Notimex.- La desigualdad en la riqueza global se amplió el año pasado a medida que las fortunas de 26 multimillonarios se igualó a los bienes que poseen 3,800 millones de personas, la mitad más pobre de la humanidad, denunció hoy Oxfam Internacional en su informe anual.

De acuerdo con la organización sin fines de lucro, los multimillonarios aumentaron en 2018 sus fortunas en 2,500 millones por día, mientras que la mitad más pobre de la población mundial vio reducir sus bienes en 11.0%.

El informe, publicado mientras líderes políticos y empresariales se reúnen este lunes en Davos, Suiza, para el Foro Económico Mundial, muestra la creciente brecha entre ricos y pobres en todo el mundo, desigualdad que afecta especialmente a las mujeres y niñas

Bajo el título “Bienestar público o beneficio privado”, el documento destacó que la desigualdad entre ricos y pobres “está socavando la lucha contra la pobreza, dañando nuestras economías y alimentando la ira pública en todo el mundo”.

Además, revela cómo los gobiernos están exacerbando la desigualdad por la falta de financiamiento de los servicios públicos, como la salud y educación, al conceder beneficios fiscales a las grandes empresas y las personas más ricas, y al no frenar la evasión fiscal.

“A pesar de que el número de milmillonarios prácticamente se ha duplicado desde el inicio de la crisis económica (entre los años 2017 y 2018 surgía un nuevo milmillonario cada dos días), las élites económicas y las grandes empresas tributan a los tipos impositivos más bajos de las últimas décadas”, destacó.

Si el 1.0% de los más ricos pagaran solo 0.5% más de impuestos sobre su riqueza, podría recaudarse más del dinero necesario para escolarizar a 262 millones de niñas y niños que actualmente no tienen acceso a la educación y proporcionar asistencia médica a 3.3 millones de personas, agregó.

“En 2015, tan solo cuatro centavos de cada dólar recaudado a través de impuestos correspondían a impuestos sobre la riqueza, como el impuesto sobre sucesiones o sobre la propiedad, ahora estos tipos de impuestos se han reducido o incluso eliminado en un gran número de países ricos y apenas se aplican en los países en desarrollo”, abundó.

Lee también: Cepal presenta informe sobre desigualdad de ingresos en México

Oxfam recordó que también se han reducido drásticamente los tipos impositivos aplicables a las grandes empresas y a las grandes fortunas. “Por ejemplo, en los países ricos, el tipo marginal máximo en el impuesto sobre la renta personal se ha reducido, pasando del 62.0% en 1970 al 38.0% en 2013″.

En los países en desarrollo, el tipo marginal máximo en el impuesto sobre la renta personal se sitúa, en promedio, en el 28.0%, mientras que en algunos, como Brasil, el 10.0% más pobre de la población dedica al pago de impuestos un porcentaje mayor de sus ingresos, que el 10.0% más rico.

El equipo de Oxfam también realizó cálculos para América Latina y el Caribe, donde aumentó también la riqueza de los multimillonarios, mientras que la pobreza extrema continuó creciendo, alcanzado su nivel más alto desde 2008 y afectando a 62 millones de personas, el 10.2 por ciento de la población.

“La fortuna de los multimillonarios aumentó en 10.0% en el último año, es decir, 36,000 millones de dólares, mientras el 20.0% más pobre de la población, que equivale a 130 millones de personas, vio aumentar sus deudas”, agregó.

La fortuna acumulada de los milmillonarios, precisó la organización, asciende a 414,000 millones de dólares, un monto mayor al Producto Interno Bruto (PIB) de casi todos los países de la región, excepto Brasil, México y Argentina.

Con el dinero que las empresas dejan de pagar cada año por beneficios fiscales en el impuesto sobre la renta, se podría contratar a 93,000 médicos en Guatemala o 349,000 en Brasil, construir 120,000 viviendas en República Dominicana o 70,000 en Paraguay, así como contratar a 94,000 docentes en Bolivia o 41,000 en El Salvador.

No te pierdas: Este es el #10YearsChallenge de los millonarios de Forbes

Winnie Byanyima, directora ejecutiva de Oxfam Internacional, consideró que los gobiernos deberían actuar inmediatamente para lograr cambios reales asegurándose de que las grandes empresas y las personas más ricas paguen los impuestos que les corresponden justamente.

Ese dinero, agregó, se debería invertir en servicios gratuitos de educación y salud que satisfagan las necesidades de toda la población, incluidas las mujeres y las niñas, quienes se ignoran con frecuencia.

“El tamaño de su cuenta bancaria no debe dictar cuántos años pasan sus hijos en la escuela o cuánto tiempo vive; sin embargo, esta es la realidad en muchos países del mundo”, indicó.

Byanyima consideró que mientras que las corporaciones y los superricos disfrutan de bajas facturas de impuestos, a millones de niñas se les niega educación básica y muchas mujeres mueren por falta de atención médica de maternidad.

“Los gobiernos pueden construir un futuro más prometedor para todas las personas y no solo para una minoría privilegiada”, subrayó la directora ejecutiva de Oxfam Internacional, cuyo lema es: “trabajar con otros para combatir la pobreza y el sufrimiento”.

Zuckerberg y Slim, entre los ‘billionaires’ que más perdieron en 2018

 

Siguientes artículos

FMI recorta el estimado de crecimiento para México a 2.1% desde 2.5% en 2019
Por

El prestamista dijo que varios factores podrían empeorar la turbulencia en los mercados financieros.