Apenas un par de horas después de que Ricardo Alemán retuiteara el meme donde se llamaba a cometer un atentado contra López Obrador (en broma, él mismo aclaro después), recibió no sólo una serie de críticas de los seguidores del candidato de izquierda, sino también de periodistas y reporteros que, incluso, critican duramente a Morena.

Además, de forma casi inmediata, apareció una petición en change.org donde se pedía a Canal Once, Televisa, Milenio y Grupo Imagen que cesaran sus relaciones con el periodista. En un par de horas, la petición reunía casi 60 mil firmas y, en efecto, Televisa y Canal Once anunciaban que Alemán ya no colaboraría en ninguno de sus espacios.

Al mismo tiempo, en redes sociales empezó a circular el hashtag #periodismosicario que alcanzó más de 8 mil tuits, pero impactó a poco más de 4 millones de personas. La razón es que a la condena digital se sumaron algunos intelectuales y periodistas como Enrique Krauze y Paco Ignacio Taibo II; además de instituciones como el INE y la candidata Margarita Zavala, quienes también condenaron el polémico tuit.

A todo esto, se suma la denuncia penal que interpuso Ricardo Peralta, el candidato a Fiscal Anticorrupción por Morena, quien acudió a las oficinas de la PGR para iniciar la querella.

PUBLICIDAD

En pocas palabras, a Alemán le llovió, sin embargo, es pertinente hacerse la pregunta de si el periodista se equivocó, en qué y si la condena social era pertinente.

En primer lugar, hay que contextualizar que Ricardo Alemán siempre ha sido un periodista polémico, sobre todo porque se ha convertido en uno de los principales críticos de López Obrador y porque en general, sus columnas y opiniones suelen ser controversiales e incluso dogmáticas: o se está con él o contra él.

Esto lo ha sabido aprovechar muy bien para ganar visibilidad en los medios digitales y convertirse en uno de los periodistas más amados/odiados de las plataformas digitales en México. Además, Alemán ha aprovechado las plataformas digitales, particularmente Twitter, para enfrascarse en polémicas cuyo epicentro, la mayoría de las veces, ha sido el político tabasqueño.

Sin embargo, lo que el opinador olvidó es que hay una responsabilidad social en el ejercicio periodístico que, aun y cuando lo haya obviado, no puede escapar. La máxima razón del periodismo estriba en relatar y opinar sobre los acontecimientos que interesan a una sociedad con el firme objetivo de crear opiniones informadas y un debate inteligente con los miembros de la sociedad civil. Los periodistas informamos para unir, jamás para destruir. Por ello la condena: aun y cuando hubiera sido un mal chiste, la responsabilidad que supone la figura del periodista sobrepasa a su sentido del humor.

Sin embargo, y esto es lo paradójico, el espacio de las redes sociales es asimétrico, es decir, la opinión de todos no impacta de la misma manera y, por tanto, el nivel de responsabilidad es diferente para los usuarios. Y aunque el propio Alemán se ha metido en discusiones inútiles más de una vez con usuarios de las redes que defienden a AMLO, al ser periodista, su opinión tiene un peso mucho más profundo en los usuarios.

Por ello y aun cuando aclarara que se trataba de un impulso de humor, muchos usuarios lo han tomado como una invitación, por lo menos es lo que sucede con las publicaciones de las redes que consideran una opción real los dichos de Alemán y que empiezan a crear confrontaciones digitales.

Lo que también resulta cierto es que la condena tampoco ha sido similar para periodistas o militantes que se han atrevido a hablar de otros candidatos con violencia explícita, puesto que existe un ánimo de linchamiento contra ciertos comunicadores, aunque de forma selectiva.

Al final, las redes sociales plantean un espacio de discusión en el que las reglas ni son las mismas, ni son válidas para todos. Si bien Ricardo Alemán se equivocó y cayó en su propia provocación, también es cierto que existen temas o posiciones que por el sólo hecho de existir, serán vetadas en las redes sociales.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @sincreatividad

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

candidatos-presidenciales
Decisión 2018: Forbes México analizará las plataformas económicas de los candidatos
Por

Forbes México se mete de lleno a la contienda electoral y realizará mañana una mesa para analizar las plataformas económ...