México, ¿cómo vamos? presentó los Semáforos Electorales Estatales que analizan el desempeño económico de las administraciones salientes en los nueve estados que elegirán gobernador el 1 de julio. Sólo Puebla y Guanajuato alcanzaron la meta de crecer 4.5% promedio anual durante sus respectivos periodos de gestión.

“Otros tres estados mostraron tasas de crecimiento negativas: Tabasco (-3.1%), Veracruz (-1.3%) y Chiapas (-0.3%)”, dice un comunicado.

De acuerdo con el Semáforo, únicamente la Ciudad de México logró alcanzar la meta de generación de empleo formal en los años que lleva la administración. Mientras tanto, Jalisco y Guanajuato estuvieron cerca de alcanzar sus respectivas metas, y tienen el semáforo de empleo formal en amarillo.

Los resultados de Tabasco fueron preocupantes, ya que la generación de empleos formales fue negativa; a finales de 2017 había 16,842 empleos formales menos de los que había cuando inició la administración.

PUBLICIDAD

En cuanto a la población ocupada que trabaja en la informalidad, únicamente Jalisco, la Ciudad de México, Guanajuato y Yucatán lograron disminuir las tasas de informalidad en sus respectivos estados a comparación de la que había cuando el gobernador previo dejó el estado.

También puedes leer: Elecciones | Puebla: gobernar una nueva Zona Económica Especial

“Además, en siete de los nueve estados, más de la mitad de los trabajadores laboran sin las prestaciones de Seguridad Social que exige la ley. Las excepciones, Jalisco (46.9%) y la Ciudad de México (47.7%), también tienen cifras preocupantemente altas”, dice el documento.

Cuando se habló sobre productividad laboral – medida como el valor de la producción por cada hora trabajada – se destacó que la Ciudad de México y Jalisco fueron los estados con los mayores avances en la administración.

Las administraciones de Jalisco y Guanajuato tuvieron los mejores resultados en pobreza laboral, la cual representa a la proporción de la población que no puede adquirir la canasta alimentaria con el ingreso proveniente del trabajo de su hogar. Mientras Jalisco logró disminuirla de 31.6% a 25.6%,

Guanajuato lo hizo de 41.1% a 36.3%. Por otra parte, a pesar de tener una pobreza laboral inferior a la nacional, en la Ciudad de México ésta se incrementó sustancialmente, al pasar de 29.5% a 37.9%. Llamó particular atención el caso de Chiapas, donde no solo se incrementó la pobreza laboral, sino que ahora 7 de cada 10 chiapanecos viven en esta condición.

La presentación concluyó identificando los pendientes más urgentes para las administraciones que entrarán en el próximo periodo.

En Chiapas, por ejemplo, es fundamental hacer mejoras en la generación de empleo formal, además de que se debe lidiar con las tasas de pobreza laboral que han ido al alza en los últimos años.

La Ciudad de México deja pendientes retos en términos de pobreza laboral y crecimiento económico a tasas altas y sostenidas.

Guanajuato debe aprovechar las condiciones económicas óptimas que tiene para buscar un aumento en productividad laboral, ya que ésta se ha mantenido estancada a pesar de los avances en otros indicadores. Considerando su buen desempeño económico, Jalisco tiene la oportunidad de llegar a una senda de crecimiento económico más sostenida.

En Puebla, a pesar de tener un buen desempeño en crecimiento económico en el último año, aún está por verse si éste se mantendrá para los siguientes trimestres. Por otro lado, el desempeño económico de Morelos ha quedado estancado.

La evaluación se hizo con base en seis indicadores económicos: crecimiento económico, generación de empleo formal, informalidad laboral, productividad laboral, pobreza laboral y deuda pública.

 

Siguientes artículos

Aspirar a la autosuficiencia alimentaria es un mito que hay que romper: EPN
Por

La realidad es que hoy ningún país en el mundo produce todo lo que consume y este es un mito que hay que romper, señaló...