Reuters.- Las acciones chinas se desplomaron el martes ante una ola de ventas en las bolsas globales y el índice de Shanghái tuvo su mayor caída en casi dos años por el temor a que presiones inflacionarias lleven a los bancos centrales a subir sus tasas de interés más rápidamente de lo previsto.

El índice compuesto de Shanghái perdió un 3.4% a 3.370,65 unidades, su mayor declive en una sola jornada desde febrero de 2016. El promedio CSI300 de las acciones que cotizan en Shanghái y Shenzhen bajó un 2.9% a 4.148,89 puntos.

Los mercados chinos se habían eximido de la liquidación global que se dio el lunes.

“Vemos pocas probabilidades de una corrección mayor en el mercado de acciones tipo A”, aseguró Yan Kaiwen, analista de China Fortune Securities. “El desplome en Wall Street podría tener un impacto limitado (…) a menos que se produzca un colapso en las bolsas estadounidenses”.

PUBLICIDAD

Una nueva serie de empresas china suspendieron las operaciones de sus papeles para evitar llamadas al margen. A los inversores también los preocupa una mayor fiscalización de Pekín contra las operaciones bancarias informales.

Sin embargo, las pérdidas en las bolsas chinas no eran tan acentuadas como las de otros mercados de Asia, lo que se debía en parte a los estrictos controles de capital impulsados por Pekín que ayudaron a blindar a los mercados de la volatilidad global.

Pero las empresas de pequeña capitalización, que la semana pasada sufrieron sus mayores descensos semanales en un año, seguían con un desempeño inferior en relación a los papeles líderes. El lunes, más de 50 firmas anunciaron la suspensión de sus operaciones en bolsa.

 

Siguientes artículos

dolar-coberturas cambiarias
Dólar sube a pesar de fuerte caída en bolsa de Nueva York
Por

Analistas advirtieron que posibles alzas adicionales del billete verde serían limitadas, ya que otras economías se encam...