partir de esa fecha y tras la puesta en marcha de la reforma en 2014, el organismo no ha visto que la expansión del crédito se acentúe.

Quesada Palacios dice que los efectos de la reforma financiera se observarán en el mediano plazo, debido a que tomará tiempo que el crédito fluya por la economía del país, aunque un rubro en el que se han visto avances es en la entrega de créditos para emprendedores, como el lanzamiento del programa ‘Mi primer crédito’.

La mayor entrega de créditos estará ligada a la voluntad que tengan las instituciones bancarias para prestar a las personas y a las empresas, para que esto tenga un impacto positivo en el consumo, como en la economía en general; sin embargo, el crédito permanece como una asignatura pendiente para los bancos.

 

Siguientes artículos

Pinterest: el sitio donde se encuentran las ideas
Por

Es una herramienta para encontrar ideas. Sí, cualquier proyecto necesitado de creatividad puede solucionarse dando una v...