Brendan Eich renunció a su puesto como CEO de Mozilla luego de que ser linchado mediáticamente por su abierta oposición al matrimonio entre personas del mismo sexo. ¿Estamos en una nueva época de intolerancia?

 

Por Susan Adams

 

PUBLICIDAD

La expulsión de Brendan Eich como CEO de Mozilla parece ser la primera en la historia de las corporaciones estadounidenses. Después de sólo dos semanas en el puesto más alto, Eich renunció como jefe de la compañía que desarrolla el popular navegador web Firefox. Aunque algunos directores ejecutivos han soportado la dura crítica por sus posturas sobre temas controversiales –Lloyd Blankfein, de Goldman Sachs, dijo el banco de inversión ha perdido al menos un cliente importante porque tiene una opinión opuesta a la de Eich, es decir a favor del matrimonio gay– ninguno ha renunciado nunca a su puesto como resultado de la protesta pública por una postura política privada.

Eich al parecer fue expulsado por la junta directiva. La semana pasada la presidenta ejecutiva Mitchell Baker publicó una entrada de blog que decía: “Nosotros sabemos por qué la gente se siente molesta y herida, y tiene razón: es porque no nos hemos mantenido fieles a nosotros mismos.”

La partida de Eich se produjo poco después de que los empleados de Mozilla sacaron a la luz el hecho de que, en 2008, había donado 1,000 dólares para apoyar la Proposición 8, una ley de California que prohibía el matrimonio entre personas del mismo sexo (desde entonces los tribunales han derribado la medida). Esa noticia adquirió notoriedad en Twitter y en el popular sitio de citas OkCupid, que publicó un post diciendo que “el nuevo CEO de Mozilla, Brendan Eich, es un opositor a la igualdad de derechos para las parejas homosexuales”. Y proseguía: “Por lo tanto, preferimos que nuestro usuarios no utilicen el software de Mozilla para acceder a OkCupid.” Aunque Eich disculpó por causar “dolor” e insistió en que podría separar sus puntos de vista personales de su labor en la dirección de la compañía, no funcionó con la junta directiva.

Desde que se informó de la salida de Eich, ha habido una avalancha de opiniones a favor y en contra de su renuncia. Entre aquellos que están a favor: Sam Biddle, escritor en el sitio Valley Wag, quien escribió: “Bueno para Mozilla, bueno para OkCupid, y bueno para todos, de verdad. ¡Ahora vamos por el racismo!” En el San Jose Mercury News, Michelle Quinn escribió: “En la era de la transparencia, él no hizo lo suficiente para salvar su empleo. No se dio cuenta de que en estos días, el CEO de una empresa de tecnología es más un político que un ejecutivo de negocios.”

Por otro lado, la crítica más aguda de la destitución de Eich provino de Andrew Sullivan, el popular escritor del blog Daily Dish que es abiertamente gay y un antiguo partidario del matrimonio gay. “Todo el episodio me da asco, al igual que debería repugnar a cualquier persona interesada en una sociedad tolerante y diversa”, escribió. “Si este es el movimiento de los derechos de los homosexuales de hoy, perseguir a nuestros oponentes con un fanatismo más parecido a la derecha religiosa que cualquier otra persona, entonces no cuenten conmigo.” En Twitter, muchos estuvieron de acuerdo con Sullivan. “La mafia tiene a su hombre”, escribió Matt Galligan, CEO de la strartup de noticias Circa. “Aunque no estoy de acuerdo con sus creencias, @BrendanEich nos dio JavaScript y ayudó a construir Mozilla y Netscape. Sólo 1,000 dólares a la Propuesta 8 son ahora su legado.” La noticia incluso provocó que Michael Barbaro, un reportero de The New York Times, donde se supone que los escritores de noticias se guardan sus opiniones personales, tuiteó, “Ésta es una noticia gigante, y me hace preguntarme si es ahora la oposición al matrimonio gay un crimen.”

