Por Alan Ohnsman

En películas y novelas, revivir a los muertos por lo general termina mal. Basta recordar Frankenstein, Pet Sematary de Stephen King y Jurassic Park. En el negocio de los automóviles, la resurrección es a menudo motivo de celebración, sobre todo entre los coleccionistas y aficionados de modelos de lujo de gama alta, en particular Bugatti, Maybach e incluso el regreso del deportivo de Acura NSX por parte de  Honda.

En el caso del Karma Revero, un híbrido conectable de 130,000 dólares, se trata de una reencarnación del Fisker Karma, un experimento de alto perfil que se derrumbó antes de ganarse un lugar en el mercado de automóviles de gama alta. Menos de 2,000 autos fueron vendidos de la edición original, pero son conservados por sus propietarios con una sorprendente pasión. El regreso del auto, apoyado por un paciente inversionista chino, es uno de los actos de reaparición automotriz más improbables desde el relanzamiento de la legendaria marca de motocicletas Indian.

Lee también: Tesla hace una “mejora sustancial” a su piloto automático

Karma Automotive, la compañía detrás del suceso, mostró una versión actualizada del híbrido conectable de lujo de este mes y ha comenzado a tomar pedidos para el Revero. Mientras que los coches originales fueron producidos bajo contrato en una fábrica en Finlandia, Los nuevos Revero se fabricarán en una nueva planta propiedad de Karma en Moreno Valley, California, a unos 60 kilómetros de Palm Springs.

El nuevo modelo es una actualización del modelo original que refuerza todos los aspectos, incluyendo mejoras en el sistema eléctrico, el sistema de propulsión, los interiores y un nuevo sistema de infoentretenimiento. El exterior del coche, su característica más notable, también recibió un lifting para mejorar el flujo de aire y como un refrescamiento cosmético, según el jefe de diseño Alexander Klatt, un miembro clave del equipo de diseño original que fue reclutado de nuevo para trabajar en el nuevo Karma.

El precio base de 130,000 dólares del Revero incluye casi todo lo disponible, y las opciones están limitadas principalmente en los colores y la elección de los rines y los interiores, al menos por ahora.

El renacimiento resultó en una versión mejorada del auto Fisker Karma que apareció hace seis años, el cual ofrece un rango de autonomía con motor eléctrico de 80 kilómetros antes de que su motor a gasolina entre en acción, un nuevo techo solar, capacidad de recarga rápida, mejor manejo y aceleración y nuevas características, incluyendo más actualizaciones de software a través de una conexión 4G dedicada. A diferencia de las startups marcas establecidas con las que compite, el Karma promueve un atractivo diseño exterior y la calidad de un motor conectable, en lugar de intentar competir con las características de más alta tecnología que son el sello de Tesla, Audi y Mercedes.

El mensaje de los dueños de un Fisker Karma fue que ellos no quieren “un iPad sobre ruedas”, dijo Jim Taylor, el ex ejecutivo de Cadillac de bajo perfil que es director de ingresos de Karma, en una conferencia en Huntington Beach, California. El aspecto distintivo del automóvil, con sus ruedas de gran tamaño, su apariencia y su silencioso motor eléctrico han demostrado ser mucho más importantes, dijo.

Aunque no es probable que el Revero pelee clientes a Tesla, el auto recargable de estilo audaz creado por el diseñador Henrik Fisker era visto como un rival de los vehículos eléctricos de Elon Musk cuando Fisker Automotive fue fundada en 2007.

Una combinación de desafíos financieros y de ingeniería, la presión para cumplir con los términos de un préstamo federal concedido en 2009, e incluso la pérdida de un gran lote de vehículos como resultado del paso del huracán Sandy en 2012 contribuyó a la desaparición de Fisker. La empresa dejó de pagar su préstamo del Departamento de Energía y se declaró en quiebra en 2013.

Entonces las cosas tomaron un giro interesante.

Lu Guanqiu, presidente del grupo Wanxiang de China, un conglomerado privado con ingresos anuales de más de 23,000 millones de dólares que vende autopartes y autobuses hasta baterías y también tiene negocios en las finanzas y los bienes raíces, vio la oportunidad de cumplir un sueño personal de crear una empresa automotriz singular.

El industrial hecho a sí mismo, clasificado por Forbes como la 14ª persona más rica de China con un patrimonio neto estimado de 6,300 mdd al 9 de septiembre de 2014 adquirió los activos de Fisker Automotive –excluyendo el nombre Fisker– y su proveedor de baterías A123. Luego, después de armar un equipo de veteranos de la industria automotriz, les permitió comenzar un largo proceso para completar lo que Henrik Fisker comenzó hace nueve años a través de la recientemente rebautizada Karma Automotive.

En cuanto a los propietarios, “ha sido todo un éxito”, dijo Taylor. Esto se debe a que el presidente Lu no estableció un calendario estricto o un objetivo de volumen para la nueva empresa.

Lee también: Aquí fabricará Tesla las baterías de los autos del futuro

No obstante, Karma no ha dicho cuándo empezará a entregar sus nuevos vehículos, aunque parece probable que comience a hacerlo en el cuarto trimestre. La compañía tiene planeados más vehículos en su línea, pero no dirá cuándo llegarán todos los nuevos modelos de la marca Karma.

El primer paso en el proceso de reactivación ha sido completado, aunque la competencia por los clientes de lujo en un mercado automotriz saturado signifique que Karma tendrá que dar más que un auto con una gran apariencia. Dicho esto, tener el apoyo de un inversionista paciente, una red de fabricantes de autopartes y una plataforma de vehículos convincente aumenta las probabilidades de éxito de esta reencarnación.

 

Siguientes artículos

peso
Especuladores ganaron apostando contra el peso por la renuncia de Videgaray
Por

El 6 de septiembre de 2016, la posición especulativa contra el peso en la Bolsa de Chicago se ubicó en 1,591 millones de...