En medio de la incertidumbre global generada por el nuevo gobierno de Donald Trump en Estados Unidos, Alemania eligió a socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier como su presidente, una destacada figura política que ha mostrado su desaprobación en contra del mandatario republicano y sus políticas.

Tras conseguir el 75% de los 1,260 votos emitidos por la Asamblea Federal alemana, conformada en su mayoría por miembros de las dos cámaras del Parlamento y que se reúne exclusivamente para esta elección, Steinmeier ocupará la presidencia de este país, cuya función es esencialmente honorífica, pero suele ser una figura respetada.

Calificado por la prensa como anti-Trump, tras considerar al presidente norteamericano como un “predicador de odio” antes de las elecciones de Estados Unidos en noviembre; además tras la victoria del magnate neoyorquino dijo que ese resultado no era el deseado por los alemanes y pronosticó “tiempos difíciles”.

PUBLICIDAD

Sin embargo, al ofrecer un discurso tras conocer la decisión de la Asamblea Federal alemana, el líder socialdemócrata mantuvo su habitual moderación y, sin referencias directas a Trump, hizo un llamado a defender la “democracia y la libertad”, además de apelar como “primordial” a la cohesión social “en estos tiempos turbulentos”.

Lee: Japón y Alemania, los otros socios comerciales ‘incómodos’ de Trump

El nuevo presidente alemán cuenta con el apoyo de su propio partido y de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), con el que forma coalición de gobierno, además de la mayoría de ecologistas y liberales.

 

Steinmeier es visto por la mayoría de los alemanes como el rostro de la diplomacia alemana y goza de una alta reputación que traspasa las fronteras partidarias, es apreciado a nivel internacional y ha manejado varias crisis. Además, según la encuesta de la cadena ARD, se sitúa como el político más admirado del país, ya que un 72% de los alemanes están satisfechos con su desempeño.

Steinmeier fue ministro de Asuntos Exteriores durante más de siete años, entre 2005 y 2009, y entre 2013 y 2017; también fue rival de Angela Merkel en 2009 por la Cancillería, siendo derrotado por alrededor de un 14% de diferencia. También ha sido jefe de la fracción del SPD en el Parlamento.

En el ámbito personal y familiar también es una figura admirada, que atrajo mucho respeto y reconocimiento entre la población luego de que en 2010 se retiró algunas semanas de sus actividades como jefe de los socialdemócratas en el Parlamento para donar un riñón a su esposa, la jueza Elke Büdenbender, quien se encontraba gravemente enferma.

Te puede interesar: Estados Unidos pierde más en comercio con China, Japón y Alemania en 2016

 

 

Siguientes artículos

Corea del Norte desafía a Trump, alardea por lanzamiento de misil
Por

El líder norcoreano, Kim Jong-un, estuvo presente en el lanzamiento del misil balístico de medio alcance que cayó en el...