La respuesta a esa pregunta parece ser afirmativa. Hablé con dos consultores de comunicación de crisis que dijeron que la no tan nueva realidad en Silicon Valley es que si los ejecutivos quieren mantener su puesto, no pueden oponerse a los derechos de los homosexuales. Paul Argenti, profesor de la Escuela de Negocios Tuck de Dartmouth, que es también un consultor de comunicaciones corporativas y autor del libro de texto Corporate Communications, lamenta el despido de Eich. “Debemos respetar la privacidad de las personas a creer y hacer lo que quieran”, dice. “De lo contrario, ¿quién va a convertirse en líder?” Pero, añade, “Si tienes anhelos de ser director general, tienes que darte cuenta de que tu vida privada no es tan privada como piensas. “Aunque Argenti cree que Mozilla debería haber protegido el derecho de Eich de sostener opiniones políticas privadas que entraban en conflicto con la opinión popular, “él tomó una mala decisión al no darse cuenta de que esto podría suceder.”

Eric Dezenhall, quien dirige una empresa de crisis de comunicaciones en Washington, DC, está de acuerdo con Argenti y va un paso más allá. “Hay una narrativa muy específica hoy sobre determinadas cuestiones y si te sales un centímetro de esos límites, te vas a manchar o algo peor”, dice. “Entró en una de las tres grandes minas terrestres: los derechos de los homosexuales, la raza y el medio ambiente. Actualmente no tienes que haber hecho declaraciones flagrantemente terribles para meterte en problemas.” Aunque la mayoría de la gente ve a las empresas estadounidenses como instituciones de derecha, opina Dezenhall, en las últimas tres décadas, las empresas han hecho cada vez más declaraciones públicas que muestran sus vetas progresistas.

Hay excepciones: El jefe de operaciones de la cadena de comida rápida Chick-fil-A, Dan Cathy, ha hecho millones en donaciones a organizaciones anti-LGBT y se ha pronunciado fuertemente en contra del matrimonio gay, pero la empresa es privada y tiene sede en Atlanta, en vez de Silicon Valley, así que Cathy ha conservado su puesto de trabajo. La cadena de remodelación Hobby Lobby es noticia ahora por oponerse a una disposición de la Ley de Asistencia Accesible que exige que el seguro de salud empresarial cubra el control natal, pero al igual que Chick-fil-A, la empresa tiene su sede lejos de Silicon Valley, en la ciudad de Oklahoma, y su posición no es exclusiva de un ejecutivo solitario.

Aunque soy una firme defensora de los derechos de los homosexuales y la igualdad del matrimonio y creí que la Propuesta 8 fue una farsa, mi primera reacción a la noticia de Eich fue la misma que la de Andrew Sullivan: Si Eich quería privada apoyar en privado ese proyecto de ley, pero no discrimina a los empleados gays o aboga por que la empresa deje de proporcionar prestaciones a las parejasdel mismo sexo, entonces no debe ser despedido por sus puntos de vista. Pero la noticia subraya los puntos planteados por Argenti y Dezenhall: Vivimos en una época en la que es casi imposible conseguir que nuestros puntos de vista sean privados y, como dice Quinn, los líderes corporativos deben darse cuenta de que ahora son sujetos al mismo escrutinio que los políticos, especialmente en temas tan delicados como el matrimonio entre homosexuales.

Un artículo publicado en el Wall Street Journal señala otra razón práctica por la que las opiniones privadas de Eich podrían haber presentado un problema para Mozilla: la compañía tiene la esperanza de renovar un contrato importante con Google, una empresa que apoya firmemente los derechos de los homosexuales. El diario habló con una fuente privilegiada en Mozilla, quien dijo que el acuerdo podría haber sido puesto en peligro por el liderazgo de Eich.

Una ironía más en la polémica: Mozilla, que surgió a partir de Netscape, se compone de una fundación sin fines de lucro y su subsidiaria corporativa. La organización desarrolla código abierto y software libre confiando en sus propios empleados y una comunidad de desarrolladores terceros. Se podría pensar que ese proceso abierto y  transparente invitaría a la tolerancia de las creencias privadas que pueden ejecutarse contra lo que se ha convertido en la corriente principal. Pero ese obviamente no es el caso.

 

Siguientes artículos

IPN conquista campeonato de robótica en Austria
Por

Los robots mexicanos se enfrentaron en la batalla final, después de vencer a rivales de Rumania, Lituania, Alemania y Po...