El mercado laboral sorprende al alza y aumenta las expectativas de que el estímulo comience a reducirse en septiembre.

 

Reuters

WASHINGTON – La creación de empleos en Estados Unidos fue mayor a lo esperado en junio y podría acercar el plan de la Reserva Federal para comenzar a reducir su enorme programa de estímulo monetario.

PUBLICIDAD

Los empleadores crearon 195,000 puestos el mes pasado, dijo el viernes el Departamento del Trabajo, mientras que la tasa de desempleo se mantuvo en un 7.6% debido a que más personas entraron a la fuerza laboral.

El Gobierno revisó además las nóminas no agrícolas de abril y mayo para mostrar la creación de 70,000 empleos más a lo informado previamente.

Economistas consultados por Reuters pronosticaban un incremento de 165,000 puestos de trabajo el mes pasado y que la tasa de desempleo bajaría levemente a un 7.5%.

“El fuerte avance en el empleo da respaldo a la Reserva Federal para comenzar a reducir su alivio cuantitativo en el futuro cercano”, comentó Kathy Bostjancic, directora de análisis macroeconómico del grupo privado Conference Board.

El esperado informe de empleo fue divulgado dos semanas después de que el presidente de la Fed, Ben Bernanke, ofreció una evaluación optimista sobre el panorama económico y dijo que el banco central de Estados Unidos anticipaba comenzar a recortar sus compras de bonos más tarde este año.

Los futuros de las acciones estadounidenses ampliaban su avance tras el informe. Los precios de los bonos del Tesoro estadounidense extendían sus pérdidas, mientras que el dólar se fortalecía frente al yen.

La creación de empleo promedió 196,333 puestos de trabajo por mes en los últimos tres meses, muy cerca de la cifra de 200,000 que los economistas dicen que busca la Fed.

El informe de empleo también mostró que los ingresos semanales por hora registraron el mayor incremento desde noviembre.

Esto, combinado con otros datos relativamente optimistas sobre vivienda, ventas de autos y manufacturas, hace más probable que la Fed proceda con su plan de reducción de programas de estímulo en septiembre.

La Fed está comprando actualmente 85,000 millones de dólares mensuales en bonos, en un esfuerzo por mantener bajos los costos del crédito e impulsar un mayor crecimiento.

Veintiocho de 60 economistas consultados por Reuters a fines de junio dijeron que esperan que la Fed comience a reducir sus compras en septiembre y la mayoría prevé que el programa terminará en junio de 2014.

La mayoría también estima que la Fed recortaría inicialmente las compras en 20,000 millones de dólares al mes.

Las recientes señales de Bernanke en el sentido de que se aproxima la fecha para reducir las compras de bonos provocaron una ola global de ventas en los mercados de acciones y de bonos, que han llegado a depender de la Fed como fuente estable de demanda por activos financieros.

Las tasas de interés de todos los bonos, desde la deuda del Tesoro de Estados Unidos a préstamos hipotecarios, subieron con fuerza, amenazando con limitar el crédito para consumidores y empresas.

 

Aumenta participación en fuerza laboral

El banco central está siguiendo de cerca la tasa de desempleo. La entidad ha dicho que espera que ésta caiga a alrededor de 7% a mediados de año, cuando anticipa que pondrá fin a sus compras de bonos.

La tasa de desempleo se mantuvo sin cambios el mes pasado debido a que la fuerza laboral aumentó, una señal de confianza en el mercado laboral.

El tercer mes consecutivo de aumento en la fuerza laboral elevó la tasa de participación –la proporción de estadounidenses en edad de trabajar que tienen un empleo o que buscan uno– aún más desde mínimos de 34 años alcanzados en marzo.

El declive en la participación, debido a que estadounidenses más viejos se jubilan y a que personas jóvenes dejan de buscar empleo por la frustración, ha sido responsable de buena parte de la baja en la tasa de desempleo desde un máximo de 10% alcanzado en octubre de 2009.

El sector privado produjo todo el incremento de junio, con un aumento en las nóminas de 202,000 tras subir 207,000 el mes anterior.

El empleo gubernamental, en contraste, se contrajo 7,000 empleos tras perder 12,000 en mayo. Sin embargo, los economistas afirman que las pérdidas de empleo probablemente no se deben a los profundos recortes de gastos del Gobierno, dado que la mayoría de las agencias están optando por otorgar licencias no pagadas.

Las áreas vinculadas al consumo, como comercio minorista y mayorista, mostraron más ganancias en el empleo en junio, reflejando un fortalecimiento de la demanda que fue encabezado por una fuerte alza en las ventas de automóviles.

Los empleos en minoristas agregaron 37,100 el mes pasado tras avanzar 26,900 en mayo.

Las nóminas manufactureras perdieron 6,000 puestos de trabajo, en su cuarto mes consecutivo de declive. El empleo en construcción subió 13,000, después de elevarse 7,000 en la medida en que la recuperación de la vivienda avanza, aunque permanece contenida por un sector no residencial aún lento.

Las contrataciones en los servicios de salud y ayuda social aumentaron 23,500 tras desacelerarse en mayo. Los empleos de ayuda temporal subieron 9,500 tras crecer 23,600 en mayo.

Otros detalles del informe mostraron que las ganancias promedio por hora subieron un 0.4%, o 10 centavos. En los 12 meses hasta junio, las ganancias aumentaron un 2.2%, el mayor incremento desde julio 2011. El débil crecimiento de los salarios ha estado conteniendo el impulso del consumo a la economía.

La duración de la semana laboral promedio se mantuvo estable en 34.5 horas por tercer mes consecutivo.

 

Siguientes artículos

Datos de empleo impulsan a Wall Street en apertura
Por

El Dow Jones subía 0.51%, a 15,064.71 unidades, mientras que el S&P 500 subía 0.48%, a 1,623.24 unidades.   Reu...