Tener un sistema tributario equitativo será un reto ante el impacto que se tendrá en el sector productivo, pues la reforma deja fuera del sistema a seis de cada 10 trabajadores. 

 

 

Consultores Internacionales definió la reforma hacendaria como una propuesta a la ‘Robin Hood’, pero  el principio básico de esta la leyenda inglesa, que plantea quitar a los ricos para dar a los pobres, podría no ser el modelo más adecuado para México.

PUBLICIDAD

Hacer que quienes más ganan paguen más podría desencadenar una serie de efectos nocivo en el sector productivo, sobre todo si se considera que un sistema tributario orgánico tendría que tener una base más amplia.

“No vemos alguna medida que verdaderamente o de manera relevante pretenda atacar el tema de la economía informal y de ampliar la base de contribuyentes”, explica Luis Sánchez Galguera, socio especialista en Impuestos Corporativos de Deloitte.

En México, 60% de los trabajadores están en el sector informal, laboran en empresas que son 45% menos productivas, esto impacta en el nivel salarial, y significa que seis de cada 10 trabajadores no paga impuesto alguno sobre sus ingresos.

El presidente Peña Nieto habló de un régimen de incorporación fiscal para emprendedores e informales, en el que sus obligaciones fiscales se incrementarán de manera gradual, y los trabajadores contarán con beneficios de IMSS y subsidio en pago de las cuotas, seguro de desempleo y crédito para la vivienda.

Sin embargo, la propuesta tiene calidad de invitación por lo que la efectividad en la reducción de los niveles de informalidad podría ser limitada.

“Se parte de la base de que con las facilidades más gente tendría que participar, la realidad es que es un esquema similar a lo que ya hemos tenido en el pasado con el régimen simplificado y después los Repecos, ha habido varios intentos y me parece que este es uno más para que los pequeños contribuyentes se incorporen a la formalidad pero no hay un verdadero incentivo”

El ejecutivo de Deloitte advierte que sumar una base de contribuyentes mayor será un reto complejo pues faltó ver una reforma acompañada de medidas de buen uso del gasto, que realmente inviten a pagar impuestos.

El debate está abierto, mientras algunos consideran que la equidad social es un paso adelante en un mejor sistema fiscal, otros opinan que la base contribuyente lleva nuevamente el peso del esfuerzo recaudatorio.

A continuación te presentamos algunas de las propuestas más sobresalientes en la reforma y sus implicaciones.

robin tabla

 

Siguientes artículos

Reforma energética, la lucha apenas inicia
Por

El debate en el Congreso sobre la iniciativa de ley más importante de este sexenio está prácticamente definido. Sin emba...