Roberto Lee, originario de Matamoros, Tamaulipas, soñaba con ser político. Su máximo era ser presidente municipal o diputado federal de su pueblo. Sin embargo, la vida lo obligaría a tomar otro destino.

Después de picar piedra en el mundo político por 13 años, lo despidieron.

“Caí en depresión porque dejé de creer en mí. Durante más de una década pensé que era bueno y que era para lo único que servía”, recuerda el emprendedor.

Con un hijo en puerta y cuentas por pagar, Roberto sabía que tenía que moverse y darle un giro total a su vida.

PUBLICIDAD

“Como vivía muy cerca de la frontera, conocía FourLoko y la manera en la que se vendía en Estados Unidos. La idea era vender en Monterrey para poder pagar el parto, pero una cosa llevó a la otra”, afirma.

Al inicio, él compraba el producto en las tiendas, lo importaba y lo vendía, sin ser un distribuidor oficial de la marca.

Roberto se dio cuenta del potencial que tenía el producto en México y, tras varios meses de negociación con Phusion Projects, convenció a su socio para traer a la marca al país, convirtíendose en el distribuidor único.

 

Primer país en llegar a Walmart

Al poco tiempo de haber traído FourLoko a México, entró a Walmart, una de las cadenas más grandes de retail en el mundo, algo que ningún país perteneciente a dicha marca había logrado.

“Eso fue lo que nos dio la credibilidad en Estados Unidos, con eso, mi socio decidió invertir y así nos convertimos en dueños de la marca”, explica.

Pensó que con su entrada al supermercado la ventas serían más fáciles, pero se dieron cuenta que su producto no estaba exhibido en la tienda.

“Yo no sabía que para que el producto estuviera al alcance de la gente, tenías que contratar a una empresa de promotores. En ese momento no tenía dinero para viajar a cada parte del país o pagarlos, se me ocurrió anunciar que FourLoko ya estaba en Walmart”, explica el emprendedor.

Pero en redes sociales los jóvenes le comentaban que eso era mentira.

“Cuando me llegaban ese tipo de mensajes yo les contestaba: si tú promocionas Fourloko yo te regalo una caja. Ahí me di cuenta que las redes sociales son más que un posicionamiento de marca, son un vínculo entre seres humanos”, afirma.

Las redes sociales de Roberto Lee surgen como una necesidad de resolver el problema de no exhibir el producto.

“Ponerle el rostro a una marca era una manera de sobresalir de las demás. Todo mundo ofrece su producto para que lo compren, pero nunca le dice ‘gracias’; nosotros sí lo hacemos”, afirma.

Lee entendió que los consumidores querían ser parte de la empresa de una forma indirecta a través de las redes sociales. No sólo en promocionar el producto, si no también en la toma de decisiones.

Esta comunicación bilateral con los consumidores lo llevó a escalar su negocio, “los consumidores se dieron cuenta que el producto debía estar en Oxxo. Ellos fueron quienes lo pidieron, por eso nos pusieron en sus tiendas”, recuerda.

 

FourLoko y Oxxo: una historia de amor

Roberto Lee construyó una historia de amor entre una marca que deseaba conquistar a una tienda con base en las necesidades de los consumidores. En redes empezó a circular el hashtag #FourLokoenOxxo así que Roberto decidió darle una serenata. Ese hecho fue simple y de gran impacto.

“Dentro de la simpleza había complejidad”, recuerda.

En una convocatoria en redes junto a más de 500 personas en una tienda de la cadena muy cerca del Ángel de la Independencia. Pasaron un par de días cuando Oxxo accedió a vender este producto en sus tiendas.

“Siempre nos han enseñado a dibujar dentro de la línea, pero en esta época hay que ser disrruptivos y pensar fuera de la caja, fue así como convencí a Oxxo”.

En 2016 FourLoko cerró el año con 54,000 cajas vendidas, un incremento significativo en comparación de 2015,  cuando se vendieron 20,000 cajas. En 2017, con la entrada Waltmart, logró 150,000, lo que representa un aumento de 300%; en 2018 cerrará el año con 600,000 sin contar las ventas en Oxxo.

Con lo anterior, FourLoko se encuentra en el sexto lugar de venta de bebidas alcohólicas preparadas. “Con la entrada a Oxxo, solo es cuestión tiempo para que lleguemos a ser los número 1”.

Después del camino recorrido, Roberto aprendió la lección: “no dejes que los triunfos se te suban a la cabeza, ni las derrotas se te vayan al corazón. Como emprendedores debemos ser humildes, disfrutar los éxitos, pero al mismo tiempo estar conscientes de que vienen retos nuevos”, explica.

Para Roberto, FourLoko le salvó la vida. “Me hizo volver a creer en mí, me hizo demostrarme que sirvo para algo. En una ciudad como Matamoros o eres político o eres emprendedor y yo decidí emprender”

 

Siguientes artículos

Buen Fin y Santa Claus impulsarán ventas de Famsa
Por

Algunas de las categorías donde esperan mayor movimiento en la temporada decembrina son electrónica y línea blanca.